Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/22/2007 12:00:00 AM

Bogotá se fortalece como ciudad prestadora de servicios

Sectores como el financiero, transporte, comunicaciones, salud, turismo, entre otros, aportan el 61% del PIB de la capital. Académicos y líderes de todo el planeta analizaron el tema durante el III Congreso Mundial de Servicios.

Por su ubicación, Bogotá está destinada a sostener su economía en la venta de servicios. Las razones son varias. Su altura es de 2.600 metros sobre el nivel del mar, en un altiplano donde la manera más fácil de sacar mercancías es por vía aérea, muy costosa para cualquier industria.

Y la exportación por vía marítima está precedida por largos recorridos por carretera para llegar a las costas. Según el Invías, Barranquilla está a un recorrido de 948 kilómetros; Cartagena, a 1.060; Buenaventura, a 600, y Riohacha, a 1.095. Sacar mercancías es costoso.

Por eso, el alcalde Luis Eduardo Garzón dice que “el reto es crecer a punta de servicios”. Por ese sendero va encaminada la economía de la capital. El Dane reporta que el 61 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de Bogotá viene de sectores como el financiero, transporte, comunicaciones, salud, turismo, entre muchos otros.

Para la exportación, este tipo de comercio es conveniente para la ciudad porque no necesita grandes movimientos logísticos para sacar mercancías. Contrario a lo que muchos piensan, exportar no significa sacar productos de las fronteras, sino recibir dinero extranjero por un servicio, independiente del sitio donde se preste.

En este sentido, Bogotá ha ganado tanto campo, que ya se conoce en Colombia como la ‘capital de los servicios’. De ahí que haya sido escogida como sede del III Congreso Mundial de Servicios, celebrado del 20 al 23 de junio, cuyas dos primeras versiones se hicieron en Atlanta y Hong Kong. Bogotá es la primera ciudad de un país en vía de desarrollo anfitriona del encuentro.

Esa prosperidad, además de atraer compradores, ha cautivado a 13 de cada 100 profesionales del país que migran a la capital en busca de trabajo. Muchos lo encuentran en este sector, donde hay 7 de cada 10 empleados de la ciudad.

Así, Bogotá está invadida por todo un ejército multicultural cuya batalla principal es ganar la guerra del mercado de los servicios dentro y fuera del país.

El propio ministro de Comercio, Industria y Turismo, Luis Guillermo Plata, resalta la tenacidad del sector. “A la gente no hay que enseñarle a que preste buenos servicios. A nadie hay que decirle que salude, que sonría, que sea recursivo para resolver problemas. Eso es innato y es una gran fortaleza que encuentran quienes contratan a las empresas del país”, dice.

Ese testimonio, aunque suene simple, es la almendra del éxito que ha tenido Bogotá. Los expertos explican que en el mercado de los servicios, lo de menos es el precio. “El bajo costo genera desconfianza. Aquí lo que más vale es el respaldo y la disponibilidad para resolver problemas. Si todo esto acompaña los bajos precios, hay éxito. Eso pasa en la ciudad”, concluyen.

Después de observar tantas ventajas, los empresarios y la administración distrital se dieron a la tarea de promover el sector. “Hoy tenemos definido como prioritario el sector de los servicios a la hora crear programas para vender la ciudad”, dice Consuelo Corredor, secretaria de Desarrollo Económico

Así han logrado sobresalir sectores que tienen mucho potencial de crecimiento. Sin duda, el que más resaltan los expertos es el servicio de call center o contact center. Desde Bogotá se están contestando llamadas de clientes de todas partes del mundo que se comunican con el único fin de resolver inquietudes en relación con productos o servicios de otras compañías.

Grandes multinacionales están contratando este tipo de servicios con Bogotá. Una de las empresas que tiene sede en la ciudad es Outsourcing. Juan Manuel Ocampo, gerente de Desarrollo de Negocios de la compañía, dice que, desde Colombia, presta servicios para empresas en toda Latinoamérica y en España.

“Con personas ubicadas en Bogotá, solucionamos por teléfono dificultades que tienen usuarios de Telefónica, Telecom., Bayer, Compensar, entre otras compañías, que están en otras ciudades, incluso fuera del país”, explica.

Pero también hay gente que, para recibir los servicios que exporta Bogotá, debe viajar hasta la capital. Así es el caso del sector salud, que ha tomado mucha fuerza en el exterior.

Particularmente ha crecido mucho la demanda de servicios en temas de estética. Para ello los pacientes de otros países deben desplazarse hasta la ciudad en donde les practican sus cirugías. Luego vuelven a sus sitios de origen y así se consolida la exportación del servicio.

Y mientras la economía se basa en este tipo de comercio, cada vez salen de la ciudad menos productos. Eso lo sabe muy bien Alfonso Lindarte, gerente comercial de Coordinadora Comercial de Cargas. “Bogotá consume muchas mercancías, pero no las genera”, dice.

Su compañía, que presta el servicio de transporte de carga, pertenece a otro sector que toma fuerza en la capital. Ellos han encontrado un buen negocio en las mercancías que entran a Bogotá. Para ello reciben clientes del país y del extranjero que llegan a la ciudad cargados de productos para vender.

Todos esos empresarios tuvieron a Exposervicios como vitrina para promocionarse ante clientes de todo el planeta. Este evento, que se hizo por primera vez en Bogotá, fue paralelo al III Congreso Mundial de Servicios. De esta manera la ciudad demostró que está muy interesada en seguir creciendo como escenario de prestación de servicios como estrategia para superar las barreras naturales que la hacen menos competitiva en el comercio de bienes de manufactura.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.