Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2006/06/30 00:00

Buena acogida del Ejército Inmortal en Bogotá

En sus primeros diez días, la exhibición de los Guerreros de Terracota en Bogotá ha superado todas las expectativas.

Buena acogida del Ejército Inmortal en Bogotá

Los Guerreros de Terracota llegaron a Colombia pisando fuerte. En sus primeros diez días, la exhibición en el Museo Nacional recibió 19,500 visitantes.
 
La muestra contiene cerca de 73 piezas, incluyendo 7 guerreros. Esta muestra hace parte de un hallazgo en 1974 de mas de 7,000 guerreros que fueron hechos en terracota en tamaño real hace mas de dos mil años para custodiar el mausoleo del primer emperador chino, Qin Shihuang en la ciudad de X’ian en China. Es considerada una de las octavas maravillas del mundo y uno de los descubrimientos más importantes del siglo XX.

La reacción del público ha sido positiva en general. La gente se siente muy contenta al ver algo de tal importancia histórica y cultural en el país y reconocen así mismo el esfuerzo del Ministerio de Cultura, el Museo Nacional, el Instituto Colombiano de Antropología e Historia y todos los demás organismos que han hecho que ésta muestra sea posible. Los guerreros son las piezas que más impacto han causado entre la gente por su tamaño y detalle. Sin embargo, la gente también reconoce que hicieron falta más información y más fotografías para darle mejor profundidad al contexto de donde provienen estas figuras.

La exposición estará en Bogotá hasta el 10 de Septiembre de 2006.

Reacciones

Verónica Pérez
“Me gustó mucho como esta montada la exposición. Es didáctica, con colores impactantes que crean dramatismo. Lo que más me impactó fueron los guerreros en terracota. Me hubiera gustado que hubieran explicado más un poco de su historia”.

Neira Loaiza
“Me gustó mucho visitar la exposición y conocerla pues era algo totalmente desconocido…todo lo que hay de arte de más de 2000 años atrás. El general en terracota me pareció imponente. No me gustó la cantidad de gente”.

Carmelina Posada
“Lo que más me gustó de la exposición fue la historia que hay detrás de los soldados. Cómo los descubrieron por accidente. También me impactó la perfección de las figuras, el trabajo de los restauradores y la réplica del coche”.

Hernando Pinilla
“Muy interesante el esfuerzo del museo de haber traído esto a Colombia. Lo que más me impactó fue el arquero arrodillado—se salía del contexto de los demás. Me imaginaba el soldado original con un arco de madera….muy chévere”.

Leonardo Casilimas
“Me impactó la forma y el tamaño de los soldados. La muestra fue suficiente. Lo que más me gustó de la exposición fue el poder aprender sobre otras culturas. No me gustó la cantidad de gente. El guía no nos podía controlar a todos”.

Martín Orjuela
Lo que más me gustó de la exposición fue la posibilidad de que se de en Colombia un contacto con este tipo de cosas. Me impactó que la exposición hubiera podido ser desarrollada con más grandeza. Me hubiese gustado más historia de lo sucedido y más fotografías. Muy pobre la labor del museo en darle un contexto a la exposición”.

Angélica Franco
“Me gustó la exhibición sobretodo por su significado histórico. Me hubiera gustado un poco más de profundidad. Lo que más me gustó fue el arquero arrodillado. No se esta muestra qué tan representativa puede llegar a ser…”.

Juan Felipe Rubio
“Me gustó la exposición pero me parece que hay muy poquitas piezas. Me esperaba más. Me hubiera gustado mejor ambientación como música o algo así, y mas información sobre X’ian”.

Consuelo Vargas
“Si vale la pena venir a ver los guerreros porque se ven muy reales. Todo me gustó y estaba bien la muestra porque traer todas esas cosas implica un esfuerzo muy grande. Acabo de venir de la China y tuve la oportunidad de ver los guerreros en X’ian. Es una buena muestra para la gente que no ha tenido la oportunidad de ir a X’ian y de verlos en persona”.

¿Cómo le parecieron a usted? Escriba su reacción en los comentarios.







¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.