Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2006/05/09 00:00

Cambio de roles

Se eligieron los miembros del nuevo Consejo de Derechos Humanos de la ONU. En adelante, las discusiones sobre el tema estarán a cargo de una entidad que ha tenido un largo y tortuoso proceso de creación y de la que muy pocos saben qué esperar.

Cambio de roles

En la Asamblea General de las Naciones Unidas se respira un aire tenso. Desde esta mañana están reunidos los representantes de los 191 países de la ONU eligiendo a quienes vigilarán el comportamiento de todas las naciones en materia de Derechos Humanos. Ya hay 44 miembros escogidos, entre ellos Suiza, Argentina, Arabia Saudita, Canadá, Sudáfrica y Alemania. La duda aun recae a sobre los tres que corresponden a Europa del Este.

Esta votación es el último paso de un tortuoso camino para la conformación del nuevo Consejo de Derechos Humanos, que arrancará sus funciones el próximo 16 de junio. Este organismo entra a reemplazar a la Comisión de DD.HH. de la ONU. Y es que el proyecto tuvo que enfrentarse al contradictor más poderoso: Estados Unidos.

Desde el momento en que se puso a consideración el proyecto, ese país se opuso y cuando se aprobó el texto con las modificaciones que finalmente fueron aprobadas, la barrera se hizo más fuerte

Muchos dudan que el nuevo Consejo tenga efectos reales en la protección de los DD.HH. Lo cierto es que el panorama será bastante nuevo: países con un oscuro pasado en derechos humanos como Cuba, Pakistán y China tienen un asiento en el nuevo Consejo, mientras que Estados Unidos, que se ha adjudicado el papel de defensor y observador número uno de la democracia y las libertades no se apuntó en la lista de elegibles. El embajador estadounidense ante la ONU, Jhon Bolton, calificó el proyecto de inaceptable porque países violadores de los derechos humanos podrían hacer parte del Consejo.

Aunque esto es posible, también hay medidas más efectivas que antes para evitar que estos países evadan su responsabilidad. Por ejemplo, por primera vez en la historia de las Naciones Unidas, se podrá suspender a un país miembro por cometer violaciones graves y sistemáticas a los DD.HH. si dos tercios de los miembros del nuevo Consejo votan a favor de la medida. Además, de ahora en adelante absolutamente todos los países deberán ser evaluados en el tema de los Derechos Humanos.

Por eso la sensación general ante la negativa de Bolton a hacer parte del Consejo fue que, una vez más, los Estados Unidos estarían protegiéndose frente a un estudio profundo sobre los Derechos Humanos en su país, tema especialmente sensible ahora por casos como el de la tortura a los presos de Abu Grahib o las garantías al debido proceso a los internos en la cárcel de Guantánamo en Cuba.

James Paul, director ejecutivo del Global Policy Forum, le comentó a Semana.com que “Estados Unidos no quería un cuerpo más fuerte y efectivo, ellos querían uno que pudieran usar más para sus propios propósitos”. Si un organismo multilateral como el nuevo Consejo logra poner de manifiesto los abusos estadounidenses perderían inmediatamente la credibilidad en uno de sus ejes de política internacional como ha sido la defensa de los derechos humanos.

La Historia de la Comisión

Cuando la Organización de Naciones Unidas fue creada en 1945 tenía como uno de sus objetivos la protección de los Derechos humanos y la Comisión de DDHH es la única que figura en la Carta que dio origen a la ONU. La incipiente comisión fue la encargada de conformar un sistema de protección para las víctimas de los países que violan los derechos y en su seno se originó la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948. De ahí en adelante, la comisión se fue perfeccionando y adaptando en los momentos más complicados de la historia reciente como la Guerra Fría, la época de las dictaduras en América Latina y los procesos de descolonización.

En la última década el poder de acción de la Comisión disminuyó considerablemente. Para los expertos, el resquebrajamiento se debió a la inclusión de países violadores de Derechos Humanos en la mesa directiva de la Comisión, lo que de cierto modo los eximía de ser evaluados, y a que las medidas no pasaban de ser llamados de atención a los Estados y esto casi nunca implicaba una sanción efectiva. En el papel, el futuro Consejo lograría superar las falencias al tener la posibilidad de expulsar al país violador de la mesa directiva.

La idea del nuevo Consejo ya venía cocinándose desde hace varios años pero la primera vez que se planteó ‘oficialmente’ fue en 2004 cuando Walter Kälin, representante del Secretario General de Naciones Unidas para los derechos humanos de los desplazados internos y una de las personas que más sabe de Derecho Internacional Humanitario, presentó un documento que planteaba las opciones para la creación de un Consejo de Derechos Humanos como uno de los principales organismos de la ONU.

Kälin no presentó un modelo único pero dio los lineamientos que sirvieron para dar luz al nuevo Consejo que ahora tendrá más campo de acción. Dicho documento planteaba la necesidad de cambiar la Comisión por un Consejo, cosa que más allá del nombre, ‘sube de categoría’ al organismo.

Sin embargo, los expertos son escépticos ante las reformas. Insisten en que el nuevo Consejo está lejos de ser la solución y el organismo idóneo para manejar todo lo que tiene que ver con derechos humanos. De todos modos admiten que todo fue fruto de la negociación y eso es un punto destacable.

Sobre todo porque a pesar de que el Consejo de Derechos Humanos es un triunfo de la diplomacia y la política internacional frente al poder de Estados Unidos, a este país le queda una carta por jugar: lo económico. El gran temor ahora es que cuando haya que conseguir los recursos para echar a andar el nuevo organismo, el gobierno de Bush aproveche su superioridad económica para negar los recursos.

Como sea, las esperanzas están puestas en que este Consejo responda mejor a las demandas de quienes ven violados sus derechos, incluso la presencia de países incumplidos en el Consejo, podría ser una señal de compromiso. Por eso en palabras de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Louise Arbour “los Derechos Humanos han sido reconocidos como uno de los tres pilares del sistema de las Naciones Unidas”.






¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.