Viernes, 20 de enero de 2017

| 2008/09/17 00:00

Capturan a político por masacre de Trujillo

Con la captura del ex diputado Rubén Darío Agudelo Puerta se abre un nuevo capítulo sobre la posible responsabilidad de dirigentes políticos en el asesinato y desaparición de 342 personas en el Valle del Cauca.

Henry Loaiza, alias El Alacrán, es uno de los tres vinculados al proceso por esta masacre.

La trágica historia de Trujillo, un pequeño municipio ubicado al noroccidente del Valle del Cauca, se niega a quedar en el olvido.

Justo ahora que sus habitantes conmemoran 18 años del  episodio de violencia que durante 8 años bañó con sangre sus calles y campos, las autoridades parecen haber escuchado el clamor de los familiares de las víctimas.

Hoy la Fiscalía profirió orden de captura contra el ex presidente de la asamblea del Valle, Rubén Darío Agudelo Puerta. El curtido político del partidor Conservador, estuvo en la duma departamental hasta diciembre de 2007. Aunque intentó ser reelegido para el periodo 2008-2011, no le alcanzaron los 8.735 votos que facturó. Fue alcalde de Trujillo y actualmente su esposa Gloria Amparo Espinosa ocupa ese cargo.

De acuerdo con fuentes de la Fiscalía, al ex diputado se le endilga su responsabilidad en la muerte de al menos 107 personas de las 342 que fueron brutalmente asesinadas entre 1986 - 1994.

La vinculación de Agudelo Puerta en el proceso que actualmente investiga una comisión de Derechos Humanos de la Fiscalía tiene vital importancia por cuanto el caso está rodeado de completa impunidad y los únicos procesados por ese hecho son el narcotraficante Henry Loaiza Ceballos, alias el Alacrán, quien actualmente se encuentra en juicio y el mayor del ejército Alirio Urueña, capturado en 2007.

Precisamente en una de las audiencias que se desarrolló a comienzos de este año en Buga, Valle, El Alacrán a través de su abogado defensor, le pidió al juez repetir la recopilación de testimonios en su contra y que en ellos se agregue la declaración del ex ministro de Justicia y dirigente conservador del Valle, Carlos Holguín Sardi. La petición fue negada ( ver entrevista anexa ).

Hasta ahora no había sido vinculado ningún político al caso, pese a ser un elemento clave  a la hora de reconstruir el rompecabezas de lo que realmente ocurrió con esa masacre y aclarar los verdaderos autores intelectuales, colaboradores y auspiciadores de una guerra que bajo la disculpa de acabar con reductos guerrilleros acabó con la vida de campesinos, mujeres y niños.


 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.