Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2008/06/24 00:00

Cartageneros se “paran en la raya” en defensa de la Mariamulata

Desde tres grupos en Facebook los simpatizantes de la alcaldesa Judith Pinedo convocaron a una marcha para respaldarla.

Cartageneros se “paran en la raya” en defensa de la Mariamulata

A las cuatro de la tarde de hoy martes los seguidores de la alcaldesa de Cartagena, Judith Pinedo Flórez, conocida popularmente como “La Maríamulata”, marchan desde la India Catalina hasta la Plaza de la Paz para manifestarle su respaldo ante el fallo adverso del Tribunal Administrativo de Bolívar que decretó la nulidad de su elección.

Según el fallo del Tribunal Contencioso de Bolívar, Pinedo Flórez estaba inhabilitada para ser elegida como alcaldesa porque su esposo, Arturo Zea, se desempeñó como Defensor del Pueblo el año antes de su elección. Sin embargo, al hacer un análisis de la calidad de autoridad civil de los defensores regionales del pueblo, el Tribunal dice: “En los defensores no reposa capacidad de nombrar, remover o trasladar a sus empleados, no maneja un presupuesto autónomo, no maneja caja menor, no tiene facultad de contratación y no tiene competencias para adelantar procesos disciplinarios frente a sus subalternos”. Pero sí considera que es autoridad civil, porque tiene funciones educativas, de promoción y divulgación de los derechos y deberes de los ciudadanos.

Judith Pinedo fue elegida el pasado 28 de octubre por un movimiento denominado Por una sola Cartagena y obtuvo 115.000 votos, la mayor votación depositada por los alcaldes elegidos en veinte años de elecciones populares. Su elección significó una contrariedad para la clase política tradicional que la ve como un obstáculo para conservar su poder, pues la alcaldesa fue clara en que no seguiría con el tradicional intercambio de apoyos por puestos y contratos entre gobierno y políticos locales.
 
Desde el primer día de su posesión ha enviado mensajes que han sacado de sus casillas a los concejales, porque les dijo que “no habría arreglos por debajo de la mesa”. Una reacción que reflejó ese malestar fue el expresado por el concejal Adolfo Raad Hernández, quien maldijo el día que Pinedo fue elegida y en poco más de cinco meses de gobierno ha habido más debates de control político que los registrados en los dos años en que estuvo Nicolás Curi,Vergara, antecesor de Pinedo.
 
Quienes convocan la marcha son ciudadanos y jóvenes que no tienen nexos con la política tradicional y que apoyaron su elección como una forma de depurar las costumbres políticas. Para los promotores de la marcha y simpatizantes de “La Mariamulata”, Cartagena ha sido desafortunada en la elección popular de alcaldes.
 
En veinte años, los dignatarios elegidos han sido inferiores a la situación de extrema pobreza; ha primado en las elecciones el poder del denominado Partido Único del Concejo, una alianza que ha impuesto a siete de los nueve alcaldes. La ciudad ha tenido periodos atípicos de dos años, es la única ciudad capital que ha elegido tres veces a una misma persona como alcalde (Curi ), separado del cargo en su segunda administración al acumular 87 casos de corrupción de algunos de los cuales salió absuelto y otros prescribieron.

Además en los últimos años una alianza poco santa de algunos empresarios locales y contratistas, financistas de campañas, terminaron controlando el presupuesto de la ciudad. Sin embargo, los cartageneros intentaron el año pasado poner fin a ese estado de cosas y votaron masivamente contra el unanimismo de los concejales que apoyaba a un candidato salido de las entrañas de la clase política y que se había desempeñado como Secretario General de la administración Curi Vergara.
 
Ahora la voluntad de cambio ha sufrido un duro golpe con la decisión del Tribunal Contencioso de Bolívar, que en días pasados declaró nula la elección de la alcaldesa Judith Pinedo Flórez, porque su esposo, Artuto Zea Solano, desempeñó el cargo de Defensor del Pueblo, regional Bolívar, el año antes de su elección.

La pregunta que se hacen los cartageneros es cómo si el Defensor del Pueblo no tiene capacidad para nombrar, remover, trasladar, no maneja presupuesto autónomo, ni caja menor así como tampoco tiene facultad de contratación, cómo pudo haber influido para hacer que 115.000 cartageneros votaran por la candidata Pinedo, que además se enfrentó a quince concejales, tres senadores, cuatro representantes y muchos funcionarios distritales poco mesurados a la hora de demostrar su apoyo al candidato de Nicolás Curi.
La alcaldesa anunció que apelará el fallo ante el Consejo de Estado y mientras ésta corporación decide, los cartageneros harán fuerza para que la Mariamulata pueda seguir en el gobierno y cumplir con su promesa de cambio en Cartagena.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.