Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2006/07/05 00:00

Caso Santofimio divide a Procuraduría y Fiscalía

Tras analizar las pruebas en el juicio por el asesinato de Luis Carlos Galán, la Fiscalía pidió condenar a Alberto Santofimio. La Procuraduría, que inicialmente era partidaria de la condena, solicitó su absolución.

Caso Santofimio divide a Procuraduría y Fiscalía

La Fiscalía y la Procuraduría tomaron rumbos diferentes en el juicio que se le sigue al ex ministro Alberto Santofimio por su presunta participación en el asesinato del ex candidato presidencial Luis Carlos Galán. Mientras el ente investigador solicitó condenar al procesado, el delegado del Ministerio Público pidió su absolución, por considerar que no existen pruebas para demostrar su participación en el magnicidio.

El giro de la Procuraduría fue justificado por su delegado, José Ricardo González, con el argumento de que a medida que avanza el juicio las pruebas deben ser más contundentes. Eso quiere decir que los testimonios que la Procuraduría respaldar la apertura de investigación contra Santofimio no son suficientes para condenarlo.

El juicio está en etapa de alegatos finales, lo que significa que cada una de las partes tiene derecho a expresar ante el juez sus conclusiones sobre el proceso.

A primera hora de este miércoles intervino el fiscal Eduardo Meza, quien considera que las pruebas presentadas son suficientes para demostrar que Santofimio participó en un complot con la mafia para asesinar a Galán. El fiscal hizo énfasis en que no hay duda de que Santofimio se entrevistó dos veces con el extinto capo del cartel de Medellín, Pablo Escobar Gaviria, y de que en esas reuniones se habló sobre el asesinato de Galán.

Las afirmaciones del fiscal tienen como sustento los testimonios de Jhon Jairo Velásquez Vásquez (alias Popeye), uno de los sicarios preferidos de Escobar y hasta la fecha el único condenado por el crimen de Galán. Popeye se acogió a sentencia anticipada en 1994, cuando confesó que él consiguió la subametralladora Atlanta con la que fue asesinado el jefe del Nuevo Liberalismo y que luego le pagó el equivalente a 200.000 mil dólares a los sicarios que la dispararon. Once años después, y tras la publicación de su libro "el Verdadero Pablo", Popeye involucró a Santofimio como autor intelectual del homicidio.

El segundo testigo de la Fiscalía es el ex congresista Carlos Alberto Oviedo Alfaro, preso por doble homicidio, quien declaró que Pablo Escobar le había contado que Santofimio fue el de la idea de matar a Galán. Tanto el testimonio de Popeye como el de Oviedo fueron descalificados por la defensa de Santofimio, que los considera mitómanos y creadores de fábulas.

El tercer testimonio citado por la Fiscalía en su solicitud de condena para Santofimio fue el del ex presidente Alfonso López Michelsen, quien declaró que Santofimio estableció una relación con Escobar a través del senador Carlos Náder. Otras declaraciones que vinculan a Santofimio con el capo y que fueron tenidas en cuenta por el Fiscal son la que hace once años rindió Luis Carlos Aguilar Gallego, alias el Mugre, y la del empresario Diego Londoño.

Argumentos de la Procuraduría

En horas de la tarde le correspondió el turno al delegado de la Procuraduría, José Ricardo González, quien explicó que no comparte la postura de la Fiscalía por tres razones: la falta de pruebas contra Santofimio, la poca credibilidad de los testigos presentados y el cambio de delito por el cual se sindica a Santofimio.

Sobre el primer aspecto la Procuraduría considera que ni el testimonio de Popeye (testigo de cargos contra el ex ministro) ni la versión de Oviedo Alfaro son suficientes para demostrar la responsabilidad del acusado, pues son versiones de oídas. “¿Existió la expresión “Pablo, mátalo”? En caso de haber existido, ¿tuvo influencia en Pablo Escobar? Esos son interrogantes sin respuesta en el campo probatorio”, agregó González.

En segundo aspecto, la Procuraduría cuestionó la credibilidad de las versiones de Popeye y Oviedo argumentando que se contradicen en cuanto a fechas, lugares y contextos. En el caso de Popeye, señaló que el temor por retaliaciones contra su vida no justifica su silencio de once años sobre la supuesta responsabilidad de Santofimio. Para González, “queda demostrado que su testimonio no es espontáneo…dentro de cinco años podría aparecer con una versión diferente”.

Y el tercer argumento para pedir la absolución tiene que ver conque la Fiscalía había pedido inicialmente condenar a Santofimio por coautoría en el magnicidio y al final del proceso terminó cambiando la acusación por la de determinante del crimen.

Para Jorge Arenas, abogado de Santofimio “en este caso la Fiscalía cometió un error grave, porque los hechos descritos por los testigos se refieren a la conducta del determinante, pero no tienen pruebas para sustentarla. Y aunque existieran pruebas, que no las hay, estarían hablando de un tema distinto al del delito que inicialmente le imputaron al doctor Santofimio. Ese es un error inmodificable”.

El juicio continuará este jueves, con los alegatos de la defensa, que anunció pruebas de que Popeye dijo 23 mentiras durante su declaración ante el juez.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.