Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/11/2006 12:00:00 AM

Castellanos se defiende

El general Castellanos, ex comandante del Ejército, rechazó las acusaciones de los soldados de que él los llevó de nuevo a la selva para buscar más dinero de la guaca de las FARC a cambio de dinero y visas.

Vestido de civil y en una improvisada rueda de prensa en el Club Militar de Oficiales en Bogotá, el general Reynaldo Castellanos, quien hasta el pasado febrero se desempeñaba como comandante del Ejército, dijo esta tarde que el sí ordenó un operativo en el Caquetá en septiembre de 2005 donde, según informaciones del senador Luis Élmer Arenas, había encaletadas armas y munición de las Farc.

“El senador se acercó a mi despacho más o menos en mayo del año pasado, en compañía de un teniente de apellido Sanabria. Ambos me informaron que en la zona de Coreguaje había escondidas unas armas y posiblemente dinero de las Farc. Ellos me dijeron que llamarían a unos soldados que se encontraban en retiro para hacer la operación y ayudarnos a ubicar las caletas, y en septiembre se inició el operativo, pero no encontramos nada”, dijo Castellanos.

Sin embargo, el ex comandante del Ejército aseguró que en ningún momento él se enteró de que los soldados que iban a cumplir esa misión, escoltados por unidades especiales de la Fuerza de Tarea Omega, fuera los mismos que habían encontrado la guaca de las Farc, en abril de 2003. “Los muchachos, que no me acuerdo cuántos eran, fueron libres y voluntariamente”, dice.

El oficial agregó que todo el operativo se hizo bajo la supervisión del general Paucelino Latorre, quien para la época estaba a cargo de Inteligencia del Ejército. “Hasta donde yo sé, ninguno de los soldados retirados, a quienes volvimos a uniformar para hacer la operación, tenía orden de captura”, dijo el general.

Un asesor jurídico del Ministerio de Defensa explicó a SEMANA.COM que a pesar de que los soldados de La Guaca estaban vinculados al proceso, no tenían orden de captura, razón por la que Castellanos actuó legalmente.

Por último, el general desmintió las versiones de algunos de los soldados detenidos sobre la supuesta oferta de dinero, visas al exterior y eximirlos del juicio a cambio de su colaboración en el operativo. “Les dimos lo que le damos a cualquier civil cuando nos guía: comida, protección, posada”, puntualizó.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.