Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2005/02/28 00:00

Cátedra de Rincón en cierre de temporada

De nuevo en hombros por la puerta grande el maestro César Rincón, quien cortó dos orejas y es el indiscutible triunfador de toda la temporada colombiana.

Cátedra de Rincón en cierre de temporada

Una muy buena entrada en la última corrida de la temporada bogotana y colombiana en la cual se lidiaron toros de Agualuna, de los cuales sirvieron tres y los demás mansos y con dificultades en tarde pasada por agua.

César Rincón

Una cátedra de cómo de deben lidiar los toros difíciles dictó el maestro colombiano César Rincón en la última corrida de la temporada en la primera plaza del país, la Santamaría. Si hay alguien que definitivamente conozca esta difícil profesión de lidiar reses bravas es este diestro bogotano. A sus dos toros que le correspondieron en suerte les dio una lidia distinta porque bien distintos eran sus oponentes . Al primero, un castaño de 500 kilos, lo llevó a los medios con pases por alto para darle aire porque el burel tenía la fuerza justa. Y allí en los medios lo sujetó con esa muleta prodigiosa, instrumentando pases por natural que fueron largos y hondos, rematados al final con un farol artístico y torero. Lastimosamente no pudo finiquitar con la espada por lo que todo quedó en una larga ovación de los aficionados. Y en su segundo sacó a relucir ese repertorio de saber conocer a sus toros. Dándole los tiempos y las pausas precisas. Consintiéndolo sin bajarle demasiado la mano para que éste no se cayera. Y ahí en todos los medios de la encharcada arena le bordó naturales y pases con la derecha que fueron largos y lentos, con sabor de torero fino y poderoso. Además mató recibiendo dejando una media lagartijera que bastó para que el Agualuna doblara y el público mojado y emocionado le rindiera una de las más largas y emocionantes ovaciones por lo cual la presidencia -esta vez sí con toda razón- le otorgara la dos orejas de su enemigo, con las cuales dio la vuelta al ruedo en medio de atronadores aplausos de la concurrencia que lo despidió al grito de "César, César, César".

Una larga e importante temporada le espera en España y Francia, donde, qué duda cabe, será pieza fundamental de las principales carteles de esos dos países.

Matías Tejela

El diestro madrileño estuvo muy artista, con el toro que le correspondió en suerte en primer lugar, el mejor de la corrida, en medio de un aguacero fenomenal. Lo llevó al caballo con chicuelinas al paso y posteriormente con la muleta tandas con la mano izquierda y sobre toda una de ellas fue rematada con un pase de pecho hondo y profundo. Sin embargo le perdió por un instante la cara al toro y éste hizo por él pegándole un puntazo en una de sus piernas, que no fue óbice para que siguiera la lidia llevando emoción a los tendidos. Mató de estocada entera y fue premiado con una oreja. A su segundo, fue poco o nada lo que pudo hacer porque tenía una embestida incierta, se quedaba en la mitad del pase, mirándolo y lanzando derrotes a diestra y siniestra. Dejó tres cuartos de estocada que bastaron. Saludó desde el tercio y una fuerte rechifla al toro.

Pedro Gutiérrez Lorenzo

Mucha voluntad y muchas ganas mostró este joven diestro salmantino, que confirmó al alternativa. Y precisamente por eso porque no tiene muchas corridas encima se le nota la falta de técnica y experiencia para domeñar las dificultades que entrañan un toro de lidia y más si estos son mansos y con peligro. No obstante quiso agradar a la afición recibiendo a sus toros de rodillas y mostrando valor a raudales. Y tiene otra ventaja a su favor: mata bien los toros, echándose encima con mucha verdad. Sin lugar a dudas en un futuro muy cercano será un diestro con mucha proyección y más si cuenta con los consejos de su padre: el maestro Pedro Gutiérrez Moya, El Capea.

De otra parte, al finalizar la temporada, hay que darle una felicitación muy sincera a la mayoría de los hombres de plata, y entre ellos una muy especial para Hernando Franco, quien durante todas las corridas estuvo brillante con las banderillas y solvente con la brega. Igualmente es el momento justo para mirar qué es lo que acontece con el ruedo de la Santamaría y tratar de solucionar todos los problemas que se presentaron durante estas fechas. Y con esto se pone cerrojo a la temporada hasta el año que viene.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.