Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/17/2008 12:00:00 AM

Chávez: Funcionarios “del más alto nivel, vinculados a Uribe, están tras las rejas por terrorismo, paramilitarismo y narcotráfico”

A la petición de “respeto” que le exigió Uribe a Chávez, éste le respondió de manera violenta. Le dijo “guerrerista”, “militarista”, “saboteador”, “cínico”, “hipócrita”, “maltrata al pueblo colombiano”, “débil” y que tiende cortinas de humo para “protegerse de los escándalos por sus vínculos con el terrorismo, el paramilitarismo y el narcotráfico”.

La confrontación entre los presidentes Álvaro Uribe Vélez y Hugo Chávez llegó en las últimas horas a niveles aún más críticos. Un comunicado de la cancillería de Venezuela, divulgado este jueves, refleja el grado de deterioro en el que está la pugna. Si se revisa cada uno de los calificativos que usa Chávez para referirse a su colega colombiano está claro que no se divisa una solución pronta sino que, por el contrario, las relaciones pueden deteriorarse aún más: “Uribe es un guerrerista”, “busca cualquier pretexto para justificar su lógica militarista”, “no está comprometido con el intercambio humanitario”, “sabotea las misiones humanitarias de rescate, impulsadas por la comunidad internacional”, “es cínico e hipócrita”, “maltrata al pueblo colombiano”, “es débil” y tiende cortinas de humo para “protegerse de los escándalos” y, lo que le faltaba por decirle, “decenas de personeros del más alto nivel, vinculados al presidente Uribe, hoy se encuentran tras las rejas por delitos de terrorismo, paramilitarismo y narcotráfico”.

Semejante avalancha de calificativos se produjo un día después de un nuevo intercambio de recriminaciones entre ambos gobiernos. El miércoles, el canciller de Colombia, Fernando Araújo, en un comunicado señaló que el presidente venezolano Hugo Chávez “no desaprovecha oportunidad para maltratar a Colombia, a su gobierno y a los dirigentes colombianos”, y que Chávez “desconoce la acción terrorista de la guerrilla, su participación en el narcotráfico, sus crímenes” en Colombia.

Pero ante la petición de “respeto”, el ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela reaccionó el jueves con un comunicado cargado de epítetos que ponen en grave riesgo las relaciones entre los dos países.

En el texto se afirmó que el “tono ofensivo y desesperado del comunicado colombiano, es expresión de la debilidad de un gobierno rodeado de escándalos. Decenas de personeros del más alto nivel, vinculados al presidente Uribe, hoy se encuentran tras las rejas por delitos de terrorismo, paramilitarismo y narcotráfico”.

Esta afirmación es una clara alusión a los procesos judiciales en Colombia conocidos como la ‘para-política’, que en 2006 vincularon a grupos paramilitares de extrema derecha con algunos aliados del gobierno de Uribe, entre ellos al menos 18 congresistas, de los cuales 2 fueron condenados a seis años de prisión la semana pasada.

En su comunicado, la Cancillería venezolana también aludió a la liberación de rehenes en manos de la guerrilla colombiana, en que Chávez actuó como mediador.

“Más preocupado por salvar las apariencias que por salvar las vidas de sus conciudadanos, el Gobierno colombiano arremete contra el presidente Hugo Chávez, porque es el único que ha tenido éxito en la liberación de rehenes”, señaló.

“En lugar de crear condiciones para que cientos de familias vuelvan a reunirse, el Gobierno colombiano ha llegado al extremo de obstruir y sabotear las misiones humanitarias de rescate impulsadas por la comunidad internacional, poniendo en riesgo la vida de personas inocentes”, agregó el comunicado venezolano.

El Gobierno colombiano “no está comprometido con la paz, sino obsesionado con derrotar militarmente a las fuerzas insurgentes, obsesionado con la guerra”, añadió.

En sus declaraciones del miércoles, el canciller colombiano dijo que “el presidente Hugo Chávez confunde la cooperación con la injerencia, como confundió la mediación con la parcialización”.

Lo señalado por Araújo fue como reacción a lo afirmado anteriormente por Chávez, que en una visita a Nicaragua dijo que el gobierno colombiano “retarda” la búsqueda de la paz con las guerrillas “por mandato del imperio norteamericano”.

Este es el texto del comunicado del Gobierno de Venezuela

“El Gobierno colombiano no está comprometido con la paz, sino obsesionado con derrotar militarmente a las fuerzas insurgentes, obsesionado con la guerra.
 
En lugar de poner todo su empeño en construir una solución política viable y duradera al conflicto armado, el Gobierno colombiano busca cualquier pretexto para justificar su lógica militarista.

El presidente Uribe no está comprometido con el intercambio humanitario, sino ciegamente empecinado en demostrar sus argumentos de guerra.

Más preocupado por salvar las apariencias que por salvar las vidas de sus conciudadanos, el Gobierno colombiano arremete contra el presidente Chávez, porque es el único que ha tenido éxito en la liberación de rehenes, y ha explorado el único camino hacia la paz y la unidad que necesita nuestro pueblo hermano: el camino del diálogo y el entendimiento.

El Gobierno colombiano no está comprometido con la liberación de los rehenes, pues ocupa más su tiempo en mendigar la indulgencia interesada del gobierno imperial de los Estados Unidos de América.

En lugar de crear las condiciones para que cientos de familias vuelvan a reunirse, el Gobierno colombiano ha llegado al extremo de obstruir y sabotear las misiones humanitarias de rescate impulsadas por la comunidad internacional, poniendo en riesgo la vida de personas inocentes.

El Gobierno colombiano no está comprometido con la soberanía de Colombia, sino desesperado por desviar la atención de su opinión pública de la masiva presencia de tropas estadounidenses en su territorio.

Mientras el presidente Uribe se desvive por salvar el proceso de guerra en el cual ha sumido a su propio país, la historia nos enseña que la paz está al alcance de la mano, cuando existe una voluntad política independiente y soberana.

El comunicado de la Cancillería colombiana está plagado de cinismo e hipocresía. Sus vaivenes vacilantes y su confusa retórica son producto de la contradicción que genera la prédica pública de la concordia con la búsqueda permanente de la escalada bélica.

Sabe el pueblo de Colombia, sus sectores decentes y la opinión pública mundial, que la acción humanitaria conducida por el presidente Hugo Chávez ha logrado, en poco tiempo, revertir el sentimiento generalizado de resignación y desconsuelo en el cual estaba sumida la sociedad colombiana.

El Gobierno de Colombia y sus élites no desaprovechan oportunidad para maltratar al pueblo colombiano, y frustrar cuanto intento de paz se interponga en su camino.

El tono ofensivo y desesperado del comunicado colombiano, es expresión de la debilidad de un gobierno rodeado de escándalos.

Decenas de personeros del más alto nivel, vinculados al presidente Uribe, hoy se encuentran tras las rejas por delitos de terrorismo, paramilitarismo y narcotráfico.

Encontrar la salida al conflicto colombiano es una responsabilidad que atañe a todos los hombres y mujeres que no se resignan a ser espectadores pasivos del sufrimiento y del dolor de un pueblo hermano.

El pueblo venezolano ha sido, durante décadas, víctima del conflicto colombiano. En una expresión de torpeza, la Cancillería colombiana reconoce los efectos negativos del conflicto armado sobre la población civil venezolana, lo cual justifica, cualquier medida que, en el marco del derecho internacional, el Gobierno bolivariano pueda tomar para regularizar esta situación.

El presidente Hugo Chávez y la revolución bolivariana han dado testimonios concretos de amor y solidaridad con nuestros hermanos colombianos. Por primera vez en la historia, se regularizó la vida legal de miles de ciudadanos de origen colombiano, que fueron perseguidos, maltratados y humillados en Venezuela ante la indiferencia absoluta de los gobiernos oligárquicos de Colombia. Hoy en día, viven bajo el amparo del Gobierno bolivariano, libres, en familia y en paz.

El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela ratifica su propuesta, apegada al Derecho Internacional Humanitario, de avanzar en una fórmula que regularice y humanice el conflicto armado colombiano, que cumplirá 60 años el 9 de abril, día en el que recordaremos al gran líder de la justicia, la igualdad y la paz, Jorge Eliécer Gaitán.

El gobierno del presidente Chávez ratifica al pueblo de Colombia su voluntad irreductible de seguir contribuyendo en la búsqueda de nuevas liberaciones, del acuerdo humanitario y de la paz, siempre inspirados por el espíritu eterno del padre libertador, quien con su sabiduría nos sigue guiando: ‘en las guerras civiles es política el ser generosos, porque la venganza progresivamente se aumenta’.

‘De la paz debe esperar todos los bienes y de la guerra nada más que desastres’”

Caracas, 17 de enero de 2008

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.