Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/27/2007 12:00:00 AM

Chávez vuelve a insultar a Uribe y ahora lo llama ‘un triste peón del imperio’

El presidente venezolano volvió a la carga contra el mandatario colombiano. Sus agresiones verbales fueron hechas en un escenario en el que había varios miembros de la cúpula militar de las Fuerzas Armadas de ese país. “Uribe es un servil instrumento del imperio norteamericano en América Latina”.

El presidente venezolano no concede ni un día de tregua en sus ataques a su colega colombiano. La jornada de este martes tuvo dos frentes: uno el diplomático, con el llamado a consultas de su embajador en Bogotá; y otro en el terreno verbal: Chávez llamó al presidente Uribe “peón del imperio”. Luego enfatizó: “Es un triste peón del imperio”.

La jornada de este martes fue particularmente agresiva de parte del mandatario bolivariano. Venezuela llamó en horas de la mañana a consultas a su embajador en Colombia y luego Hugo Chávez tildó a su colega colombiano con los calificativos mencionados.

Pero en una aparente señal que Bogotá no desea una escalada del impasse binacional, el gobierno de Uribe decidió, antes de los nuevos ataques lanzados por Chávez, dejar a su representante “tranquilamente” en la capital venezolana.

Fue una respuesta sosegada para una decisión radical. La cancillería venezolana anunció temprano en un escueto comunicado que “en razón de los recientes acontecimientos, y con el fin de proceder a una evaluación exhaustiva de las relaciones bilaterales”, decidió llamar a consultas a su embajador en Bogotá, Pável Rondón.

Rondón se encuentra en Caracas desde el sábado por pedido de sus superiores, informó un vocero de la cancillería que habló en condición de anonimato.

Horas después en Bogotá, el canciller de Colombia, Fernando Araújo, anunció que su gobierno no llamaría a su representante en Caracas, Fernando Marín. “De momento vamos a conservar las relaciones en el nivel que Colombia considera que es prudente, conservar al embajador tranquilamente en Caracas”, dijo Araújo en una conferencia de prensa.

En el gobierno colombiano, indicó Araújo, “pensamos que lo que nos corresponde es tener muy claro cuáles son los intereses del gobierno colombiano y quiénes son nuestros enemigos”.

Y ese “enemigo del pueblo colombiano son las FARC, que son las que vienen desde hace mucho tiempo haciéndonos daño, haciendo actos de terrorismo... han querido utilizar el espacio que generosamente abrió el gobierno venezolano, con la autorización del presidente Uribe, para presentarse ante la opinión pública internacional como adalides de la democracia, mientras que aquí en Colombia no hacen sino actos de terror”, agregó el canciller.

Araújo no explicó claramente las razones para mantener al embajador o si buscaban con la medida bajar la temperatura de la crisis.

Las relaciones entre los dos países entraron en una crisis el pasado fin de semana a raíz de un intercambio de fuertes declaraciones entre el presidente Hugo Chávez y Uribe.

Chávez anunció el domingo que congelaría las relaciones bilaterales en respuesta a la postura que tomó Uribe de suspender la mediación del presidente venezolano y la senadora colombiana opositora, Piedad Córdoba, para lograr un canje de rebeldes presos por rehenes en poder de las FARC.

El presidente venezolano fue invitado en agosto por Córdoba, y poco después fue autorizado por Uribe, a realizar gestiones en busca de un canje de 46 personas que están en manos de las FARC a cambio de un grupo de guerrilleros en prisión. Entre los “canjeables” figura la ex candidata presidencial colombo-francesa, Ingrid Betancourt, secuestrada por las FARC en febrero del 2002.

Chávez volvió el martes a lanzar dardos a su homólogo colombiano, al señalar que es un “peón del imperio” debido a su discurso del domingo.
El mandatario venezolano insistió en que Uribe lo acusa de “expansionista” cuando “el imperio es el que tiene el proyecto expasionista y usted es un servil instrumento del imperio norteamericano en América Latina”.

Uribe “está repitiendo la cartilla que elaboran en Washington para que la repitan las burguesías de América Latina... todas esas burguesías son lo mismo: ‘piti yanquis’...".

El Comisionado de Paz colombiano, Luis Carlos Restrepo, afirmó en Bogotá que recibieron por intermedio de la embajada francesa en Colombia una carta del presidente francés Nicolás Sarkozy, ratificándole a Uribe la importancia de conseguir pruebas de supervivencia de los secuestrados de las FARC, particularmente de Betancourt, vista por última vez en un video en agosto 2003.

Restrepo, hablando con reporteros en el congreso, declinó dar detalles de la misiva, así como tampoco confirmó las versiones en torno a que en breve los rebeldes entregarían esas pruebas a Chávez.

El gobernante venezolano fustigó el domingo a Uribe por la suspensión y lo acusó de no querer la paz en Colombia.

Uribe respondió horas después de forma enérgica contra su colega venezolano y dijo que las acciones de Chávez insinuaban que estaba interesado en la instalación de un “gobierno terrorista” de guerrilleros.
Colombia anunció la semana pasada en un comunicado que tomó la decisión de terminar la mediación porque había advertido a Chávez que no se comunicara directamente con los mandos militares colombianos.
 
Según Bogotá, la senadora Córdoba llamó por teléfono al comandante del ejército colombiano, general Mario Montoya, y poco después le pasó la llamada a Chávez.

El mandatario venezolano aseguró que la conversación con Montoya fue fortuita y que sólo le hizo una “inocente pregunta” sobre el número de militares retenidos por las FARC.

CON INFORMACIÓN DE AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.