Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2003/03/10 00:00

CHOCO: Entre el miedo, el olvido y la resistencia.

Además de vivir en el departamento más pobre de Colombia, los chocoanos han sido víctimas de la fuerte violencia que se vive en la región. La muerte y el desplazamiento persiguen a sus habitantes, quienes han tenido que vivir tragedias como la de Bojayá. Codhes elaboró un especial con crónicas y entrevistas sobre la región. Lea además un informe completo sobre la situación del departamento.

CHOCO: Entre el miedo, el olvido y la resistencia.

Sus anhelos circulan en la memoria colectiva como las aguas de los ríos que surcan el territorio, verdaderas arterias de vida. Quieren desandar los caminos de la guerra con proyectos de desarrollo autónomos que compiten con los intereses de quienes a, sangre y fuego, pretenden desalojarlos de un territorio que les pertenece ancestralmente. Se han convertido en la piedra en el zapato para los intereses del gran capital que pretende realizar megaproyectos económicos, de infraestructura, comerciales, o agrícolas viales. Y en las estadísticas estatales no son más que cifras que evidencian el olvido sistemático: una población con el 82.8% de necesidades básicas insatisfechas, un índice de extrema pobreza cercano al 80%, un analfabetismo que supera tres veces el nivel promedio nacional y que en la población rural alcanza el 43%, una mortalidad infantil mayor del 20% y una esperanza de vida inferior en un 20% al promedio nacional.

Pero hoy las comunidades afrocolombianas del Chocó se resisten a ahogar su voz en llantos efímeros. Reivindican su derecho a hablar con criterio y orgullo desde el territorio en el que viven, desde su memoria, su cultura y su tradición. Se preguntan, al igual que los pueblos indígenas, "¿Pa'donde nos vamos a ir, si nuestro ombligos están en estas tierras enterrados?".

Estas razones justifican la puesta en marcha en febrero de 2003 del proyecto Monitoreo a los procesos de desplazamiento de las comunidades afrocolombianas en el departamento del Chocó, con el cual la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento, CODHES, en asocio con Lutheran World Relief, pretenden visibilizar la situación de crisis humanitaria y de derechos humanos que vive hoy al Chocó, con énfasis en uno de los grupos más vulnerables, y monitorear la respuesta estatal e institucional a dicha situación.

Como un primer acercamiento, del 11 al 15 de febrero un equipo interdisciplinario de CODHES visitó diferentes regiones del departamento: la subregión del Atrato Medio, donde los habitantes de Napipí y Bellavista (municipio de Bojayá) aun esperan el cumplimiento de las promesas del Estado, luego de la tragedia del 2 de mayo. El área metropolitana de San Juan, donde los habitantes de Tadó, Condoto, e Itsmina intentan sobrevivir, en medio de la invisibilización, a la agudización del conflicto. Y la zona del Bajo Atrato, donde las voces de Riosucio siguen dando cuenta de la sistemática violación de los derechos humanos.

*Periodista de Codhes




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.