Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2008/08/29 00:00

Cinco puntos clave de la Reforma Política

El gobierno presentó al Congreso la reforma política que busca blindar las instituciones democráticas de las mafias y fortalecer los partidos políticos. Semana.com explica los puntos más importantes del proyecto.

Cinco puntos clave de la Reforma Política

Congresistas, analistas, representantes de la sociedad civil y el gobierno están de acuerdo en que el país necesita una Reforma Política que ayude a proteger al Estado democrático de la influencia mafiosa. Desde la legislatura pasada comenzó la discusión sobre cuáles deben ser los cambios constitucionales que protejan las instituciones democráticas, cómo fortalecer los partidos y sancionar políticamente a aquellos cuyos miembros actúen en connivencia con grupos ilegales.

Sin embargo ésta se hundió por varias razones: la relación cada vez más pugnaz entre la oposición y el gobierno; la debilidad del Congreso cuando uno de cada cuatro congresistas está siendo investigado precisamente por presuntos vínculos con organizaciones armadas; y la falta de consenso entre quienes creían que la reforma se quedaba corta para lo que necesita el país, y quiénes creían con el gobierno que ésta iba demasiado lejos cuando propuso pérdida de curul inmediata para los congresistas en la cárcel.

Esta semana, el Ministro del Interior, Fabio Valencia Cossio, presentó ante la Comisión Primera de la Cámara de Representantes un nuevo proyecto de reforma en medio de un ambiente caldeado, entre la oposición y el gobierno.

La pregunta por si ésta reforma logrará salir avante, es difícil de responder, pues al rifirrafe entre el gobierno y la oposición se suma que, Valencia (quien fue escogido por el Presidente para que en un tono conciliador lograra convocar el apoyo del legislativo al proyecto), ha sido descalificado por la oposición como interlocutor, debido a que su hermano Guillermo, el ex director de fiscalías de Medellín, resultó involucrado en un escándalo por su presunta relación con narcos. La reforma, sin embargo, fue radicada y por tratarse de cambios en la Constitución, tendrá ocho candentes debates.

Aquí están los puntos más importantes del proyecto presentado por el Ministro, propuesta en la que también trabajó la Comisión de Notables que fue conformada por el gobierno para hacer las recomendaciones necesarias.

1. Democratización interna de partidos y sanciones:

Exige a los partidos su democratización interna, y fortalecer el régimen de bancadas. “Tendrán como principios rectores la transparencia, objetividad, moralidad y el deber de presentar y divulgar sus programas políticos”, dice el proyecto.

En este punto, que tiene por objetivo el robustecimiento de los partidos y movimientos políticos, también incluye la sanción por doble militancia, es decir el castigo a quienes se pasan de un bando a otro.
 
Sin embargo, contempla la posibilidad, por una sola vez, de que los congresistas se cambien de partido, hasta seis meses después de que entre en vigencia la norma. Y permite que un funcionario renuncie a su puesto si quiere participar en elecciones por otro partido, cuatro meses antes de los comicios.

Para incentivar la participación de la mujer, también obliga a que una lista de candidatos esté integrada en una proporción de 70 - 30 de personas de distinto género. Es decir no puede darse preponderancia a un género por más del 70 por ciento de los integrantes de una lista, sin importar si la mayoría son hombres o mujeres.

Para establecer las sanciones que se aplicarían a quienes incumplan con estos puntos, el Congreso deberá crear una ley específica que haga una tipología de responsabilidades de los partidos, distinguiendo las conductas del partido de las de sus miembros. Las sanciones podrían ser desde multas, hasta la devolución de recursos del Estado o la pérdida de la personería jurídica o las curules.

2. La personería jurídica para los partidos

El Consejo Nacional Electoral (CNE) reconocería, según el proyecto propuesto por el gobierno, la personería jurídica a los partidos que obtengan una votación mayor al 2 por ciento de la cantidad de votantes en la Cámara o el Senado. Actualmente, este umbral es del 3 por ciento. Por esta razón la medida puede incentivar la participación de movimientos pequeños.

El CNE, tendría la faculta de revocar candidaturas de candidatos que estén inhabilitados, lo cual evitaría, como ha sucedido con frecuencia, que ganen las elecciones candidatos que tienen deudas con la justicia, y la justicia sólo los retire del cargo después de una larga batalla jurídica.

3. Cofinanciación del Estado para las campañas

La financiación de las campañas de partidos constituidos legalmente, serán financiadas por el Estado. Así mismo las de candidatos avalados por movimientos, con personería jurídica, serán financiadas parcialmente por el Estado, reponiéndoles sus gastos según los votos obtenidos. Aunque los partidos y movimientos pueden acudir a financiación privada, no podrán recibir dinero de extranjeros.

Los partidos deberán entregar una cuenta única con el registro de sus ingresos y egresos. Esto con el fin de evitar el ingreso de dineros calientes a las campañas y partidos. Según la propuesta del gobierno, queda pendiente la creación de una Ley que fije el porcentaje de participación del Estado en las campañas y las sanciones a quienes violen los topes de financiación.

El proyecto prohíbe la contratación estatal con condenados por delitos contra el sufragio y el patrimonio público.

4. Los empleados del Estado serán acreditados por la carrera profesional o el concurso de méritos

Salvo los empleos del Estado que se surten por elección popular o por libre nombramiento, los demás funcionarios del Estado deberán ser de carrera. Para los casos en los que no hay una reglamentación de la carrera, serán nombrados por concurso público. El proyecto prohíbe a los funcionarios del Estado, nombrar familiares, hasta cuarto grado de consanguinidad, o recomendar conocidos para la asignación de empleos o la celebración de contratos con el Estado.

5. No habrá suplencias

Se acaba el famoso carrusel entre los congresistas. La reforma propone volver a lo que había contemplado la Constitución de 1991, es decir, no habrá reemplazos en las curules a menos de que la ausencia sea por muerte, incapacidad absoluta o renuncia justificada. Quienes sean condenados por la justicia no podrán ser reemplazados. Así se restablece el espíritu de la Constitución del 91 que incluía esta medida.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.