Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/27/2006 12:00:00 AM

Ciudades de miedo, ciudades de esperanza

Por primera vez, la mitad de la población mundial vive en las ciudades. Las grandes urbes estarán en el Asia en el 2030. Pero las diferencias entre el mejor vividero–Vancouver- y los peores son abismales. Conclusiones del World Urban Forum.

En Vancouver acaba de concluir la tercera sesión del World Urban Forum, un encuentro auspiciado por Naciones Unidas para discutir sobre el estado de las ciudades del mundo. http://www.unhabitat.org/wuf/2006/default.asp . Y el análisis allí presentado es de gran importancia para un país de ciudades como Colombia.

El año entrante, la mitad de la población mundial vivirá en ciudades, un auténtico quiebre histórico. Pero ya hoy, un tercio de la población urbana vive en asentamientos precarios, los slums, como se les conocieron por primera vez en el Londres del siglo XIX o barrios subnormales como les llamamos aquí.

En el 2030, la mitad de la población urbana mundial vivirá en Asia, 2660 millones sobre un total de 4940 millones de habitantes urbanos.
Las más grandes ciudades del mundo, las metaciudades, con más de 20 millones de habitantes estarán en Asia, América Latina y África, con excepción de Tokio y Nueva York-Newark. Solo en el gran Tokio, que en los años 60 se convirtió en la primera metaciudad, vive más gente que en todo Canadá.

Ciudad de México, Sao Paulo, Mumbai, Dhaka, Yakarta y Lagos tendrán cada una, en el 2020, cerca de 30 millones de habitantes y deberán afrontar desafíos de una magnitud hoy desconocida.

Del modelo a la realidad

Vancouver es considerado el modelo de vividero del mundo. En el otro extremo podemos encontrar a Katmandú, en la que según el informe Ciudades del mundo 2006-2007, dos tercios de la población defeca al aire libre pues las letrinas son antihigiénicas e insalubres. http://www.unhabitat.org/mediacentre/sowckit2006_7.asp

En la capital de Zimbabwe, Harare, en el barrio de Mbare, 1300 personas comparten 1 letrina comunitaria de 6 pozos. Dieciséis de las veinte ciudades mas contaminadas del mundo son chinas y solo en Beijing, más de 400 mil personas mueren cada año de enfermedades relacionadas con la contaminación.

En Mumbai, India, cinco de sus casi 19 millones de habitantes malviven en tugurios, la misma población de la próspera y equitativa Noruega.

La tasa de mortalidad de los niños de menos de cinco años es tres veces más alta en las favelas de Río de Janeiro que en las otras zonas urbanas. La desnutrición es significativamente mayor entre los niños de las zonas tuguriales que entre los de otras areas residenciales. En Brasil esa relación es de 19% en las favelas y de solo 5% en otras áreas urbanas. Colombia infortunadamente tiene una relación muy parecida.

Lecciones para nuestras ciudades

En Vancouver se constató que si bien América Latina ha reducido la expansión de las zonas tuguriales, no ha incrementado la equidad entre los habitantes de los barrios más pobres y el resto de la población. Y esa es también la situación de Colombia.

Como explica el informe, “el concepto de las ciudades como islas de privilegio y oportunidades” ya no se compadece con la realidad. Y los asentamientos de desplazados de la guerra son un triste ejemplo de eso en Colombia.

Tal vez la lección del Urban Forum es que son necesarias poderosas reformas que conviertan a nuestras ciudades en buenos vivideros. Ciudades como Bogotá apenas iniciaron el camino y aun falta un largo trecho por recorrer.

La negligencia genera crimen y violencia

Una de las preguntas acuciantes en las ciudades del mundo es acerca de la relación entre desigualdad y violencia urbana. Al igual que en nuestro país, la mitad de los desempleados urbanos del mundo son jóvenes y, según los expertos, hay un vínculo claro entre el desempleo de los jóvenes y una tasa creciente de delincuencia.

Si nuestra dirigencia se interesa por lo discutido en Vancouver y promueve audaces reformas urbanas, tendremos en Colombia ciudades de esperanza. De lo contrario tendremos ciudades de miedo, en las que una combinación de ausencia de oportunidades, desempleo y negligencia estatal condenan a los ciudadanos a la ley del más fuerte, pues como bien dice el informe: “La criminalidad florece en las ciudades en que hay una marcada discrepancia entre ricos y pobres y donde los sistemas policiales, judiciales y de la sociedad civil se han desmoronado…Los paisajes urbanos, más que las zonas rurales, ponen al desnudo las desigualdades entre los privilegiados y los desposeídos.”

Ciudades más equitativas pueden ser ciudades de esperanza, agradables, seguras y vivibles para todos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.