Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/17/2007 12:00:00 AM

Colombia sigue invicta y con pie derecho en la eliminatoria, tras empate 0-0 con Bolivia

La aplicación táctica de Colombia, la entrega del equipo y la destacada actuación del portero, lo mejor de la selección. El lunar: la ausencia de gol.

El fantasma de la altura, ese que tanto preocupa a las directivas de la FIFA de cara a la eliminatoria mundialista, no le alcanzó a Bolivia para imponerse en el terreno de juego este miércoles ante Colombia, en la segunda fecha la ronda de clasificación a Sudáfrica 2010. Según la afición boliviana, el enigmático personaje no se hizo presente como castigo por el bajo nivel de su equipo, que cuatro días antes cayó 0-5 ante Uruguay.

El 0-0 de visitante en La Paz llegó como premio para la afición colombiana que sufrió lo indecible durante la pasada Copa América (en las dos primeras fechas la selección ya tenía nueve goles en contra) y no quería ni recordar el último partido de eliminatoria jugado en Bolivia, en el que el equipo nacional perdió 0-4. Con un plantel completamente diferente y casi desconocido respecto a las glorias de antaño, el técnico Jorge Luis Pinto encaró el juego con tranquilidad y hasta carácter ofensivo, dejándole a la tecnología la función de neutralizar a los fantasmas.

Por ello decidió emplear cámaras hipóxicas para la preparación de los jugadores. La idea era facilitar el proceso de adaptación fisiológica de los jugadores a las condiciones del terreno. Dicha estrategia es usada por los equipos más grandes del mundo y fue aplicada por Colombia en su primer partido de eliminatoria ante Brasil.

Eliminado el fantasma, solo restaba convencer al equipo de sus propias capacidades, disponer un sistema táctico adecuado para enfrentar a un rival que desde hacía rato tenía definido el suyo: Mucha presión y rapidez para desprenderse del balón, en busca de que la falta de oxígeno hiciera mella en los visitantes.

Colombia jugó con inteligencia y estuvo ordenado durante la mayoría del partido. Cuando se desconcentró contó con la fortuna de que el portero Agustín Julio estuvo presto a corregir los errores de sus compañeros. Que fueron varios, a decir verdad. La idea de tener el balón le permitió a Colombia generar opciones de gol que bien pudieron darle los tres puntos, pero el equipo se equivocó en el último toque o en el remate, generalmente efectuado en mano a mano con el portero boliviano. Los locales, en cambio, tuvieron sus opciones de gol más importantes mediante la fórmula de la media distancia, incluso apelando al tiro libre.

Con el empate en La Paz Colombia completa dos puntos y se prepara para su tercera salida, que será en condición de local ante el líder de las eliminatorias: Argentina. Bolivia sumó su primer punto y ve ahora más enredada su clasificación, pese a que la eliminatoria apenas empieza. Los dirigidos por Erwin Sánchez necesitaban el triunfo para sacudirse de la goleada.

En el primer tiempo Bolivia tuvo tres opciones de gol claras, una de ellas a partir de una falta defensiva a favor de Colombia, que no fue pitada por el árbitro. Mientras los jugadores colombianos se quedaron quietos esperando a que el partido se detuviera –la falta fue evidente para todo el mundo- los bolivianos aprovecharon el momento de pasividad de la defensa rival y terminaron estrellando el balón en el arco de Agustín Julio. Lo peor es que nadie estuvo atento a recuperar el rebote y Bolivia casi se va arriba en el marcador tras una serie de toques cortos juntos que no fueron despejados por la defensa nacional.

Colombia tuvo dos opciones claras de gol durante esa mitad. En la primera, David Ferreira se descolgó por derecha tras recibir un pase en profundidad que por un instante hizo recordar la carrera de Freddy Rincón tras asistencia del Pibe Valderrama, que terminó en el empate 1-1 en el mundial de 1990. A diferencia de aquel momento histórico, en esta ocasión el arquero rival aguantó bien al jugador colombiano, que intentó pasarle el balón por entre las piernas –tal como hizo Rincón en ese inolvidable mundial- pero no contó con la misma suerte del ex mundialista.



La segunda fue de Wason Rentería, finalizando los 45 minutos iniciales. El delantero colombiano recibió un balón aéreo desde la izquierda e intentó bañar al portero boliviano, que una vez más estuvo atento y reaccionó oportunamente.

El segundo tiempo fue más difícil para Colombia. Bolivia se le fue encima y en tres opciones terminó haciendo disparos desviados frente a la portería de Julio, para ese entonces figura del partido. Con un jugador menos durante gran parte del segundo tiempo, los locales seguían apurando y dejaron espacios que Colombia no pudo aprovechar. En la opción más clara del equipo colombiano Wason Rentería hizo que la tribuna se quedara de pie tras un regate y un “ocho” que comenzaron en tres cuartos de cancha y lo dejaron mano a mano con el portero rival a quien también eludió con elegancia. Su remate al arco fue desviado por un defensa.

La prensa boliviana destacó la preparación de Colombia con cámaras hipóxicas para el juego en La Paz y escogió a Rentería y Julio como figuras del equipo visitante. Señaló que su equipo mereció mejor suerte, pero que ahora queda en una posición difícil de cara a lo que resta de la eliminatoria.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.