Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/17/2003 12:00:00 AM

Comentarios a la gestion ambiental

En el pasado Seminario Internacional sobre "La Política Ambiental en América Latina" el 6 de noviembre, presentamos algunos comentarios sobre la actual gestión ambiental en nuestro país de la siguiente manera:

Perdida de identidad e independencia del sector ambiental

La fusión del Ministerio del Medio Ambiente con las funciones que en materia de vivienda, agua potable, saneamiento básico y ordenamiento territorial ejercía el extinto Ministerio de Desarrollo Económico, dejó a la gestión ambiental entremezclada con una serie de atribuciones de promoción del desarrollo económico y social que desdibujaron lo que otrora fuera la función del Ministerio como ente rector de la Política Nacional Ambiental y cabeza del Sistema Nacional Ambiental perdió identidad.

Esta había sido la lucha desde la reunión en Rio en 1992, construir una institución por encima de los demás sectores de tal manera que pudiese fijar políticas, orientar y controlar todas las actividades económicas para preservar el Medio Ambiente.

La responsabilidad en materia ambiental ha quedado en manos de un Viceministerio, que ha asumido como misión estatal principalmente la promoción de los servicios públicos de agua potable y alcantarillado, dejando de lado buena parte de las acciones emprendidas y espacios que con tanto esfuerzo se habían conquistado, lo que indudablemente ha tenido efectos a nivel nacional e internacional.

Recorte del presupuesto destinado a la gestión ambiental

Hay que reconocer que el gobierno nacional actual ha hecho una labor importante buscando recursos en el Banco Mundial a través de un "Préstamo de Ajuste Estructural". Sin embargo, este no ha sido aprobado, lo que unido a la crisis fiscal del Estado ha llevado a hacer grandes recortes en todos los frentes del presupuesto nacional. El resultado es que los recursos asignados a la gestión ambiental es la más baja desde la creación del Sina. El presupuesto de los parques nacionales, por ejemplo, es un 20 por ciento del año 97 en términos corrientes.

El impacto real es mucho más severo si se considera que la principal porción del presupuesto del Ministerio va a vivienda y agua potable y no a gestión ambiental.

Propuesta de reforma a la Ley 99/93

La ley 99/93 es la columna vertebral del sistema ambiental. Esta es una ley marco que construye una visión y hace un diseño institucional del sector ambiental. Sobre esta base se ordenó un sector que hasta la fecha de expedición de la ley existía disperso y sin la fuerza institucional que se requería. Fue la culminación de tres décadas de trabajo.

Esta ley por su propósito integral es un instrumento que debe ser desarrollado a través de nuevas leyes más específicas, de reglamentaciones, de decretos presidenciales, de documentos de política ambiental que desarrollen los principios que define la ley Marco e incluso hasta por documentos Conpes. O sea, que el espacio jurídico para mejorar e implementar el diseño básico es muy amplio y hace falta mucho por desarrollar.

Este gobierno ha querido cambiar la visión institucional del tema ambiental y abrió una discusión sobre la ley 99/93. Presentó un proyecto de ley modificando el enfoque y la organización del ministerio lo que finalmente no se aprobó. Sin embargo se pusieron en peligro avances y logros en materia de definiciones que se habían obtenido con mucha dificultad en el año 93. Era regresar al principio de la creación, además se perdió un tiempo precioso y no se avanzó en temas prioritarios como: el fortalecimiento de acuerdos de producción más limpia, en los procesos de consolidación de la biodiversidad y en la agenda ambiental internacional en general.

Reforma a las corporaciones autónomas

El gobierno vendió la idea de restringir el tema ambiental para evitar que se convirtiera en un escollo al desarrollo económico. Además se partió de la base de que las corporaciones autónomas ambientales son un foco de corrupción y politiquería. En este sentido, se empeñó en el propósito de reformarlas para descenderlas en la escala jerárquica del Estado colombiano concordante con la política de abolición de la especialidad ambiental, de limitarles sus gastos de funcionamiento y los gastos operativos de inversión y algunas de ellas hasta desaparecerlas.

Este ambiente de enfrentamiento no ha sido el más propicio para la enorme tarea de rediseñar el sistema, de ajustarlo, para lo cual es necesario abrir una discusión de la filosofía de cobertura y asignaciones de recursos por cuencas hidrográficas, por ejemplo, sin embargo, ya este debate se abrió en México, se modificó el sistema y fracasó.

Es una discusión importante que debe hacerse con la mira de fortalecer el Sistema Nacional Ambiental y no de debilitarlo.

La realidad es que el gobierno puede luchar contra la corrupción utilizando las facultades que le otorga la ley y los puestos de conducción que tiente en las juntas directivas de las corporaciones. Por eso, parece inadecuado que se pretenda acabar con la autonomía de las corporaciones ambientales pasándoles a depender directamente del Poder Ejecutivo y de esa manera controlar sus recursos.

Actualmente sobre estos temas se ha iniciado el trámite de una serie de proyectos de ley en el Congreso, que son contradictorios entre sí. Especialmente, proyectos que tienen que ver con el proceso de selección de los nuevos directores de corporaciones, que según el proyecto de ley de ahora en adelante los escogerá la nación. Estos nombramientos no deben quedar al designio del gobierno central, sino que se debe dejar que los diferentes estamentos de las regiones puedan interactuar y decidir, y que por lo tanto a largo plazo se puedan fortalecer.

*Ex ministro del Medio Ambiente
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.