Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/23/2007 12:00:00 AM

Con el caso del helicóptero de Yopal se eleva a nueve el número de accidentes en este año

Continúa la alarmante racha de máquinas caídas en el país. Preocupación en el sector por el terrible registro. A paso lento avanzan las investigaciones para establecer las causas e indemnizar a las víctimas

Un nuevo accidente de un helicóptero se presentó en Colombia. El caso más reciente se produjo el miércoles en Yopal, con lo que se eleva a nueve el número de naves siniestradas en lo que va corrido de este año. En esta ocasión se trató de un equipo Ranger de la Empresa Aviel, que era comandado por el Capitán Víctor Duque. El hecho se presentó cuando el helicóptero se encontraba realizando una operación en la que sujetaba carga externa y esta se enredó. El piloto se salvó y resultó lesionado.

Se informó que ahora la Aeronáutica Civil deberá desplazar un inspector para que inicie la investigación de este accidente con resultados que se pueden demorar más de uno o dos años en conocerse. ¿Por qué? Porque en la actualidad se han aclarado los casos ocurridos hasta el año 2004, por falta de personal y recursos.

Es el segundo accidente de la empresa Aviel, en 2007, pues ya había registrado otro el 29 de junio en Montería, cuando el HK- 2195 se fue a tierra mientras cumplía con un contrato de transporte de valores. Antes de este perdió un helicóptero Hugues en 2003 en Murindó, Antioquia.

Aunque el capitán Duque, accidentado en Yopal, es un afortunado y luego de recuperarse de sus lesiones podrá contar la manera como logró salir con vida del incidente, no todos tienen la misma suerte. En los años 2006 y 2007 en los 18 accidentes reportados ya han perdido la vida más de 10 personas entre tripulaciones, pasajeros y miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía. Las investigaciones generalmente arrojan resultados como culpabilidad de los pilotos, que al final de cuentas nunca podrán exponer lo que creen que sucedió. Por otra parte, las precarias maneras que existen para conservar la escena del accidente generalmente hacen que se pierda gran parte de las pruebas, escenas donde las primeras en manejar la situación son las mismas empresas dueñas del equipo.

La Aeronáutica Civil, ente encargado de regular la operación, no tiene una respuesta satisfactoria a la alarmante cifra de 18 incidentes en 24 meses. En días pasados, en entrevista concedida a la revista SEMANA, el secretario de seguridad aérea de la Entidad, Coronel (r) Germán Páez, afirmó que la cifra de tragedias en helicópteros era alta, pero no para alarmarse y que se la atribuía al estilo gerencial de las empresas, aspecto en el cual dijo la Aeronáutica Civil no debe intervenir. Por otra parte, en noviembre de 2006, al realizarle la misma pregunta al coronel Páez, cuando la cifra iba en nueve, éste aseguró que se trataba de malas rachas que sucedían en la aviación. Finalmente, lo que se deduce es que mientras el tema no sea concebido como un problema por el ente regulador, poco o nada va a cambiar. Paradójicamente, la cifra ideal, que en 2001 se conservó en ceros, ha ido subiendo.

Para pilotos de amplia trayectoria consultados y ex funcionarios de la Aeronáutica vinculados al tema de regulación de helicópteros, todos los problemas señalan con el dedo índice la falta de control y de sanciones de la Aeronáutica Civil a las Empresas que llevan a su libre albedrío los mantenimientos, cambio de repuestos, extensiones de piezas y turnos laborales de las tripulaciones. Y aunque las empresas han estado en el ojo del huracán, sólo se ha sancionado a las que han sobrepasado con creces los límites de accidentalidad como Helicargo, que llegó al record de cinco aeronaves perdidas en menos de cuatro años. Otras empresas, como Vertical de Aviación, Aviheco, Acahel, Heliservice y Helistar, están en el filo de la navaja y son cuestionadas por la cantidad de incidentes en sus equipos, ampliamente conocidos en el pequeño gremio de los helicópteros, pero al parecer poco conocidos por el ente de control.

Y aunque en esta ocasión el incidente de Yopal tiene un final feliz, pues no se perdieron vidas, para las familias de las más de 10 personas fallecidas entre 2006 y 2007 no se trata de malas rachas como lo afirma el Secretario de Seguridad Aérea de la Aeronáutica, para ellas son dolorosos episodios que requieren controles y explicaciones precisamente para que la historia no se repita de nuevo. Sin embargo, con la tendencia de las cifras, lo más probable es que estos sucesos continúen en aumento y rápidamente lleguemos al número 10.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.