Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/12/2006 12:00:00 AM

¿Con qué van a salir las Farc?

¿Dirán las Farc "sí" a la propuesta de intercambio humanitario?

No hay consenso sobre qué tan importante militarmente es la zona ofrecida por el gobierno para dialogar con la guerrilla un posible intercambio de secuestrados políticos por guerrilleros presos. Y por lo tanto, es difícil anticipar la respuesta que darán las Farc.

Este martes, el gobierno de Álvaro Uribe acogió la propuesta de una comisión integrada por Suiza, España y Francia para despejar El Retiro, un pequeño caserío en el sur del Valle, para negociar con las Farc el canje de los secuestrados.

La zona propuesta no supera los 180 kilómetros cuadrados, donde en teoría se retirarían tropas del Batallón de Ingenieros Agustín Codazzi, perteneciente a las sexta brigada del Ejército.

¿Qué tan relevante es esta zona para las Farc? El Retiro es un caserío del municipio de Pradera, a hora y media de Cali, muy cerca al departamento del Tolima. En él no habitan más de 30 familias que cuentan con una iglesia, una escuela, una casa comunal, un puesto de salud y una cancha de fútbol.

Aunque Pradera no ha sido gran protagonista en el conflicto colombiano, los grupos ilegales han tenido presencia permanente en sus alrededores: el sexto frente de las Farc, comandado por Miguel Pascuas alias 'Sargento Pascuas', tiene influencia en este municipio, en Florida y en Palmira. Sobre los últimos movimientos en la zona, la Fundación Seguridad y Democracia señala que, aparentemente, "las estructuras subversivas que tienen jurisdicción en esta zona han mantenido en el último año una disputa interna por el control de las tropas y el manejo del dinero, la cual ha provocado el asesinato de varios jefes guerrilleros de rango medio".

Según inteligencia militar, los alrededores de Pradera comprenden zonas planas y montañosas que son utilizados por la guerrilla para llegar hasta el Parque Nacional Las Hermosas donde hay sitios utilizados como "escampadero" de las operaciones del Plan Patriota y para esconder secuestrados.

Sin embargo, Fabio Cardozo, ex miembro de la Oficina Gestión de Paz de la Gobernación del Valle y candidato a la Cámara de Representantes, no cree en esta versión. Asegura que El Retiro tiene poco valor estratégico para el grupo guerrillero. "Para las Farc, más que esa zona, su área de influencia es Florida y Pradera, no ese caserío", puntualizó. Durante este gobierno, las Farc han insistido en un despeje militar de estos dos municipios cuya extensión es de 785 kilómetros cuadrados.

Luis Orlando Mina, alcalde de Pradera, confirma lo que dice Cardozo. "En El Retiro no hay presencia permanente ni de guerrilla, ni de paramilitares", agrega.

Aunque se sabe que 'Pablo Catatumbo', el actual jefe del Bloque Suroccidental de las Farc con alta injerencia en la zona, se reunió previamente con la comisión internacional que le lanzó la propuesta al gobierno para definir la zona de encuentro, existe la posibilidad de que las Farc rechacen la propuesta.

Quienes conocen la zona, aseguran que este caserío es importante para llegar al Huila y al Tolima y que, a la hora de responder, posiblemente las Farc no tendrán en cuenta la extensión del terreno, sino el tiempo que les den para desplazarse hasta el lugar y esa será la razón para sus condiciones.

"No nos hagamos falsas ilusiones. Si de verdad la Comisión habló con Catatumbo eso no es garante para que el secretariado diga que sí (...) tampoco  creo que las Farc estén dispuestas a contribuir con la foto de Uribe recibiendo a Ingrid Betancourt o a los diputados del Valle(...) incluso creo que las últimas iniciativas del Gobierno han sido construidas a sabiendas de las Farc las van a rechazar. Si las Farc dicen que no, el Gobierno quedará como el más generoso de todos, y si dicen que sí, lo mismo", añade Cardozo.

Se agitan las agendas
 

Por otro lado, la decisión gubernamental de aceptar un despeje en el Valle para discutir el acuerdo humanitario con las Farc agitó la agenda política de los candidatos presidenciales en Colombia.

Varios de los aspirantes a suceder al presidente Uribe habían insistido en la necesidad de "des-securitizar" la agenda y mostrar que Uribe también tiene falencias en temas sociales. Durante los últimos días hablaron sobre la concertación salarial, el TLC, y los "verdaderos resultados económicos" como queriendo sacar al Presidente del escenario que más reconocimiento le ha dado y que muchos creen es el núcleo de su fortaleza como candidato.

Sin embargo, el precandidato liberal Horacio Serpa y el ex magistrado Carlos Gaviria (de Polo Democrático Alternativo), los que más habían insistido en los temas económicos, fueron los primeros en reaccionar ante el cambio de agenda impuesto por el candidato presidente. Ambos volvieron a poner en primer lugar los asuntos de seguridad con la diferencia de que en esta ocasión no lo hicieron para criticar sino para elogiar la determinación de Uribe.

Ambos dijeron que la vida de los secuestrados no debe estar subordinada a consideraciones personales. Rafael Pardo, también precandidato liberal, insistió en que esa decisión debió tomarse hace mucho tiempo.  Antonio Navarro (del Polo Democrático) y Rodrigo Rivera fueron un poco más cautos y enfatizaron que hay que esperar la respuesta de las Farc.  Con mayor o menor expectativa, todos retomaron el tema del presidente, quien una vez más les puso la agenda a sus contradictores.

A juicio de analistas como Alfredo Rangel, ahora candidato al Senado por Cambio Radical, el cambio de opinión presidencial respecto al acuerdo humanitario es fruto de un cálculo político que le puede representar votos en la medida en que lo muestra más sintonizado con las necesidades de los familiares de los secuestrados.

Otra cosa es que las Farc acepten. Rangel cree que no lo harán porque saben que eso le representa votos al presidente que ellos enfrentan. En otras palabras, las Farc pierden si aceptan, pero tampoco ganan si rechazan la propuesta de la comisión internacional, que ahora es de Uribe.

En medio de la discusión, lo que más preocupa a los familiares de los secuestrados es, precisamente, la politización del acuerdo humanitario.

Lo dijo Yolanda Pulecio tan pronto supo que el Presidente habló por televisión sobre el tema. Para no pelear con el gobierno, lo repitió entre líneas este miércoles. Y lo piensan también varios de los candidatos presidenciales quienes aún se preguntan por qué el presidente reveló en público los detalles de un plan de acuerdo humanitario para cuyo funcionamiento es indispensable la confidencialidad.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.