Lunes, 16 de enero de 2017

| 2005/06/19 00:00

Conflicto palestino-israelí

La elección de Mahmoud Abbas como nuevo presidente de la Autoridad Nacional Palestina le dio un nuevo aire al conflicto más antiguo y complejo del mundo. Vea todos los artículos publicados por la revista sobre el tema y entienda de qué se trata.

Conflicto palestino-israelí

El conflicto palestino-israelí es muy antiguo. Su historia reciente se fija desde 1947 cuando la Asamblea General de la ONU aprobó la creación del Estado de Israel en territorios de asentamiento palestino, por lo que millones de palestinos fueron desplazados. Desde ese momento comenzó un enfrentamiento que aún no termina y le ha costado la vida a cerca de 3.000 palestinos e israelíes.

Los primeros reclaman a Jerusalén, la capital israelí, como suya y exigen la creación de un Estado palestino. Aunque el conflicto no se reduce a la disputa por el territorio, esta es una variable importante. En ese marco se han registrado dos guerras (la de los Seis Días en 1967 y la del Yom Kipur en 1973) y dos Intifadas. Las últimas son levantamientos violentos declarados por los palestinos para conseguir sus exigencias y para protestar en contra de los atropellos israelíes. La primera Intifada fue declarada en 1987 y terminó en 1993 con la firma de los Acuerdos de Oslo. La segunda estalló el 28 de septiembre de 2000 ante el supuesto incumplimiento de Israel a los acuerdos y aún no ha terminado. El saldo hasta ahora es de cerca de mil muertos palestinos e israelíes.

La Intifada se ha prestado para cruentos enfrentamientos entre ambos bandos. De un lado, radicales palestinos se inmolan y atentan en contra de infraestructura y ciudadanos israelíes. Y de otro, Israel -con el apoyo incondicional de Estados Unidos- se ha declarado capaz de todo con tal de frenar a los palestinos. Con ese argumento se han tomado medidas como la construcción del muro de Cisjordania  y los atentados en contra de líderes palestinos  como los sucedidos a principios de 2004.

La comunidad internacional  no ha sido ajena al problema. Numerosas organizaciones internacionales se han manifestado en contra del terrorismo palestino, pero sobre todo, en contra de las violaciones de los derechos humanos en las que ha incurrido Israel  con sus medidas. En respuesta, el pueblo judío se ampara en su derecho a la legítima defensa.

Por su inestabilidad, el conflicto siempre está a punto de convertirse en una guerra  de grandes dimensiones. Los temores crecieron cuando la salud  del líder palestino Yasser Arafat  comenzó a agravarse a mediados de 2004 y adquirieron tonos apocalípticos cuando murió en noviembre de 2004. En ese entonces se habló de la desprotección del pueblo palestino después de la muerte de su máximo representante, de una eventual anarquía del pueblo y de la imposibilidad de encontrarle un reemplazo.

Pero la elección de Mahmoud Abbas como presidente de la Autoridad Nacional Palestina el pasado 9 de enero le dio un nuevo aire al conflicto y a las posibilidades de paz. Abbas se ha mostrado dispuesto a reanudar los diálogos con el primer ministro israelí, Ariel Sharon, que a su vez ha expresado estar receptivo a las propuestas palestinas, por lo que se espera que ambas partes lleguen a un acuerdo y por fin haya calma, aunque sea tensa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.