Domingo, 22 de enero de 2017

| 2007/11/30 00:00

Conmovedor testimonio de Íngrid: “Duerme uno en cualquier hueco, tendido en cualquier sitio, como cualquier animal”

En la carta que la ex candidata presidencial, Íngrid Betancurt, escribió para su mamá detalla las inhumanas condiciones provocadas por las Farc con su secuestro.

En el vídeo aparece Ingrid Betancur, en un silencio profundo, con el pelo largo y, al parecer, encadenada.

Ingrid Betancurt ha ido perdiendo su tradicional fortaleza: “Estoy mal físicamente. No he vuelto a comer, el apetito se me bloqueó, el pelo se me cae en grandes cantidades”, revela en uno de los estremecedores párrafos de la carta que escribió para su madre, doña Yolanda Pulecio. El texto desnuda la crueldad de las Farc en toda su dimensión: la humillan, le quitan sus modestas pertenencias, no le permiten tener ningún tipo de comunicación con su familia y ni siquiera le prestan un diccionario para que a ella no se le olviden las palabras.

Es tan triste su situación que, por ejemplo, guardó una foto de un periódico, que un día encontró en su camino, porque en ella aparece la publicidad de un joven y a ella le provoca ternura porque siente que así de grande está su hijo, Lorenzo.

Y cuenta que los miembros de las Farc son tan duros que hasta un escapulario que tenía se lo quitaron: “Los dibujos de Natasha y Stanis, las fotos de Mela y Loli, el escapulario de mi papá, un programa de gobierno con 190 puntos, todo me lo quitaron. Cada día me queda menos de mí misma”.

Ingrid Betancurt también cuenta que en la selva, en el lugar de su secuestro, la vida no vale nada: “Como te decía, la vida aquí no es vida, es un desperdicio lúgubre de tiempo. Vivo o sobrevivo en una hamaca tendida entre dos palos, cubierta con un mosquitero y con una carpa encima, que oficia de techo, con lo cual puedo pensar que tengo una casa.
Tengo una repisa donde pongo mi equipo, es decir, el morral con la ropa y la Biblia que es mi único lujo. Todo listo para salir corriendo. Aquí nada es propio, nada dura, la incertidumbre y la precariedad son la única constante. En cualquier momento dan la orden de empacar y duerme uno en cualquier hueco, tendido en cualquier sitio, como cualquier animal (...) Me sudan las manos y se me nubla la mente y termino haciendo las cosas dos veces más despacio que lo normal. Las marchas son un calvario porque mi equipo es muy pesado y no puedo con él”.

Y deja el testimonio que una cosa tan elementa como el agua ya para ella no es igual. “Antes disfrutaba cada baño en el río. Como soy la única mujer del grupo, me toca prácticamente vestida: shorts, brasier, camiseta, botas. Antes me gustaba nadar en el río hoy ni siquiera tengo alientos para eso. Estoy débil, friolenta, parezco un gato acercándose al agua. Yo que tanto he adorado el agua, ni me reconozco. (...) Pero desde que separaron los grupos no he tenido ni el interés ni la energía para hacer nada. Hago algo de estiramiento porque el estrés me bloquea el cuello y duele mucho”.

La carta, que será publicada en su totalidad en su edición de este domingo 2 de diciembre por SEMANA y Semana.com, refleja en todas sus líneas el comportamiento absolutamente bárbaro de las Farc que secuestraron a Ingrid precisamente cuando se acabaron los diálogos de paz de la administración Pastrana y ella decidió ir a San Vicente del Caguán para ayudar a proteger a la población civil en caso de una agresión militar.

Ante el tratamiento inhumano, Ingrid se ha revelado con una fortaleza y dignidad ejemplares. Prueba de ello es el vídeo en donde nunca mira a la cámara, en un símbolo que su familia interpreta como una resistencia para no sentirse utilizada.

“Tengo en mi memoria cada una de las edades (de mis hijos). En cada cumpleaños les canto el Happy Birthday. Solicito que me permitan hacer una torta. Pero desde hace tres años siempre que pido, la respuesta es no. Igual, si traen una galleta o una sopa cualquiera de arroz y fríjol, que es lo usual, con eso hago de cuenta que es una torta y les celebro en mi corazón su cumpleaños”, cuenta en otra parte. Y es que a pesar de todo, es el recuerdo de sus hijos y de su familia lo que la mantienen viva.

Por eso, desde la selva, como cualquier madre, da consejos para que ellos se superen cada día más: “A mi Melelinga (Melanie); mi sol de primavera, mi princesa de la constelación del cisne, a ella que tanto adoro, quiero decirte que soy la mamá más orgullosa de esta tierra (...) Y si tuviera que morir hoy, me iría satisfecha con la vida dándole gracias a Dios por mis hijos. Estoy feliz con su master en N.Y. Eso es exactamente lo que yo le hubiera aconsejado (...) Pero ojo, es muy importante que haga su DOCTORADO. En el mundo de hoy, hasta para respirar se necesitan credenciales (...) No me voy a cansar en insistirle a Loli (Lorenzo) y Mela que no claudiquen hasta obtener su PhD. Quisiera que Mela me lo prometiera”.

Y, claro, también detalla sus sueños por ver algún un país mejor: “Yo aspiro a que algún día tengamos esa sed de grandeza que hace surgir a los pueblos de la nada hacia el sol. Cuando seamos incondicionales ante la defensa de la vida y de la libertad de los nuestros, es decir, cuando seamos menos individualistas y más solidarios, menos indiferentes y más comprometidos, menos intolerantes y más compasivos. Entonces ese día seremos la nación grande que todos quisiéramos que fuéramos. Esa grandeza está ahí dormidita en los corazones”.

Historia de las pruebas de vida
 
No se cumplía aún una semana desde el enérgico reclamo del presidente Álvaro Uribe a las Farc por incumplir la promesa de entrega de las pruebas de supervivencia de los secuestrados cuando estas aparecieron. Lo hicieron de una forma inusual: fueron halladas en una operación del Ejército Nacional contra tres milicianos de ese grupo armado ilegal. El operativo había sido coordinado por la Fiscalía, que tenía sospechas sobre la planeación de un atentado terrorista.

Los uniformados que participaron en la operación detuvieron a Humberto Montaña Valencia (supuesto jefe de la red urbana Antonio Nariño, de las Farc), Cindy Yuley Dumai Cuevas y Brigite Adriana Vega Paredes. Lo hicieron junto a un puente peatonal de la avenida Primera de Mayo con Boyacá, en Bogotá. Llevaban varias semanas siguiendo sus comunicaciones electrónicas y sabían que tenían que buscar un “paquete”, que sospecharon, era de explosivos. Al descubrir su verdadero contenido no lo podían creer. Había fotos de los secuestrados y cinco videos con las más recientes pruebas de supervivencia de 12 policías y militares, los tres cooperantes estadounidenses, la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt y el ex senador Luis Eladio Pérez.

Los milicianos fueron judicializados y las pruebas presentadas al país en la madrugada del viernes por el comisionado de paz, Luis Carlos Restrepo. Las entristecedoras imágenes desataron un debate político que tiene varios protagonistas: los familiares de los secuestrados, que reclaman la reanudación de la mediación del presidente venezolano Hugo Chávez y la senadora Piedad Córdoba; el Ejecutivo colombiano, que prefiere buscar ayuda en sectores más distantes de su contraparte; EU, que exigió la liberación unilateral de los rehenes; Francia, que en cuestión de horas pasó de declarar la mediación de Chávez como “cosa del pasado” a calificarla como “importante en el futuro”; Chávez, que fustigó a Uribe por capturar “a los tres mensajeros que llevaban las pruebas”; la senadora Córdoba, que asegura que esas son las anunciadas pruebas; y las Farc, que pretendían dar un golpe de opinión con los videos.

Hasta hubo expertos que salieron a interpretar lo que decían los labios de los secuestrados en el video sin audio revelado por la Presidencia de la República. De la Ingrid Betancourt beligerante de hace cinco años queda ahora una mujer demacrada, triste y silenciosa, cuyo mutismo en el video es quizá la parte más dolorosa de las pruebas. Igual camino escogió el ex senador Luis Eladio Pérez, quien pese a ser orador consumado prefirió bajar la cabeza cuando la cámara de los guerrilleros lo filmó. Sus expresiones son signo inequívoco de reproche por la ignominia a la que son sometidos.

Para el presidente Álvaro Uribe, las imágenes incluidas en las pruebas demuestran que las Farc son un grupo terrorista. En distintos escenarios el jefe de Estado colombiano se refirió el viernes la tema comparando la situación de los secuestrados con la de los torturados de la violencia nazi durante la segunda guerra mundial.

El debate político

Aunque el gobierno dijo no tener idea sobre el destino que tendrían dichos testimonios en manos de las Farc, tanto los analistas como los familiares de los secuestrados saben que se trata de las evidencias de vida prometidas por las Farc al presidente Chávez. El hecho de que la guerrilla se haya tomado el trabajo de filmarlas y transportarlas hasta Bogotá refuerza dicha tesis. Además, dos de los testimonios de los secuestrados –que también enviaron cartas- iban dirigidos al presidente venezolano y los videos fueron grabados entre el 23 y el 24 de noviembre, dos días después de la fecha en que el presidente venezolano Hugo Chávez los esperaba.

Las reacciones de los familiares fueron de exigencia para continuar en el camino que conduzca a su liberación. Astrid Betancourt se declaró “muy emocionada” por las imágenes de su hermana y dijo que muestran que ha sido “eficaz” la mediación del presidente venezolano, Hugo Chávez, y la senadora colombiana Piedad Córdoba.

“Es una imagen triste de mi hermana, pero está viva”, recalcó la hermana de Betancourt, al comentar esta primera prueba de vida de la rehén colombo-francesa que se obtiene desde mediados de 2003. Astrid Betancourt dijo que las imágenes se remontan “aparentemente” a los últimos días del mes de octubre, “lo que muestra” que las FARC estaban haciendo llegar las pruebas de vida para “dárselas al presidente Chávez”.

Lorenzo Delloye, el hijo menor de Ingrid Betancourt, aseguró que está “contento” de que su madre esté con vida, aunque le angustia su aspecto, y pidió la reanudación de la mediación de Chávez, para su liberación. “Ver la foto y ver a mi madre hasta qué punto está flaca, delgada, rabiosa, y verla así de triste, me impacta. Sabía que estaba triste, que no estaba bien, pero no me la imaginaba así”, aseguró Lorenzo Delloye, que reside en París con su padre y primer marido de la secuestrada, Fabrice Delloye.

Algunos de los secuestrados llevan hasta cinco años en poder de las Farc que para nada se conduele de las familias de sus víctimas y no les permite noticias de ellos. Sólo en contadas excepciones, o como en este caso en el que fueron descubiertas en poder de tres guerrilleros.

Es tal el aislamiento de los secuestrados que durante las últimas semanas entraron en el escenario el presidente Hugo Chávez y la senadora Piedad Córdoba a mediar entre el gobierno y las Farc para trazar un camino en la búsqueda de un intercambio humanitario pero el proceso se frustró, entre otras razones, porque las Farc no entregaron las pruebas de vida a pesar de que el mandatario venezolana había dado su palabra a su colega francés, Nicolás Sarkozy, de entregárselas en Paris el 20 de noviembre.

En la madrugada de este viernes, Luis Carlos Restrepo, Alto Comisionado para la Paz, informó en una rueda de prensa:

1. En una operación militar del Ejército de Colombia contra las estructuras urbanas de las FARC en Bogotá, con la coordinación del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía General de la Nación, fueron capturados en flagrancia tres personas, en cuyo poder se encontraron pruebas de supervivencia de un grupo de secuestrados por las FARC:

Se trata de cinco videos, cuatro de los cuales registran fecha de grabación los días 23 y 24 de octubre de 2007.

Aparecen registros de:

Doctora Ingrid Betancourt Pulecio. Video del 24 de octubre de 2007.

Sargento Viceprimero del Ejército Erasmo Romero. Video del 23 de octubre de 2007.

Teniente de la Policía Vianey Rodríguez Porras. Video del 23 de octubre de 2007.

Cabo Primero de la Policía Julio César Buitrago Cuesta. Video del 24 de octubre de 2007.

Cabo Primero de la Policía Jairo Durán Puerto. Video del 24 de octubre de 2007.

El quinto video registra fecha de grabación 1 de enero de 2007. No obstante el Sargento Viceprimero José Ricardo Marulanda Valencia, manifiesta en su saludo que la grabación se realizó el día 23 de octubre.

En este video aparecen las siguientes personas: Señor Mark Goncalves. Contratista norteamericano. Video del 1 de enero de 2007.
Señor Kein Stambler. Contratista norteamericano. Video del 1 de enero de 2007.

Señor Thomas Howes. Contratista norteamericano. Video del 1 de enero de 2007.

Doctor Luis Eladio Pérez. Video del 1 de enero de 2007.

Capitán del Ejército Juan Carlos Bermeo Covaleda. Video del 1 de enero de 2007.

Cabo Primero del Ejército José Miguel Arteaga. Video del 1 de enero de 2007.

Sub Intendente de la Policía Armando Castellanos. Video de 1 de enero de 2007.

Teniente del Ejército Raimundo Malagón Castellanos. Video de 1 de enero de 2007.

Cabo Primero del Ejército William Pérez Medina. Video de 1 de enero de 2007.

Sargento Primero del Ejército José Ricardo Marulanda Valencia. Video de 1 de enero de 2007.

Sargento Segundo del Ejército Amaon Flórez Pantoja. Video de 1 de enero de 2007.

Igualmente en los elementos incautados se hallaron siete cartas, así:

De Thomas Howes para Mariana Howes. Sin fecha.

De Thomas Howes acerca de su testamento. Del 26 de noviembre de 2006.

De Mark Goncalves para el terrorista, alias Mono Jojoy. Del 23 de octubre de 2007.

Del Teniente del Ejército Raimundo Malagón para la familia de Efraín Malagón. 23 de octubre de 2007.

Del Teniente del Ejército Raimundo Malagón para la familia de Stella Malagón. Sin fecha.

Del Teniente del Ejército Raimundo Malagón para el Presidente Hugo Chávez. Del 23 de octubre de 2007

De la doctora Ingrid Betancourt para su señora madre. Del 24 de octubre de 2007.

Igualmente se halló una memoria digital con fotografías de los mismos secuestrados ya relacionados en este comunicado.

2. Este material se encuentra en este momento sujeto a cadena de custodia por parte del CTI y sometido a los controles legales pertinentes.

3. Este comunicado se expide con autorización de la Fiscalía General de la Nación, y por razones estrictamente humanitarias.

4. Por razones humanitarias, los familiares de las víctimas podrán acudir a la Fiscalía Primera Delegada ante la Dirección Nacional del CTI para su conocimiento. Además, también los representantes de los medios de comunicación.

5. El Gobierno de Colombia enviará copia de este material a los gobiernos de Francia y Estados Unidos en razón de la doble ciudadanía de la doctora Ingrid Betancourt y de los tres ciudadanos norteamericanos quienes aparecen en estos documentos.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.