Martes, 17 de enero de 2017

| 2008/09/04 00:00

Continúa puja entre funcionarios de la Rama Judicial y el Ejecutivo

Los funcionarios judiciales continuarán en cese de actividades hasta que el gobierno decida atender sus reclamos sobre la nivelación de sus salarios. Mientras tanto el gobierno argumenta que ha hecho un gran esfuerzo para atender reclamos de la Justicia.

Continúa puja entre funcionarios de la Rama Judicial y el Ejecutivo

Un nuevo pulso entre la Rama Judicial y el Ejecutivo comenzó este miércoles. Pero esta vez, dentro de los protagonistas no estuvo la Corte Suprema, sino los funcionarios judiciales que decidieron parar sus actividades para exigir la nivelación de sus salarios.

Al hecho también se sumó la noticia de que un fallo judicial emitido por una sala de conjueces Tribunal Superior de Sincelejo ordenó el arresto del presidente Álvaro Uribe y otros tres altos funcionarios por el desacato a una tutela que ordenaba el aumento salarial de 148 trabajadores judiciales de Sincelejo. La polvareda que levantó el insólito hecho se deshizo con la decisión de la Corte Suprema de revocar la orden de arresto por considerarla improcedente.

Sin embargo, el paro judicial continúa y amenaza con extenderse. Desde el martes, el Ministro del Interior y de Justicia, Fabio Valencia Cossio, le dio la impronta de “ilegal” a la protesta de los funcionarios judiciales. La posición del Ministro fue respaldada por el presidente de la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura, Jesael Giraldo, quien ordenó investigar en cuáles sedes judiciales los funcionarios no fueron a trabajar y los amenazó con sanciones disciplinarias y con descontarles de sus salarios el tiempo en que pararon sus labores.

Fabio Hernández, presidente de la Asociación Nacional de Empleados de la Rama Judicial (Asonal Judicial), en horas de la tarde rechazó la posición del gobierno y del magistrado Giraldo. Argumentó que el paro no era un capricho, sino que “se colmó la paciencia de los trabajadores”, y exigió al gobierno que se "cumpla la ley en lo relacionado con la nivelación salarial, pues se presentan muchas injusticias por los desniveles".

Hernández también explicó que el paro también tenía el propósito de pedir la revisión del concurso por el cual se ingresa a la Fiscalía, pues, según los huelguistas, hay funcionarios que llevan más de 15 años en la Rama y han demostrado idoneidad para los cargos.

El magistrado Giraldo en declaraciones a la prensa dijo que la Rama Judicial había luchado por reglamentar la Carrera Judicial para lograr la estabilidad laboral de los jueces y que era “confusa” esa exigencia.

Al medio día, el presidente Álvaro Uribe, en una alocución emitida por televisión para responder a los reclamos por no acatar la tutela de los funcionarios judiciales de Sincelejo, dijo que no era posible el ajuste salarial para los empleados de la rama judicial, debido a las dificultades económicas del país. El primer mandatario dijo que el presupuesto de la Rama Judicial pasó de 831 mil millones de pesos en 2002, a 1 billón 581 mil en 2009.

“Yo quiero que los compatriotas piensen en estas cifras, en un país que todavía tiene muchísimos problemas de déficit y de endeudamiento”, subrayó Uribe. También pidió a la Fuerza Pública que actuara para restablecer el acceso a los juzgados en los que los manifestantes lo habían obstaculizado.

Horas más tarde, la Central Unida de Trabajadores (CUT) se sumó a la protesta de los funcionarios de la rama judicial. En un comunicado, en el que invitaron a los demás sindicatos y organizaciones a apoyar el paro, expresaron su rechazo a la respuesta del gobierno: “Condenamos la actitud arrogante con que el gobierno ha desatendido las justas peticiones de los trabajadores de la justicia, que sólo piden que se dote a la rama judicial de los recursos económicos que les permita su funcionamiento en condiciones dignas”, suscribió la CUT.

Las cifras de participantes en el paro, que amenaza con extenderse hasta que el gobierno no de respuestas a los reclamos de los sindicalistas, también fueron motivo de discrepancias. Mientras Asonal dijo que el 80 por ciento de los 42 mil funcionarios de la rama judicial, entre jueces y fiscales, participaron del paro, las autoridades dijeron que en el primer día solamente acataron la orden de paro en Bogotá, en la región de la Costa Caribe y en los Santanderes.

En un comunicado, el Consejo Superior de la Judicatura dijo que “los distritos judiciales de Armenia, Pereira, Manizales, Neiva, Villavicencio, Antioquia, Quibdo, Cundinamarca y Cali-Buga, Pasto, San Andrés y Providencia no participan del paro convocado por Asonal- Judicial”.

El CSJ también señaló que las sedes bloqueadas fueron: Bucaramanga, Cúcuta, Ibagué, Tunja, Santa Marta, Sincelejo y Valledupar. “Las demás sedes están en la mayoría abiertas al público. Pero algunos de los empleados ingresaron a trabajar y los otros se quedaron en la protesta”.




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.