Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2006/12/12 00:00

Corrida de luces y sombras en la Santamaría

Balance de la primera corrida de la temporada bogotana: Un manso encierro de El Paraíso no permitió el lucimiento de los espadas.

Corrida de luces y sombras en la Santamaría

A punto estuvieron de llenarse de aficionados los tendidos de la plaza de Santamaría, en la primera corrida de la temporada bogotana, el pasado viernes festivo. No hubo lleno en parte por el agua que cayó desde el mediodía. No había más excusas porque el cartel de lujo programado por los directivos de la Corporación: Enrique Ponce, César Jiménez y Ramsés.
 
No obstante, el encierro de Jerónimo Pimentel echó al traste todas las expectativas porque a pesar de su muy buena presentación y su pelaje variopinto, después del tercio de varas se rajaron y buscaron los terrenos de adentro de manera descarada.
 
Los tres diestros, con mucha voluntad y ganas intentaron mostrar lo mejor de sí pero al final todo quedó en unas cuantas ovaciones y pare de contar.
 
El madrileño César Jiménez dejó un buen sabor de boca entre los asistentes pues después de insistir con mucho ahínco logró sacarles tandas de muletazos al único toro negro del encierro y que pesó en la báscula 454 kilos. Se mostró muy artista, componiendo la figura y ligando naturales de muy buena factura. Mató de estocada un tris tendida que sirvió para que rodara Jarrero y cortar la única oreja de la tarde.
 
En cuanto al maestro Ponce fue muy poco lo que pudo conseguir porque se estrelló con dos mansos de solemnidad que no le permitieron mostrar todo lo que lleva dentro. Al final de la corrida se veía en su rostro el disgusto que llevaba al no haber podido triunfar. Sin embargo la afición que ya lo conoce le brindó una sonora ovación al despedirlo.
 
Y el matador colombiano Ramsés quiso repetir los triunfos de la temporada pasada al mostrar mucho valor y ganas, pero todo quedó en eso. Y como estuvo pesado con la espada su labor fue silenciada.
La temporada continúa ahora en Cali y Manizales para retornar nuevamente a Bogotá el 21 de enero de 2007 con la novillada.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.