Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/9/2007 12:00:00 AM

Crece debate entre musulmanes y cristianos por mezquita en España

Sara Guevara describe desde Madrid la nueva controversia religiosa entre el Islam y el Cristianismo a raíz de la idea musulmana de retomar Al Andalus, como se le conocía a Andalucía desde 756 hasta 1492.

En medio de la resaca de Año Nuevo y el aturdimiento causado por el atentado de ETA en el aeropuerto de Madrid, una nueva controversia religiosa entre el Islam y el Cristianismo se ha gestado en la Córdoba española, aquella que junto con Granada y Sevilla se han convertido en objetivos de reconquista de muchos integristas islámicos que han jurado no descansar hasta retomar Al Andalus, como se le conocía a la actual Andalucía durante la conquista y la posterior expansión musulmana del año 756 hasta 1492.

La disputa religiosa ha iniciado con una carta enviada por el presidente de la Junta Islámica española, Mansur Escudero, al Papa Benedicto XVI, en la que le propone que la Mezquita-Catedral de Córdoba, actual Patrimonio Mundial de la Humanidad y anteriormente conocida como Alhama, pueda ser utilizada por los dos credos –cristiano e islámico– como lugar de oración, argumentando no sólo el creciente número de fieles musulmanes en España, sino el aparente rechazo de los guardias del lugar religioso a quienes pretenden postrarse en la catedral para cumplir con los rezos del Islam.
Las reacciones no se han hecho esperar. El obispado de Córdoba ha resaltado que las raíces cristianas de la ciudad deben ser respetadas y que el uso compartido del tesoro cultural y religioso no es apropiado en el caso de la catedral porque no contribuiría al diálogo, sino que “generaría confusión en los fieles, dando pie a la indiferencia religiosa”.

Los católicos de la zona se preocupan por el “aprovechamiento mediático” de los miembros de la Junta Islámica, cuyo presidente no ha vacilado en llegar con su alfombra y postrarse ante los muros de la mezquita-catedral, e insisten en que el verdadero objetivo es convertir Córdoba en el mayor centro de peregrinación de Europa. Se preguntan si con la misma generosidad con la que el representante musulmán plantea convertir el preciado monumento cordobés en un lugar ecuménico, permiten los imanes en las mezquitas del resto del mundo que los “infieles” cristianos entren a cumplir con los deberes religiosos de su Iglesia.

Los historiadores han terciado en la discusión y recuerdan que la antigua mezquita de Córdoba, cuya construcción total duró cerca de 200 años, fue en realidad erigida en el año 786, luego de la destrucción por parte de los musulmanes del complejo episcopal visigótico dedicado a San Vicente mártir. Luego, subrayan, fue recuperada para el cristianismo en 1236, y desde el siglo XV fue adecuada para los ritos católicos. La mezquita-catedral, que constituye el monumento más importante del arte hispano-musulmán, con sus 23.400 metros cuadrados es la tercera mezquita más grande del mundo, sólo superada por las de Casablanca y la Meca.

Para los líderes de la comunidad musulmana en España, la controversia está lejos de ser resuelta y entre sus integrantes tampoco están de acuerdo. Mientras en el sitio web Islam argumentan que “el resultado de la genialidad andaluza está en manos de un país extranjero, que lo explota descaradamente” y exhorta a los musulmanes y a los no-musulmanes a no renunciar al monumento, el Imán de la Mezquita de Almería Abadallah Mhanna, considera que aunque la propuesta “es cariñosa” debe haber separación entre las dos religiones para evitar conflictos. La Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas ha ido más lejos, y ha pedido un diálogo con la Iglesia católica, con el objetivo de recuperar el patrimonio musulmán que pertenezca al Vaticano a cambio del patrimonio católico que se encuentre en manos musulmanas.

Entre tanto y a pesar de las indirectas entre unos y otros, los políticos evitan tocar a fondo un tema tan espinoso que prefieren dejar por ahora en el ámbito exclusivamente religioso. En el nivel general, existe la opinión de que es mejor no politizar y evitar por todos los medios generar situaciones conflictivas que vayan en contra de la convivencia pacífica de las dos religiones en España.

La decisión, piensan los cordobeses tanto de uno como de otro credo, está en manos de la Iglesia, que deberá pensarlo inteligentemente. Para muchos, la catedral se ha convertido en un lugar eminentemente turístico donde resulta difícil concentrarse en la oración y piensan que quizá sería más fácil permitirle a los musulmanes la construcción de una nueva gran mezquita.
















¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.