Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2006/05/05 00:00

Cría fama

El experto en movilidad urbana Fernando Rojas dice que por estar embelesada con los buenos resultados de Transmilenio, la Alcaldía de Bogotá ha dejado de lado la solución de los problemas asociados a su expansión.

Cría fama

TransMilenio ha traído para Bogotá un gran número de ventajas. Nuestra ciudad ahora tiene un aire de modernidad con sus buses rojos, sus carriles exclusivos, sus estaciones y el espacio público que se construye al paso de las troncales. El impacto positivo que ha tenido en el mejoramiento de la calidad de vida de miles de bogotanos no tiene discusión.

Pero TransMilenio es un sistema en crecimiento y sujeto a mejorar. Por eso, luego de cinco años de funcionamiento del sistema, sus usuarios nos hacemos más exigentes y toleramos menos los errores. Con esto no quiero decir que esté a favor de los bloqueos al sistema. Lo que digo es que el Distrito y TransMilenio S.A. están embelesados con la buena imagen del sistema en escenarios internacionales y con los buenos resultados obtenidos en los primeros años de funcionamiento. Mientras tanto, la solución de los problemas que resultan de su crecimiento y expansión deja mucho que desear.

Recorriendo el sistema pueden comprobarse varios problemas, muchos de ellos señalados desde hace algunos años por quienes trabajamos estos temas. Las rutas alimentadoras, que acercan hasta los portales y estaciones intermedias a las personas que viven en la periferia de la ciudad y en sectores de alta demanda, son un gran talón de Aquiles. Al compartir las vías con buses y carros, durante las horas pico dejan de ser regulares y las personas deben esperar largamente, lo que reduce el tiempo que se gana en los buses rojos.

Otro problema es el mal estado en que se encuentran los pisos de las estaciones de mayor movimiento. Los huecos ponen en riesgo a todos los usuarios, principalmente a las mujeres que utilizan zapatos de tacón. Mientras tanto, la gerencia de TransMilenio sigue insistiendo en instalar pisos de un material que no soporta altos niveles de circulación y que tienen que ser reemplazados una y otra vez.

La cultura ciudadana también brilla por su ausencia. No ha sido posible que TransMilenio encuentre un mecanismo efectivo para organizar la entrada y salida de pasajeros en los articulados. En esas breves estampidas prima la ley del más fuerte o del más ágil, dificultando el acceso racional y organizado a los buses.

¿Qué pasa con TransMilenio? ¿Será que crió fama y…? Pues parece que sí. TransMilenio se ve frecuentemente desbordado por las demandas de los usuarios y parece reaccionar sólo cuando se presentan bloqueos o cuando hay accidentes. Repito, TransMilenio al comienzo fue una machera, pero cada vez se hace más notoria la falta de liderazgo y de innovación en sus directivas.

Buena parte de los bogotanos dio la bienvenida a TransMilenio y este sistema hace parte hoy del paisaje de la ciudad. Pero para que no pierda su rol de agente modernizador del transporte masivo, sus directivas deben tener un liderazgo auténticamente gerencial y no ir a la zaga de los usuarios. Necesitamos que la Alcaldía, a través de la gerencia de TransMilenio le meta mano al sistema para solucionar de forma eficaz y efectiva los problemas que se presentan. La introducción del sistema de letras y colores en el uso del sistema es un claro ejemplo de ineficacia gerencial. No hubo una campaña a gran escala a través de los medios masivos para que la gente entendiera el cambio y lo viera como una ganancia para sí, y no como un invento de unos burócratas desconectados de la realidad.

Si no innova cada día, el servicio de TransMilenio se irá deteriorando y se reforzará la percepción de que con este sistema sólo ganan los empresarios dueños de los buses. Los problemas que presenta aún tienen solución. De los buenos resultados que se obtengan en esta materia depende su futura expansión y que sus beneficios lleguen a un mayor número de bogotanos.

Ojalá que TransMilenio entienda que presta un servicio por el cual los bogotanos pagamos y del que esperamos sea de buena calidad. Ojalá la Alcaldía y su gerencia de TransMilenio entiendan que es hora de un auténtico liderazgo y de darnos a los usuarios del sistema la importancia que nos merecemos.

frp1978@mailcity.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.