Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/12/2006 12:00:00 AM

Crítica literaria de Nieve

Catalina Gómez Ángel, periodista de Cultura de SEMANA, escribe sobre Nieve, la novela del nuevo Premio Nobel de Literatura. La obra ya está en las estanterías de las librerías colombianas.

Nieve
Orhan Pamuk
Alfaguara
504 páginas

El turco Orhan Pamuk pertenece a ese inmenso grupo de escritores que fueron descubiertos para los lectores de habla hispana muchos años después de que hubieran alcanzado renombre internacional. Sus obras habían sido traducidas a más de 15 idiomas cuando la editorial Alfaguara publicó en 2001 El libro Negro, escrita en 1990. Más adelante ha publicado La vida nueva (2002, escrito en 1994) y Me llamo Rojo (2003), libro considerado por la crítica internacional como una de las mejores novelas escritas en los últimos años. Tanto es así que a Pamuk se le concedió este jueves el Premio Nobel de Literatura.

Nieve, su última novela, lo ha vuelto a poner en el panorama internacional no sólo por haber sido considerada por los periódicos The New York Times y The Guardian como una de las mejores novelas de 2004, sino por los temas que aborda y, más aún, por algunas declaraciones que dio durante su etapa de promoción. Pamuk dijo que el asesinato de armenios por parte de los turcos había sido un genocidio donde habían muerto más de 30.000 personas, declaración que en Turquía fue considerada como una blasfemia. En este país nunca se ha aceptado que haya habido un asesinato masivo de armenios y mucho menos un genocidio.

A Pamuk, que nació y vive en Estambul, se le abrió un proceso judicial que estuvo a punto de llevarlo a la cárcel. Pero esto sólo hizo amentar la fama de este escritor, que es considerado en su país una especie de estrella de rock.

En Nieve, Pamuk sigue explorando en su preocupación por hacer visible esa doble Turquía donde convive el secularismo y el Islam político, que ha tomado tanta fuerza en los últimos años. Que está en negociaciones llegar a ser parte de la Unión Europea pero que a su vez afronta problemas profundos de pobreza, desempleo…

Ka es un poeta de 42 años que después de 12 de exilio en Alemania regresa a Estambul para el entierro de su madre. La historia comienza cuando Ka decide viajar hasta Kars por sugerencia de un amigo periodista. En esta ciudad cerca de la frontera con Armenia acaba de ser asesinado el alcalde y hay una cierta epidemia de suicidios femeninos porque no se les permite usar el velo. Ka, que además ha sido informado de que en esta ciudad abandonada del mundo vive Ipek, su antigua amor universitario, viaja con la expectativa de enamorarse de nuevo y, porqué no, de descubrir qué es lo que realmente allí sucede.

La novela transcurre durante los tres días que Ka permanece en Kars atrapado por la nieve. Durante ese lapso el poeta, que vuelve a escribir después de un largo período de abstinencia, se enfrenta con la compleja realidad política turca donde no sólo los islamistas han ganado un gran terreno sino que consideran ateo a todas aquellas personas que tengan alguna relación con occidente. Pero esta es sólo una de las realidades a las que se enfrenta Ka. Este turco occidentalizado, que ya no es ni de un lado ni del otro, logra ganarse por unas cuantas horas el cariño de Ipek, pero lo involucran en una serie de intrigas que al final hacen que su vida termine por ser aún más desgraciada que cuando llegó a Kars.

La historia la narra un Orham Pamuk que reconstruye la vida de su amigo poeta a través de los libros de notas que encontró en su apartamento de Frankfurt luego de su asesinato cuatro años después de su regreso de Turquía. El misterio de qué pasó con los 19 poemas que Ka escribió en Kars será la gran incógnita por responder.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.