Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2007/12/06 00:00

Crónica de la más dura pelea protagonizada hasta ahora entre Uribe y los ex presidentes Samper y Pastrana

El jefe de Estado tuvo un fuerte agarrón con los ex mandatarios en su reciente encuentro en la Casa de Nariño. ¿Por qué? El despeje para las Farc, la negociación con los paramilitares y el enfrentamiento con Hugo Chávez. Nadie recuerda una discusión de semejantes proporciones en la historia reciente.

El presidente Álvaro Uribe y los ex presidentes Ernesto Samper y Andrés Pastrana.

Dicen que en Colombia todo se sabe. Y que tal vez una de las pocas instancias en donde tradicionalmente se guardan los secretos es en la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores, un espacio de altísimo nivel no sólo por los temas que discuten –que conciernen a la seguridad del Estado y al manejo de la soberanía– sino por la calidad de los personajes: el Presidente de la República, los ex presidentes y los cancilleres, entre otros. Esta norma se rompió en esta ocasión. No habían pasado 10 horas de haber concluido esta cita –en la noche del miércoles– cuando muchas de las cosas que allí se hablaron ya habían trascendido a la opinión pública. ¿Por qué? Por un hecho que era difícil de guardar: la dura confrontación entre el presidente Uribe y los ex presidentes Samper y Pastrana.

En la mañana de este jueves, todas las emisoras ya tenían datos de lo ocurrido. En La FM de RCN se informó, por ejemplo, que el presidente Uribe utilizó palabras “muy fuertes” contra Pastrana, al extremo que un momento dado todos creyeron que la reunión iba a terminar en ese punto. Sin embargo, según la emisora, entró en ese instante la señora de los tintos y esa pausa sirvió para que los participantes tomaran un poco de aire y continuaran la charla subida de tono.

Para Caracol Radio la primera discusión se presentó cuando el ex presidente Pastrana criticó severamente al presidente Uribe por la forma en la que su gobierno está manejando el tema del intercambio humanitario, y le pidió que despejara alguna zona del país para facilitar la libertad de los secuestrados.
 
Según esta emisora, el presidente Uribe reaccionó increpando muy duramente a Pastrana, exigiéndole que lo respetara, porque él le había entregado un país literalmente “secuestrado”, y ratificó que bajo su mandato no habrá ninguna posibilidad del despeje de una parte del territorio nacional para el acuerdo humanitario.
 
La versión de la emisora dice que Pastrana le respondió diciendo que la zona de distensión que autorizó durante su gobierno para dialogar con las Farc, fue una exigencia del gobierno estadounidense. Uribe se sorprendió con esa revelación y le preguntó al ex presidente Pastrana por qué no lo había dicho antes. El Canal RCN complementó esta información revelando un hecho hasta ahora inédito. Pastrana le dijo que el despeje había sido una solicitud del entonces presidente Bill Clinton, quien le había dicho que él le ayudaba con la aprobación del Plan Colombia pero que veía que semejante iniciativa no sería aprobada si el gobierno colombiano no hacía un esfuerzo por buscar una salida negociada al conflicto. Y, así, para ponerle punto final a tantos años de guerra.
 
Pastrana contó que se la jugó por esta iniciativa y que ahora, años después, sigue pensando que para ponerle freno a la guerra debe haber una combinación de varios factores y uno de esos es no descartar para nada el diálogo tal como ha hecho Uribe.

El tema de una posible negociación con las Farc se tomó la reunión. Samper le dijo que era el colmo que él iba a cumplir dos años como facilitador en el intercambio humanitario pero que nunca había tenido en Palacio un interlocutor para expresar sus ideas. Entonces le dijo que la necesidad de hacer el intercambio humanitario con la guerrilla debía obedecer a un imperativo ético y no político.
 
Y en una situación un tanto extraña por el abismo que desde el proceso 8.000 ha separado a los ex presidentes Pastrana y Samper se mostraron de acuerdo y ambos arreciaron sus ataques contra Uribe. Samper, según Noticias RCN Televisión, le dijo que uno de los problemas más graves que tenía Uribe era el de no reconocer absolutamente nada de la gestión de los anteriores gobiernos, le reclamó que Uribe creyera que él era la única persona que había trabajado por el país. Y que todo antes de él fuera el caos.
 
Samper entonces le dijo a Uribe: “Reconozca un hecho, un solo hecho que nosotros hayamos hecho bien”. Uribe guardó silencio.

Entonces Pastrana entró de nuevo al debate y le dijo a Uribe que él no creía que quería llegar a ningún acuerdo en el tema del intercambio humanitario y que hacía esa afirmación por la negativa tajante al despeje de Uribe, que esa terquedad mostraba eso. Tesis que Samper compartió.
 
Como si el ambiente ya no estuviera lo suficientemente cargado, Samper le recriminó a Uribe el hecho de que en lugar de mostrar las obras ejecutadas por ellos no perdía oportunidad para enrostrarles los problemas que más marcaron su gestión. El ex presidente liberal le dijo que, por ejemplo, en Uribe había permanentemente una intención de revivir el proceso 8.000.
 
Pastrana volvió a la carga y dijo que en su caso Uribe lo criticaba por su fallido proceso de paz. Entonces el jefe de Estado también le dijo al ex presidente Pastrana que estaba harto de las constantes agresiones suyas contra su gobierno. “Usted ha sido desobligante, usted ha tachado este gobierno de narcotraficante y paramilitar”, expresó Uribe.
 
A lo que, según Caracol, Pastrana aclaró que nunca había dicho eso, que había expresado que algunas personas cercanas a su gobierno tenían nexos con el narcotráfico, como el caso del asesor presidencial José Obdulio Gaviria, primo hermano de Pablo Escobar.

El presidente Uribe, según RCN, le recordó que la agresión verbal había sido contra todo su gobierno como lo había dicho en una reciente entrevista de la revista SEMANA. El ex mandatario en ese momento lanzó severas críticas al proceso de paz que su sucesor adelantaba con los paramilitares. Pastrana desató la polémica con sus declaraciones a SEMANA, en las que manifestó que con el proceso de paz del gobierno con los grupos paramilitares en realidad se estaba “legalizando a los narcotraficantes”.
 
En ese momento, la reacción de la Casa de Nariño se produjo a través del alto consejero, José Obdulio Gaviria, quien dijo que las declaraciones del ex presidente Pastrana eran “un sartal de sandeces”.

En la noche del miércoles, Pastrana le dijo a Uribe que se reafirmaba en lo dicho en ese momento y volvió a decir lo que pensaba del alto consejero del Presidente: “No leo ni oigo al primo hermano de mi secuestrador, Pablo Escobar Gaviria”.
 
Para La FM, el presidente Pastrana en este punto fue categórico y le dijo a Uribe que a él le preocupaba mucho el hecho de que el consejero del Presidente tuviera un papel de agresor con mucha gente, en general, y con él, en particular. “A mí no me da lecciones de moral el primo de semejante capo del narcotráfico”, le dijo Pastrana.

Para Caracol Televisión, en ese momento Uribe se levantó y se iba a salir de la reunión. Entonces, dice el canal, Pastrana le dijo: “Presidente, no se vaya que aquí el que se tiene que ir soy yo”.

Entonces el ex presidente César Gaviria intervino y aunque no tuvo un enfrentamiento con Uribe sí llamó la atención del mal manejo que Uribe y su equipo de colaboradores da en el tema de las relaciones exteriores. Le dijo que acostumbran a reaccionar muy rápido y en caliente lo que aumenta el nivel de crispación. Por eso, sugirió que todas las respuestas a Hugo Chávez sean por escrito lo que permite no sólo ser más reflexivos sino que además se evitan los malentendidos.

Para RCN, el presidente Uribe estaba más beligerante que de costumbre. La reunión terminó con la expedición del sobrio comunicado y con la certeza, como ocurre en este tipo de encuentros, de que nada de lo que se conversa allí debe salir a la luz pública. Sin embargo, en las redacciones de los medios en la madrugada de este jueves ya se sabían todos estos pormenores.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.