Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/11/2008 12:00:00 AM

Cronología de los rifirrafes de la relación de Uribe y Chávez

La relación entre Chávez y Uribe ha pasado por varios momentos de tensión. Los dos mandatarios son los que más tiempo tienen de experiencia como gobernantes en países latinoamericanos. Semana.com presenta una cronología de los lazos entre los jefes de Estado.

Semana.com hace una cronología de la relación entre los jefes de estado de Colombia y Venezuela, Álvaro Uribe y Hugo Chávez. Cuando Uribe asumió la presidencia en el 2002, Chávez llevaba cuatro años como máximo mandatario de su país. Ahora, ambos desarrollan su segundo período presidencial, desde el 2006, lo cual determina la importancia de la relación entre vecinos, Chávez con 10 años en el poder y Uribe con 6.

Antecedentes

2001: Hugo Chávez incluye en su plan de desarrollo el tema del conflicto armado de Colombia, lo cual justifica sus futuras intervenciones políticas en el país vecino.

2002: La oposición del gobierno venezolano, liderada por Pedro Carmona, intenta derrocar a Hugo Chávez. Carmona ahora está asilado en Bogotá. La reacción del entonces candidato a la presidencia Álvaro Uribe, fue de simpatía hacia el golpe.

Ambos en el poder

Marzo de 2003: Los roces comienzan.

Ya se han presentado algunos malentendidos por los frecuentes rumores sobre los nexos entre la guerrilla de las Farc y el presidente venezolano y por el mantenimiento del asilo político de Pedro Carmona en Colombia. Chávez planea una reunión con su homólogo y expresa que “ahora, vamos a poner las cosas en su sitio, a respetarnos mutuamente, trabajar y construir juntos. Agradezco al presidente Álvaro Uribe la propuesta de una reunión".

Diciembre de 2004 – Enero de 2005: Primera crisis diplomática.

La captura del vocero internacional de las Farc, Rodrigo Granda, el 13 de diciembre en la capital venezolana, a la que Chávez calificó como secuestro y violación a la soberanía de su país, produjo la primera fractura en las relaciones políticas de implicaciones económicas para ambos países. Su resolución se dio casi 20 días después, a partir de un comunicado del gobierno colombiano y la posterior visita de Uribe al Palacio de Miraflores. La reunión se retrasó 15 días por una afectación de salud del mandatario colombiano.

Noviembre de 2005: Las relaciones económicas se estrechan.

El 24 de ese mes, en la ciudad de Punto Fijo, estado venezolano de Falcón, los presidentes firman el acuerdo para la construcción de un gasoducto entre La Guajira (Colombia) y Maracaibo (Venezuela). Chávez le confirma a Uribe que “estaremos siempre con la mano abierta hacia Colombia, con el corazón abierto hacia Colombia. Pase lo que pase, estaremos siempre, estamos incluso ‘condenados’ a ser hermanos".

Febrero de 2006: Un supuesto plan para eliminar a Chávez.

El gobierno colombiano enfrenta la acusación de querer asesinar al presidente Chávez por cuenta de las declaraciones de un ex paramilitar ante autoridades venezolanas. Supuestamente el ex director del DAS Jorge Noguera conocía anticipadamente el plan. Nunca se comprueba el intento de asesinato.

Septiembre de 2007: Comienza una ilusión para los secuestrados.

Este período es, quizás, el más prometedor de toda la relación entre ambos mandatarios. Uribe designa a la senadora colombiana Piedad Córdoba como facilitadora y al mandatario venezolano como mediador en el proceso de un eventual acuerdo humanitario con las Farc. Estos se contactaron personalmente con voceros del grupo guerrillero, buscando la liberación de los secuestrados.

Noviembre de 2007: La mediación frustrada.

Uribe pone fin a la mediación de Chávez y Piedad Córdoba. El mandatario venezolano critica el hecho de no haber sido notificado personalmente. En sus intervenciones amenazó con congelar las relaciones binacionales y acusó al gobierno de Colombia “de estar fraguando una conspiración, actuando como peón del imperio norteamericano, una provocación bélica contra Venezuela”. Chávez llamó a consultas a su embajador en Colombia.

Marzo de 2008: Peor crisis diplomática. 

El ataque de las Fuerzas Militares en el territorio ecuatoriano el 1 de marzo, y que terminó con la vida del líder guerrillero Raúl Reyes, produjo indignación en los gobiernos venezolano y nicaragüense. Este hecho agudizó la crisis en las relaciones, que ya estaban tensas, entre Colombia y Venezuela.

Uribe amenazó con denunciar en una corte internacional al mandatario venezolano por el “patrocinio a terroristas”. El 7 de este mes, en la Cumbre de Río (República Dominicana), se distensionaron las relaciones después de un demagógico discurso de Chávez que derivó en abrazos entre los mandatarios.

Mayo de 2008: En la prensa internacional se divulga información supuestamente extraída del computador de Raúl Reyes, que compromete al mandatario venezolano con el auspicio económico a las Farc. El 15 de este mes el director interino de la Interpol Ronald Kenneth asegura que los archivos de los computadores no han sido manipulados.

Junio de 2008: Giro estratégico de 180º respecto de las Farc.

Luego de la certificación que la Interpol hizo del contenido de los computadores de Raúl Reyes, el discurso de Chávez dio un vuelco inesperado. El 8 de junio en su programa ‘Aló, Presidente’, afirmó "que a estas alturas en América Latina está fuera de orden un movimiento guerrillero armado y eso hay que decírselo a las Farc" y pidió una liberación de los secuestrados sin condiciones. Uribe agradeció este gesto.

Finalmente se concretó la reunión de este viernes, 11 de julio, entre Uribe a Chávez, en territorio venezolano. Llama la atención que las dos crisis diplomáticas hayan tenido como telón de fondo a las Farc y que Venezuela haya argumentado la “defensa de la soberanía”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?