Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/4/2006 12:00:00 AM

De delito en delito

¿A quiénes buscan en la Dijin según las prioridades de las actividades ilegales de mayor impacto en el país?. Descripción de algunas de las redes.

Los listados más conocidos de delincuentes nacionales son los relacionados con el narcotráfico (“Don Diego”, paramilitar vinculado con el negocio, aparece incluso en el del FBI) y los grupos guerrilleros. El Teniente Coronel Acosta, director del área que cubre estos delitos, es también encargado de actividades ilegales como lavado de activos (que es conexa al narcotráfico) y delitos en contra del medio ambiente.

“Actualmente los cabecillas del narcotráfico distan mucho de la imagen y el comportamiento que tenían en los años 80 y los 90. Los más importantes son obviamente los que están solicitados en extradición, están los Varela, por ejemplo. La dificultad en estos casos es que estas estructuras delictivas tienen una gran capacidad económica y armada, y eso dificulta desmantelarlas”, explica Acosta.

En contravía con esos delitos que son los más visibles están los relacionados con el medio ambiente, un tema al que ha empezado a prestársele atención muy recientemente. Las penas en estos casos son muy bajas y casi siempre se trata de delitos excarcelables. “Sin embargo, en tres meses de operativos hemos realizado 49 capturas por tráfico de especies (se recuperaron 546 tortugas)”, cuenta la capitana Mabel Rocío Hernández, a cargo del tema en la Dijin.

En este caso, lo más complicado, según Hernández, es que incluso varios fiscales desconocen la importancia de preservar el medio ambiente. “Hacen falta fiscales que conozcan el tema ambiental y lo defiendan”. Por eso, pese a que las redes de tráfico de especies recogen ganancias millonarias en el mundo, aún en Colombia es difícil penalizar a algunos de sus miembros.

Por ello, y aunque sea en otro tipo de delitos en esta área, es un logro haber logrado una condena penal contra algunos de los que extraen tierras de los cerros capitalinos.

Esta es la primera condena que se logra con el sistema acusatorio y está en firme ya por el Tribunal Superior de Bogotá en lo penal. Son 700 millones de pesos que tienen que pagar y pena privativa de la libertad en un centro carcelario. “Eso para nosotros es un triunfo. Y no es sólo la cárcel lo que nos interesa, sino la reprobación social. Si conseguimos que la comunidad no haga negocios con quienes afectan los recursos, lograremos conservarlos”, comenta Hernández. Hasta hoy los individuos acusados se encuentran huyendo y son los segundos en ingresar al listado de los más buscados en esta área (Ver foto).

El primero en hacerlo fue alías “Romaña”, uno de los miembros del Secretariado de las FARC, contra quien se expidió orden de captura el 16 de noviembre de 2005 por atentar contra los recursos naturales y el medio ambiente en el Sumapaz. Una decisión que a muchos sorprendió, pero que a la capitán de la Dijin le resulta apropiada. “Nadie creía que a alguien se le ocurriera judicializarlo por ese delito, pero nosotros lo hicimos. Así que además de ser buscado por las acciones adelantadas como guerrillero, es buscado por nosotros”.

Los invisibles

A excepción de las áreas anteriores, la Dijin decidió preservar los nombres e identidades de sus más buscados en otros delitos. Una decisión extraña, si se tiene en cuenta que los listados existen para facilitar la identificación de los delincuentes y la posible colaboración de la ciudadanía en su delación y captura.

Sin embargo, haciendo un recorrido por las redes más buscadas están, como describe el Mayor Arias, en cuanto a delitos contra el patrimonio, redes dedicadas al hurto bancario y la piratería terrestre –“se destacan como los más peligrosos porque son los reincidentes en esas actividades”-. “También están los jefes de las organizaciones que trabajan en Barrancabermeja y se dedican, en alianza con los grupos armados ilegales, a delitos vinculados a los hidrocarburos”, afirma Arias.

Según este Mayor, el tema de la piratería es complejo para ellos, pues “la laxitud en la norma hace que sea complicado tenerlos tras las rejas. Otros delitos de alto impacto en el país son el robo de vehículos y el hurto a personas, y el que más trasciende las fronteras es justamente el atraco a personas y entidades bancarias. En España, por ejemplo, se han capturado muchas organizaciones que trabajaban en Colombia y a medida que se han judicializado e individualizado acá se trasladaron a ese país para desempeñar allí las mismas actividades”.

Por su parte, la Mayor Elba Lucía, a cargo del Grupo Investigativo Humanitas, se ha dedicado a investigar delitos contra la integridad, libertad y formación sexual. En su área, los delitos de mayor trascendencia son los sexuales y la trata de personas. “Los sexuales por la implicación que traen a nivel personal y la trata de personas porque es de carácter transnacional y hoy es el tercer delito más rentable del mundo”.

Aunque durante los cuatro años que lleva en el cargo, se han adelantado investigaciones para capturar a violadores en serie, lo más común es incluir dentro de los más buscados a organizaciones dedicadas a los demás delitos. “No hemos tenido asaltantes sexuales en los listados porque es muy difícil lograr su identificación por parte de la víctima. Así lo sepan no hablan porque creen que se van a meter en problemas”.

Actualmente, Humanitas está trabajando en algunos seguimientos en Bogotá, específicamente en la explotación sexual de menores. “Estamos adelantando una investigación que esperamos muy pronto de resultados. Entre nuestros más buscados hay algunas personas de las que poseemos sus fotos, pero no se pueden dar sus nombres ni ubicaciones. Ya identificamos a los cabecillas, principalmente de una que opera en el centro. Pero no se puede dar un paso en falso porque ponemos en peligro toda la investigación”, relata la Mayor.

Igualmente, y aunque tampoco se puede hablar de los casos, se dedican grandes esfuerzos a capturar algunos miembros de las redes dedicadas al tráfico de personas. Este tipo de organizaciones se caracteriza por cambiar su modo de operar frecuentemente, lo cual hace más difícil desarticularlas. “El año anterior logramos resolver un caso importante en Bogotá, en el que se capturaron al dueño, la administradora y la persona contacto de un lugar en donde se mantenía secuestradas a varias mujeres y eran obligadas a someterse a prácticas sadomasoquistas”, dice.

En el caso del Grupo de Homicidios, a cargo del Capitán Miguel Fernández, la mayoría de las víctimas no tienen nada que ver con el conflicto con los grupos armados como suele pensarse. Las víctimas de la guerrilla no pasan del 20% del total de asesinatos en el país. “Hay muchas motivaciones en este tipo de actos delictivos, desde riñas por exceso de alcohol hasta robos, atracos, extorsiones...”, explica Fernández.

Es común, en el caso de homicidios, que una persona cometa más de uno. Hay varios casos en donde se esclarecen varios asesinatos tras la captura de un solo asesino. A finales del año pasado, por ejemplo, reubicaron a una persona que había sido investigada por el grupo de Fernández y que durante diez años que estuvo vinculada al ámbito criminal, guardó en el congelador partes de varias de sus víctimas, comenta el capitán. La cosa empeora cuando se trata de “oficinas de cobro” u organizaciones dedicadas a la extorsión y el sicariato. En este tipo de casos es posible que como ocurrió a principios de este año en Bogotá (ver casos memorables) la captura de una persona permita aclarar la autoría de más de treinta asesinatos.

Actualmente, Fernández indica que los más buscados en su área de trabajo son “los comandos de milicias que ya no defienden ninguna ideología (ex guerrilleros y ex paramilitares) sino que intentan sobrevivir vendiéndose al mejor postor y se dedican al sicariato. Prestan sus servicios a grupos de esmeraldero o a narcos y lo hacen porque cuentan con toda la infraestructura y el montaje para hacerlo. Son grupos como el que trabaja en Sanandresito”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.