Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2006/05/11 00:00

Dictamen sobre la muerte de Jaime Gómez

La Comisión Colombiana De Juristas y los familiares de JAIME ENRIQUE GÓMEZ VELÁSQUEZ, en relación con la desaparición y posterior hallazgo de los restos mortales de este, manifiestan lo siguiente:

Dictamen sobre la muerte de Jaime Gómez

1) Ni la Comisión Colombiana de Juristas ni los familiares conocen el informe final del Instituto de Medicina Legal, sin embargo, los medios de comunicación y altos funcionarios del Gobierno han difundido análisis y noticias en el sentido de que la muerte de JAIME ENRIQUE GÓMEZ VELÁSQUEZ se debió a un accidente.

2) Al contrario de lo expresado en los medios de comunicación, tres expertos forenses que actuaron por encargo de la Comisión Colombiana de Juristas, dos de los cuales tuvieron acceso a la osamenta y a los registros fílmicos y fotográficos de la diligencia de levantamiento y recolección de evidencia en el sitio donde fueron encontrados los restos óseos, concluyeron lo siguiente:

El trauma múltiple presente a nivel craneal es consistente con un homicidio, es decir, que los traumas observados necesariamente fueron producidos con la participación de un tercero que infligió las heridas con un instrumento contundente. Debido a la ausencia de los huesos del antebrazo y de las manos, no es posible determinar si hubo signos de defensa que complementen esta interpretación (Subrayas fuera del texto).

3) Adicionalmente, los expertos forenses, después de constatar que los restos óseos solo presentaban fracturas, ocasionadas en los momentos cercanos a la muerte, en el cráneo, concluyeron:

Los traumas a nivel craneal, con sus respectivas fracturas y deformidad plástica [1], sugieren que pueden haberse realizado un mínimo de tres impactos, los cuales fueron causados con un elemento contundente.

Los tres impactos se concentran en el nivel facial del individuo. La ubicación de los impactos en tres puntos diferentes de la cara descartan la posibilidad de que se hayan realizado por un evento accidental, como una caída desde una altura mayor de donde fueron encontrados los restos. Dicha caída posiblemente comprometería el resto del cuerpo y no solo la cara: se esperaría encontrar más traumas a nivel post-craneal producto del impacto, no solo con la superficie del suelo, sino con los elementos que hubieran obstaculizado la caída.

4) Los expertos forenses, después de observar el material fílmico y fotográfico realizado por la SIJIN de la Policía Nacional, advierten que a la luz de las normas nacionales e internacionales sobre la materia, se presentaron deficiencias en dicho material y falta de rigor de los investigadores en la preservación del lugar, en la ubicación en el mismo de la evidencia recolectada y que no se dio una búsqueda exhaustiva de los restos y de la evidencia, todo ello de acuerdo con normas nacionales e internacionales sobre la materia. No obstante las deficiencias anotadas, el análisis del material permite a los expertos formulara las siguientes observaciones:
Los fenómenos cadavéricos observados en el cuerpo permiten inferir que este se encontraba superficialmente por un periodo de tiempo indeterminado en un lugar húmedo (presencia de adipocira [2], particularmente en la columna vertebral, además de musgos y líquenes adheridos a las prendas), coincidiendo con los datos que se describen en el acta de levantamiento. El cuerpo presenta una descomposición irregular, evidenciado por diferencias en la descomposición de tejido blando. Se entiende que la preservación de gran cantidad de tejido blando en los miembros inferiores se debe a la protección artificial de prendas como el pantalón, las medias, y los zapatos, que protegen el cuerpo al acceso de estos animales y retarda el proceso de descomposición. También se entiende que las zonas más expuestas (como cabeza, manos, y brazos) presentarían una descomposición más rápida. Sin embargo, llama la atención la manifestación de dos clases de preservación de tejido en un mismo espécimen cuerpo, evidenciado por la presencia de tejido momificado [3] en los miembros inferiores simultaneo a la presencia de adipocira en la columna vertebral.

El archivo audiovisual y fotográfico permite observar que los restos del área toráxica y de los extremos inferiores estaban articulados y extendidos, en posición decúbito dorsal suelo (lo cual supondría que el cuerpo se encontraba de espaldas). Dicha posición explicaría la presencia de adipocira en las vértebras, ya que estas estarían en mayor contacto con la humedad del suelo. Sin embargo, llama la atención que los traumas craneales se concentraran en el área frontal, o sea, en la cara opuesta a la que se encontró el cuerpo, esto podría descartar la posibilidad que esta persona haya sufrido los traumas faciales al caer al piso.

5) El robo, como móvil del crimen, está descartado, en la medida en que se encontraron todas las pertenencias que llevaba Jaime, incluidas una suma de dinero en efectivo y un reloj suizo en perfecto estado de funcionamiento.

6) Para la Comisión Colombiana de Juristas y para los familiares las investigaciones deben orientarse hacia los móviles políticos, pues la trayectoria y el papel dirigente de Jaime en el Movimiento Poder Ciudadano así lo indican.

7) Desde que JAIME desapareció el día 21 de marzo de 2006, la familia ha prestado toda su cooperación a las autoridades encargadas de investigar el hecho aportando evidencias que sustentaban el móvil político de su desaparición.

8) La familia y la Comisión Colombiana de Juristas lamentan que en el transcurso de la investigación se haya presentado falta de coordinación y de oportunidad en las actuaciones de las diferentes agencias del Estado, pues este hecho afectó, sin duda, la eficacia de la búsqueda y dificulta el esclarecimiento de las circunstancias que rodearon la desaparición y muerte de JAIME ENRIQUE GÓMEZ VELÁSQUEZ.

9) Durante los días en que Jaime se encontraba desaparecido, algunos medios de comunicación realizaron informes que pretendían relacionar la desaparición con hechos ocurridos durante la gestión de Jaime, quien fue aproximadamente durante 4 meses Miembro de la Junta Directiva del Fondo de Empleados de la Empresa de Teléfonos de Bogotá. Los periodistas, requeridos por la familia, manifestaron que sus fuentes provenían de los investigadores judiciales, sin precisar nunca a quienes se referían específicamente. Por su parte, los investigadores de la SIJIN plantearon a la familia, que ellos no habían suministrado ninguna información.

10) El domingo 23 de abril, cuando se informó a la policía sobre el hallazgo de unos restos óseos en una zona cercana a los tanques del silencio, arriba de la Avenida Circunvalar, cerca de las 10 de la mañana, inmediatamente circuló la versión de que esos restos correspondían a los de JAIME ENRIQUE GÓMEZ VELÁSQUEZ. La policía le informó a la senadora Piedad Córdoba del hallazgo hacia las 10:30 de la mañana, mientras que a la familia, miembros de la misma institución, solo le informaron a la 1 de la tarde.

11) Ninguna de las autoridades informó a la Fiscalía General de la Nación sobre el hallazgo de los restos óseos y de la probabilidad de que pertenecieran a JAIME ENRIQUE GÓMEZ VELÁSQUEZ, pese a que se había activado un Mecanismo de Búsqueda Urgente bajo la dirección de una Fiscal de la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía General, circunstancia que era conocida por todas las autoridades, incluido uno de los oficiales de la policía que participó en las diligencias de levantamiento y recolección de evidencias.

12) La Comisión Colombiana de Juristas le informó al Fiscal Coordinador de la Unidad hacía la 1 de la tarde del 23 de abril, pero la fiscal que conocía del Mecanismo de Búsqueda Urgente no llegó al lugar donde encontraron los restos sino que se hizo presente en el Instituto de Medicina Legal hacia las 18 horas de ese domingo 23 de abril.

13) Las diligencias de levantamiento de los restos y de recolección de evidencias la realizó la SIJIN. Según un informe presentado al Fiscal que inicialmente conocía del caso de la desaparición, adscrito a la Unidad Antiextorsión y Secuestro, la diligencia terminó el día 23 hacia las 15 horas y los restos y demás evidencia encontrada en el lugar fueron entregados al Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses pasadas las 19 horas, es decir, cuatro horas después.

14) El 23 de abril los familiares entregaron a la odontóloga de turno en el Instituto de Medicina Legal copia de la carta dental de JAIME ENRIQUE GÓMEZ VELÁSQUEZ y repitieron los datos básicos sobre él, documento e información que ya habían entregado a otras autoridades involucradas en la búsqueda, lo que es una muestra más de la falta de coordinación y diligencia entre las autoridades encargadas de hallar a la persona desparecida.

15) La identificación, por cotejo con la carta dental, se produjo el mismo 23 de abril y de esto fueron informadas, antes que la familia, altos funcionarios del Gobierno como el ministro del Interior, quien solo atinó a expresarle a la Senadora Córdoba sus condolencias pero no hizo ni ha hecho lo propio con los familiares de JAIME ENRIQUE GÓMEZ VELÁSQUEZ. Tampoco concertó nunca con ellos una cita para hablar acerca de la desaparición de Jaime Gómez, no obstante haber sido delegado por la Presidencia de la República, mediante dos comunicaciones dirigidas a DIANA GÓMEZ, en las que se le dijo que el Ministro del Interior la recibiría para atender el caso de la desaparición forzada de su padre.

16) Es de anotar que las investigaciones judiciales son reservadas, incluso para los altos funcionarios del Estado, excepto aquellos que por mandato constitucional y legal participan de la investigación. Por su parte, la ley establece expresamente que no se podrá oponer reserva alguna frente a los familiares de una persona desparecida.

17) Con la aquiescencia de la Dirección del Instituto de Medicina Legal y del Fiscal de la Unidad de Derechos Humanos a quien se le reasignó la dirección de la investigación después de encontrados los restos, abogados y antropólogos forenses encargados por la Comisión Colombiana de Juristas presenciaron las diligencias de necroscopia y examinaron los restos óseos y al material fílmico y fotográfico de la diligencia de levantamiento.

18) El informe forense independiente ha sido realizado por tres expertos forenses, una de ellas residente en los Estados Unidos de América y consultado con tres connotados especialistas igualmente residentes en ese país, quienes llegaron de manera unificada a la conclusión sobre la naturaleza de las lesiones observadas en el cráneo del señor JAIME ENRIQUE GÓMEZ VELÁSQUEZ y su consistencia con un homicidio. .

19) Por todo lo anterior, la Comisión Colombiana de Juristas y los familiares de JAIME ENRIQUE GÓMEZ VELÁSQUEZ, exhortan a las autoridades a seguir realizando las tareas de investigación que conduzcan a esclarecer los hechos, a establecer los autores y partícipes en el crimen y a garantizar su derecho a la justicia, en los términos establecidos en la Constitución colombiana y en el derecho internacional de los derechos humanos.

20) En ese sentido solicitan a las altas autoridades del Estado Colombiano, incluido el Presidente de la República de Colombia, para que se comporten de manera leal en este caso y no presenten información parcial que contradice las evidencias judiciales. Esperan por lo tanto que, en beneficio de la verdad y de la investigación misma, no se sigan utilizando los medios de comunicación y otros eventos para divulgar información amañada y distorsionada sobre la desaparición y muerte de JAIME ENRIQUE GÓMEZ VELÁSQUEZ.

21) En el mismo sentido piden a los medios de comunicación y a la opinión pública que apoyen su demanda de justicia, pues esta no sólo interesa a la familia de JAIME, sino que hace parte de una legítima aspiración del Movimiento Político Poder Ciudadano, de la oposición política colombiana y de la sociedad en su conjunto.



94242

Judicial
Expertos independientes dicen que Jaime Gómez fue asesinado

Expertos independientes aseguran que el asesor de la senadora electa Piedad Córdoba fue víctima de un homicidio. Medicina Legal sostiene que en e l cuerpo el profesor no se encontraron rastros de violencia.

A la muerte de Jaime Gómez, asesor de la dirigente liberal Piedad Córdoba, le siguen a apareciendo nuevas hipótesis: luego de que Medicina Legal dictaminara que falleció por un fuerte golpe en la cabeza, posiblemente ocasionado por una caída accidental a 28 metros de altura, tres forenses estadounidenses contratados por iniciativa de la familia, concluyó que los golpes “necesariamente fueron producidos con la participación de un tercero que infligió las heridas con un instrumento contundente”.

Hace dos semanas, Máximo Alberto Duque, director de Medicina Legal, dijo que “La causa de muerte que podemos indicar con información que tenemos hasta ahora es un trauma cráneo- encefálico. Tiene fracturas severas, lineales, en el cráneo, en regiones fronto-parietales que muy seguramente llevaron a hemorragias y daños cerebrales bastantes severos”.

Pero sus familiares, el equipo de la senadora electa Piedad Córdoba y la Comisión Colombiana de Juristas (quienes dicen no conocer el informe final del instituto forense) no creyeron en las explicaciones de las autoridades. Por tal razón, la Comisión designó forenses independientes que entregaron resultados totalmente diferentes a los de Medicina Legal.

Las conclusiones

De acuerdo con los tres expertos, el homicidio de Jaime Gómez se deduce por los traumas en el cráneo y las múltiples fracturas que, según ellos, fueron ocasionados por unos tres impactos causados con un instrumento.

“La ubicación de los impactos en tres puntos diferentes de la cara descartan la posibilidad de que se hayan realizado por un evento accidental, como una caída desde una altura mayor de donde fueron encontrados los restos. Dicha caída posiblemente comprometería el resto del cuerpo y no sólo la cara: se esperaría encontrar más traumas a nivel post-craneal producto del impacto, no sólo con la superficie del suelo, sino con los elementos que hubieran obstaculizado la caída”, señala el dictamen de los forenses, que estudiaron los restos óseos de Gómez.

En un comunicado de prensa, la familia de Gómez y la Comisión de Juristas explican las inconsistencias que ellos detectaron en el trabajo adelantado por la Sijin y Medicina Legal, y en la poca coordinación que hubo entre los organismos que siguieron el caso (ver documento). Además, llaman la atención de las autoridades para que se investiguen los “móviles políticos” que terminaron en el presunto asesinato de este hombre, por las actividades que adelantó en el Movimiento Poder Ciudadano, de Piedad Córdoba.

Diana Gómez, hija del profesor asesinado y quien le ha enviado en tres oportunidades una carta al Presidente de la República para pedir explicación de lo ocurrido, insistirá para que la Fiscalía General aclare qué ocurrió con su padre: “Vamos a entregarle este informe como una prueba adicional a la Fiscalía, siempre vamos a tener un papel activo en la investigación”, aseguró.

El pasado 21 de marzo, Gómez salió a trotar como de costumbre al Parque Nacional. Esa misma noche, la Policía y organismos de socorro comenzaron a buscarlo donde habitualmente hacía ejercicio y donde lo vieron por última vez, pero las labores fueron infructuosas. Un mes después, el perro de un ciudadano desprevenido que caminaba por una de las laderas del Parque encontró su cadáver.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.