Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2008/07/02 00:00

Dos paramilitares postulados a Justicia y Paz se fugaron de la cárcel en Bolívar

Dos desmovilizados del Bloque Córdoba de las autodefensas que se habían postulado a los beneficios de la ley de Justicia y Paz huyerón de la cárcel de Urrá en Bolívar. Uno de ellos es Juan Manuel Borré Barreto, condenado por el asesinato del alcalde de San Jacinto en 1997.

Dos paramilitares postulados a Justicia y Paz se fugaron de la cárcel en Bolívar

En la madrugada de hoy se fugaron de la cárcel de Urrá, en el alto Sinú, Córdoba, dos desmovilizados del Bloque Córdoba. Entre los fugitivos se encuentra Juan Manuel Borré Barreto, alias Javier, quien ingresó a las AUC bajo el mando de Salvatore Mancuso. El grupo que comandaba alias Javier, estaba integrado por 10 hombres y operaba también en Maríalabaja y San Basilio de Palenque en Bolívar. 

Hace tres semanas Borré, quién ya había sido condenado por el asesinato del alcalde de San Jacinto, Bolivar en 1997, presentó versión libre ante el fiscal Francisco Alvárez.

En esa ocasión alias "Javier" confesó la comisión de varios homicidios y desapariciones, así como también la relación entre el grupo que él comandaba y las autoridades civiles y militares en los municipios de San Juan Nepomuceno, San Jacinto, El Carmen de Bolívar y Ovejas, en la subregión de los Montes de María en los departamentos de Bolívar y Sucre.

Borré contó en su versión que en 1997 ingresó a la región de los Montes de María un grupo comandado por él bajo las órdenes de Salvatore Mancuso. Llegaron "rompiendo zona" y uno de los primeros crímenes cometidos fue contra el alcalde electo de San Jacinto, Carlos Quiroz, a quien asesinaron antes de que se posesionara por ser supuestamente colaborador de la guerrilla. Un mes antes habían asesinado en un enfrentamiento a Fredy Quiroz, hermano de Carlos.

Borré dijo que Quiroz era un tropiezo para la organización paramilitar y que el homicidio fue coordinado con el comandante de policía de San Jacinto, capitán Oscar Alexander Solano Pedroza, a quien Borré le informó que iban a cometer el homicidio. El capitán Solano le dijo que por favor no lo asesinara en el perímetro urbano, que lo asesinara en las afueras de San Jacinto, para que la responsabilidad la asumiera la Infantería de Marina. Ese asesinato fue una orden del mal llamado "Estado Mayor" de las AUC, cuyos comandantes eran Mancuso y Castaño.

En su versión Borré también dijo que el capitán Juan Carlos Silva Gelvez, comandante de policía de San Juan Nepomuceno, les colaboraba cuando iba a hacer operativos en ese municipio. Dijo también que otras operaciones las coordinaban con el Batallón de Infantería localizado en Malagana, Bolívar.

El ex paramilitar señaló también a Luis Magín Guardela, un político importante de San Juan Nepoumuceno, como autor intelectual de varios asesinatos y uno de los primeros colaboradores de los grupos paramilitares. Borré dijo que en la finca  de Magín había un campamento paramilitar. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.