Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2008/07/25 00:00

Ecuador: Asamblea aprueba Constitución

En medio de un ambiente festivo, flameando banderas nacionales con las manos y con gritos de ¡viva el Ecuador!, la mayoría oficialista de la Asamblea Constituyente celebró la noche de este jueves la aprobación final del texto de la nueva Constitución.

La Asamblea Constituyente de Ecuador trabajó por ocho meses en un nuevo proyecto constitucional. Un total de 94 asambleístas lo aprobaron, mientras que 32 lo rechazaron. Foto: AP
;
BBC

Este viernes la Asamblea concluirá su trabajo cuando entregue oficialmente el texto de la nueva Carta Magna al presidente del Tribunal Supremo Electoral, quien convocará a un referendo para el próximo 28 de septiembre con el fin de que el pueblo ecuatoriano apruebe o rechace el proyecto constitucional.

En el acto, que se celebrará en la sede de la Asamblea en la ciudad de Montecristi, en el occidente del país, estará presente el presidente ecuatoriano Rafael Correa, embajadores de varios países y representantes de los sectores sociales.

El proyecto constitucional definitivo cuenta con 444 artículos y fue aprobado con 94 votos a favor, mientras que por el No se pronunciaron 32 asambleístas.

Asimismo, la Asamblea Constituyente decretó para este viernes media jornada de trabajo para los trabajadores del sector público y privado y suspendió las clases, para que el país pueda presenciar el acto de clausura.

La medida fue tomada, según el gobierno, por la "importancia histórica" del evento.

Abrazos

La votación final del articulado tuvo intervenciones apasionadas por parte de varios asambleístas que en varias ocasiones evocaron el espíritu de Simón Bolívar aprovechando la conmemoración de su natalicio.

Quienes votaron en contra de la Constitución acusaron en repetidas ocasiones al bloque oficialista de Alianza País (AP) de haber ignorado las propuestas de la minoría y calificaron al proceso como "poco democrático".

Mientras que los asambleístas afines al gobierno acusaron a la "partidocracia" de querer mantener las "viejas prácticas de la política" en Ecuador por oponerse al proyecto.

Lo cierto es que al concluir la votación la gran mayoría de asambleístas, tanto oficialistas como opositores, tomaron banderas de Ecuador, cantaron al unísono el himno nacional y se abrazaron con muestras de camaradería y satisfacción por el trabajo cumplido.

Lo bueno, lo malo y lo feo

BBC Mundo habló con algunos de los principales protagonistas de la Asamblea para analizar qué fue lo bueno, lo malo y lo feo de este proceso constituyente.

Para Alberto Acosta, ex presidente de la Asamblea, miembro de AP y uno de los principales aliados del presidente Correa, lo bueno fue la "amplia participación social en muchos sectores del país" y descató que fue un proceso "abierto para todos los ciudadanos".

Acosta cree que la nueva Constitución es una "caja de herramientas" para Ecuador y que depende de que el pueblo se "apropie" de ella "para construir una nueva democracia".

"Lo que podría provocar un fracaso de la Constitución es si la ciudadanía no se llega a interesar por ella y se apropia de la misma, me temo que simplemente habremos hecho una Constitución para un gobierno determinado, para un presidente determinado, para un proceso que tendrá una duración de 4, 8 ó 12 años", dijo Acosta a BBC Mundo.

Errores

El asambleísta Luis Hernández del movimiento opositor Red Ética y Democracia (RED), cree que al igual que la Constitución de 1998, "todo dependerá de los que estén gobernando".

"Esta (Constitución) es una herramienta que presenta ambigüedades y creo que eso puede ser perjudicial para el desarrollo del Ecuador", comentó Hernández.

Diego Borja, asambleísta del Movimiento Poder Ciudadano, dijo en cambio sentirse "satisfecho del deber cumplido".

"Es una Constitución que abre un sendero de esperanza para el país" opinó Borja a BBC Mundo, "tiene errores pero en todo caso es la mejor constitución posible en este momento".

"Ha sido una Constitución humanista, aunque a veces hubo visos de intolerancia y autoritarismo por parte de la mayoría", concluyó.

En esto coincide Pablo Lucio Paredes, asambleísta independiente del movimiento Futuro Ya, quien dijo a BBC Mundo sentir una "gran decepción", porque la mayoría "simplemente impuso su punto de vista y no abrió en ningún momento ni los espacios ni la mente a las propuestas de los demás".

"El resultado de esto es una Constitución que representa una visión económica y social errada, que no ha enfrentado los problemas políticos que han generado una inestabilidad política en el Ecuador".

Vox pópuli

La palabra final la tendrá el pueblo ecuatoriano que con un Sí o un No tendrán que aceptar o rechazar un complejo texto de 444 artículos en los que se incluyen temas sensibles como el aborto, el uso del nombre de Dios en la Constitución, la aprobación de la justicia indígena y sobre todo una alta concentración de poder en el Ejecutivo.

El analista político César Montúfar, le dijo a BBC Mundo que más allá de ganar en el referendo "la Constitución va a requerir de una reforma profunda en el corto tiempo porque no tiene consistencia, está llena de vacíos y contradicciones".

"Está sencillamente mal hecha, tiene cosas que no están claras, ambiguas, fue hecha absolutamente al apuro, si es que llega a ser aprobada va a ser inservible".

Algunos ciudadanos consultados por BBC Mundo reflejan de alguna manera el sentir de la población al término de los ocho meses de trabajo de la Asamblea Constituyente.

Sebastián Vallejo, consultor de negocios, dijo sentirse "indiferente. No creo que va a pasar nada ni van a haber cambios de fondo...es un país de una inercia muy particular, qué bueno que se acabe el proceso porque terminará la incertidumbre y ahora sí la gente va a trabajar".

En cambio Fernando García, profesor de salsa, opinó que "la Asamblea es la voz del pueblo y el referente de lo que la gente quiere, que es el cambio".

Y Patricia Donoso, empresaria, cree que todo "fue tiempo perdido porque era algo que ya lo tenían decidido desde un comienzo".

"Correa tiene buenas intenciones, pero creo que la Constitución está hecha a la medida de este gobierno, y el momento que venga un nuevo gobierno con malas intenciones será una catástrofe".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.