Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/5/2004 12:00:00 AM

El escándalo norteamericano

El equipo olímpico de Estados Unidos, la mayor potencia deportiva del planeta, llegó a Atenas en medio de uno de los mayores escándalos que se recuerde por uso de sustancias prohibidas.

Todo se desató por el uso indebido del esteroide tetrahidrogestrinona (THG) que salpicó a varias de las principales estrellas deportivas del país del norte e incluso impidió a muchos de los potenciales medallistas participar en las justas orbitales.

En junio de 2003 un entrenador de atletismo anónimo entregó a la Agencia Antidoping de Estados Unidos (Usada, por sus siglas en inglés) una jeringa con una muestra de un desconocido e indetectable esteroide, el THG, diseñado por un laboratorio en California conocido como Balco. Los esteroides están diseñados para incrementar la masa muscular y la fuerza. Este en particular fue manipulado para hacerlo indetectable por los controles regulares.

Con la mayor rapidez posible se diseñaron exámenes para detectarlo. Aplicados retrospectivamente en viejas muestras de orina demostraron que el uso del THG había sido bastante popular en atletas de élite.

El escándalo sacudió las estructuras del deporte en Estados Unidos. La lista de clientes de Balco incluía estrellas como Tim Montgomery, campeón mundial en los 100 metros planos y su compañera Marion Jones, la figura de Sydney 2000 con 5 medallas, varios jugadores de fútbol americano y el beisbolista Barry Bonds, quien tiene el record de más jonrones en una sola temporada. Aunque algunos niegan haber usado el THG otros ya han sido suspendidos de sus deportes.

Desde agosto del año pasado cuatro deportistas norteamericanos de élite han dado positivo por la misma sustancia: Regina Jacobs, campeona de 1.500 metros bajo techo; Kevin Toth, campeón de lanzamiento de bala, y los lanzadores de martillo Melissa Price y John McEwen. Los tres últimos recibieron suspensiones de dos años.

Las suspicacias no se hicieron esperar cuando la reina de Sydney mordió el polvo en Atenas. Tanto Jones como Montgomery fracasaron en la etapa de clasificación para defender sus medallas doradas en los 100 metros planos, la prueba reina del atletismo. Jones clasificó a los olímpicos en otras pruebas, pero no regresó con ninguna medalla.

El asunto que trascendió el ámbito deportivo, también involucra evasión de impuestos y ha llegado al plano de la justicia penal. Se han levantado varios cargos contra personas involucradas con Balco (aunque ningún atleta todavía) incluyendo la cabeza de Víctor Vonte, cuyo abogado ha amenazado con revelar los nombres de otras figuras olímpicas involucradas en el escándalo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.