Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/8/2006 12:00:00 AM

El Gobierno autorizó extradición de Jhon Cano, un narco puro que quería colarse en el proceso con los paras

En este caso el Gobierno no se dejó meter un gol. Tal como lo advirtió el ministro del Interior, Carlos Holguín, tras la revelación de SEMANA.COM iba a revisarse el caso de Cano que pretendía beneficiarse de la Ley de Justicia y Paz. Y así lo hizo: este viernes autorizó su extradición

El Gobierno Nacional autorizó en la tarde de este viernes la extradición de Jhon Eidelber Cano Correa a Estados Unidos, país que lo requiere por delitos relacionados con narcotráfico. Con la tajante medida el presidente Uribe frenó en seco la intención de este narcotraficante que pretendía beneficiarse de la Ley de Justicia y Paz, amparado por su amigo personal Hernán Giraldo, uno de los más recios paramilitares de la Sierra Nevada de Santa Marta.

La decisión la tomó el Ejecutivo a través de la resolución 220 del Ministerio del Interior. Cano Correa hace parte de la lista de las personas de las Autodefensas que están en la cárcel y que fue propuesta por los Miembros Representantes de ese grupo al margen de la ley para recibir los beneficios de la mencionada ley. “El nos colaboraba económicamente”, sostuvo Giraldo para intentar colar a este narco puro en el proceso con las AUC, tal como días atrás había ocurrido con Juan Carlos Sierra.

Sin embargo, cuando se divulgó la lista con los supuestos paramilitares que en la práctica obtenían un salvoconducto que les permitirá eludir la extradición, SEMANA.COM divulgó la información lo que generó una gran polémica nacional.
Así SEMANA.COM informó que llamaba la atención que en la lista figurara esta persona que hasta hace muy poco tiempo aparecía en los expedientes de los organismos de inteligencia de Estados Unidos “como un narco muy pesado, no sólo por el control que tenía de buena parte de este negocio ilícito sino porque era jefe de sicarios de uno de los grandes barones de la droga en Colombia”, según información de un agente secreto que siempre estuvo tras sus huellas.

Se trataba de Jhonny Cano Correa o Jhon Eidelber Cano Correa, un hombre que fue capturado el 29 de octubre del año pasado en Antioquia cuando la Policía en Caucasia. Por Cano el gobierno de Estados Unidos ofrecía cinco millones de dólares. A esas alturas ya había adquirido el peso de su antiguo patrón Hernando Gómez Bustamante, alias ‘Rasguño’. Pero, ¿cómo se coló? Al parecer debió ser hace dos años cuando decidió hacerle una metamorfosis a su banda de tráfico de drogas para ‘bautizarla’ con una sigla asociada a los grupos de autodefensa. De esta manera se hizo nombrar como coordinador del grupo armado conocido como Acun ( Autodefensas Unidas del Norte), cuya zona de influencia eran San José del Palmar y Novita, en el departamento del Chocó; y las zonas rurales de los municipios El Cairo, Argelia, El Águila y Ansermanuevo, en el norte del Valle del Cauca.

Para este propósito reciclaron paramilitares no desmovilizados del Bloque Central Bolívar de las AUC. De esta manera, mataron dos pájaros de un tiro: obtenían estatus de autodefensas y de paso tenían un grupo armado para proteger el complejo cocalero existente en esa región.

Cano, de 41 años, se inició muy joven en el mundo del narcotráfico. De hecho, según los expedientes que reposan en la Policía Nacional, se informa que conoció a ‘Rasguño’ en Cartago. “Era muy tropero y frentero y el niño mimado de Gómez, quien le llevaba seis años. Además, se conocieron muy jóvenes, por lo que éste le tenía aprecio”, reveló una fuente de inteligencia, recogida en su momento por varios medios de comunicación que empezaron a indagar quién era este hombre que figuraba en la lista de los narcos solicitados en extradición y cuya foto aparecía en los afiches puestos en los aeropuertos y otros sitios públicos.

Al conocer el caso y durante la emisión del programa Hora 20 de Caracol Radio, el ministro del Interior y de Justicia, Carlos Holguín Sardi, dijo que el Gobierno revisaría la situación para evaluar si realmente los representantes de las AUC desmovilizadas les habían metido un gol. “Cuando se trata de este tipo de delincuentes nadie puede confiar en nada, pero esperamos que con esa norma y con la publicación de esa lista, estemos tratando de evitar que nos metan goles", aseguró el funcionario.

Y así ocurrió. Hoy se le dio vía libre a la extradición. Cano es requerido por la corte distrital de los Estados Unidos para el Distrito Este de Nueva York por delitos federales de narcóticos y lavado de dinero.
Según la resolución, contra esta decisión “no procede recurso alguno, quedando así agotada la vía gubernativa”.
Otros dos casos
El caso de Cano no es el único pues el Gobierno fue más allá y también confirmó la extradición (resolución 218) a Estados Unidos de Huber Aníbal Gómez Luna quien igual está en la cárcel y hace parte del listado presentado por las AUC para que sean beneficiarias de la Ley de Justicia y Paz.

A Gómez Luna lo requiere la corte para el Distrito de Columbia por los delitos federales de narcóticos.

Y a través de la resolución 219 se reconfirmó la orden de extradición de Jhon Alexander Posada Vergara, quien está acusado de narcotráfico por la corte para el Distrito Medio de Florida, tal como lo informó la página web de la Presidencia de la República.
Al igual que los otros dos colombianos, Posada Vergara está en la cárcel y fue presentado por los Miembros Representantes de las AUC para que fuera beneficiario de la ley de Justicia y Paz.

En los casos de Gómez Luna y Posada Vergara tampoco “procede recurso alguno, quedando así agotada la vía gubernativa”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1838

PORTADA

Maduro: ¡Atrincherado!

Con 100 muertos en la calle y la comunidad internacional en contra, Maduro desafía al mundo con la constituyente. Su futuro depende de los militares y de sus propias disidencias.