Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2010/04/12 00:00

El Niño tiene en vilo el fin del invierno

Es normal que por esta época del año haya lluvias que se prolonguen entre abril, mayo y parte de junio. Pero esta vez, es incierto cuándo terminarán, pues el fenómeno climático aún no desaparece.

El Niño tiene en vilo el fin del invierno Foto: Foto: Guillermo Torres

Por estos días, son noticia las inundaciones y los derrumbes que dejan las lluvias en varias zonas del país.

Aunque el reciente frío llegó después de una cálida temporada, las actuales lluvias no son nada nuevo. Al contrario, se trata de algo normal entre abril y mayo, cuando tradicionalmente se presenta el primer invierno del año, según las estadísticas del Ideam.

En cambio, el intenso verano de los últimos meses, provocado por la presencia del fenómeno del Niño, sí puede considerarse extraño. Este evento del clima aún permanece. Aunque tiene menor intensidad, es posible que altere el normal desempeño del tiempo. Por eso, lo que pasará con el clima después de estos dos meses aún es incierto.

Las proyecciones que se tienen hasta ahora dicen que, posiblemente, desde junio empiecen a disminuir paulatinamente las lluvias y empiece la temporada seca que suele presentarse a mitad de año.

Pero esa proyección no es exacta del todo porque no se sabe con exactitud cuándo finalizará el fenómeno del Niño. “No existe todavía un consenso general. Los análisis de diferentes centros internacionales, así como los del Ideam, estiman que las condiciones cálidas actuales en el Océano Pacífico Tropical se debilitarán hacia el final del segundo trimestre de 2010”, dicen los reportes del Ideam.

Lo que sí se tiene claro es que por la presencia de este fenómeno es posible que haya más lluvias en este abril que en un abril cualquiera en algunas zonas del país. “es probable que los totales de lluvia para el mes de abril presenten un comportamiento cercano a lo normal en la mayor parte del país, con excepción de algunos sectores de la región Caribe, Norte de Santander y golfo de Urabá, en donde los volúmenes de precipitación podrían registrar algunos excesos en relación con los valores históricos del mes, excesos muy probablemente ocasionados por aguaceros esporádicos”, según los pronósticos.

En otras partes, en cambio, puede haber menos lluvias. “Es importante mencionar además, que la presencia del Niño incidirá aún, para que se presenten cantidades de lluvia ligeramente deficitarias en el oriente antioqueño, en el centro chocoano, sectores de Tolima, Cauca y Nariño. De igual forma, la presencia del evento continuará siendo un factor preponderante, para que se sigan registrando temperaturas superiores a los promedios de la época”, dice el Ideam.

Aunque no se puede hacer una predicción precisa, es posible que desde mayo el invierno sea normal al de todos los años y que desde junio empiecen a desaparecer las lluvias.

En vista de que habrá agua para rato, la Policía ha hecho varias recomendaciones para que los conductores de vehículos tengan en cuenta cuando manejen, sobre todo en carretera.

- En época de lluvias se incrementa el denominado efecto ‘spray’, en el cual la lluvia pulverizada y sucia disminuye la visibilidad de los parabrisas. Es fundamental aumentar la distancia entre vehículos y mantener limpio el vidrio delantero del carro.

- La diferencia de temperaturas entre el ambiente exterior e interior del vehículo hace que los vidrios se empañen. Es necesario poner a recircular el aire caliente hacia los cristales panorámicos.

- Evite realizar movimientos bruscos. La lluvia reduce la adherencia de las llantas sobre el asfalto y puede ocasionar inestabilidad en maniobras relativamente fáciles.

- Es importante frenar suavemente, con pisadas cortas que eviten el bloqueo de la dirección y a la vez permitan secar la humedad de las pastillas.

- Procure conducir con las luces bajas del vehículo. Si la intensidad de la lluvia le obliga a viajar despacio, encienda las luces estacionarias para alertar a los demás conductores.
- El ruido producido por las gotas de agua que golpean contra el vehículo disminuye notablemente la concentración del conductor. Ser conciente de esto permite tener más atención al conducir.

- En caso de tormentas, es mejor aparcar a un costado de la vía, obviamente, lejos de barrancos, árboles o lugares de donde puedan caer objetos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.