Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/19/2004 12:00:00 AM

¿El norte de los ricos y el sur de los pobres?

Bogotá se ha convertido en una gran urbe donde ricos y pobres conviven en cada rincón de la ciudad.

Uno de los prejuicios sociales más comunes entre los bogotanos es creer que el norte de la ciudad es un sector exclusivo para gente adinerada y el sur, para los más pobres. Si bien esto fue cierto durante mucho tiempo ya no lo es.

Durante la mayor parte del siglo XIX se formaron barrios demarcados por las divisiones sociales y a principios del siglo XX Bogotá inició un crecimiento acelerado hacia el norte, especialmente por parte de la clase alta y un crecimiento hacia las zonas del sur por la clase popular.

Según el historiador Santiago Díaz, de la Academia Colombiana de Historia, este crecimiento hacia el norte pudo tener muchas causas. La primera es que sólo existían dos caminos para salir de la ciudad, uno hacia Fontibón que conducía a Honda y otro que salía por el norte hacia Tunja, en la actual carrera séptima, hecho que pudo estimular el crecimiento de la ciudad en este sentido.

Otro factor importante fue la calidad del suelo. Mientras los terrenos del sur de la ciudad eran infértiles y ricos en arena y el occidente albergaba gran cantidad de humedales, el norte contaba con una rica capa de tierra fértil que permitía el mantenimiento de grandes haciendas. Estos factores hicieron que las clases altas construyeran sus sitios de recreo en sitios como Chapinero y Usaquén y posteriormente sus residencias permanentes, más aún después del 9 de abril del 48, cuando varios sectores del centro de la ciudad fueron totalmente destruidos.

En los últimos 50 años, la constante llegada de miles de desplazados por la pobreza y la violencia ha cambiado radicalmente la ubicación física de los grupos sociales y el norte ya no es un lugar exclusivo para la clase de mayor prosperidad económica, ni el sur para la clase más desfavorecida.

Según el decreto 200 del 30 de junio de este año sobre estratificación socioeconómica en Bogotá, existen 2.992 manzanas clasificadas en los estratos 1 y 2 en las localidades de Usaquén, Chapinero y Suba, aproximadamente una tercera parte del total de manzanas censadas en estas tres localidades.

Aunque la estratificación da alguna idea de la composición socio-económica de los sectores, esta no es definitiva al respecto. Para Ariel Carrero, gerente de estratificación y monitoreo del Departamento Administrativo de Planeación Distrital, el proceso se hace siguiendo parámetros como la clasificación por características físicas exteriores de las viviendas y del entorno común a cada manzana, lo que en ocasiones no siempre refleja el ingreso de los habitantes. "En el sur, por ejemplo, muchos comerciantes de Abastos con buenos ingresos viven muy cerca de sus negocios en sectores estrado dos", dijo el funcionario, quien considera que muchas personas de distintos lugares del país migraron a barrios del sur de la ciudad hace un par de décadas, prosperaron en sus negocios y continúan viviendo allí.

Otro hecho que refleja lo engañosa que puede ser la estratificación es la encuesta de calidad de vida de 2003 hecha por Planeación Distrital la cual muestra que el ingreso del 58,6 por ciento de los habitantes de la localidad de Usaquén sólo alcanza para cubrir gastos mínimos, cifra muy similar a la de la localidad de Tunjuelito, en el sur, con 59,4 por ciento.

En conclusión, Bogotá se ha convertido en una gran urbe donde ricos y pobres conviven en cada rincón de la ciudad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.