Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2006/05/03 00:00

El otro testigo

Rodolfo Benítez, ex director de protección del DAS, ratificó ante el Congreso las denuncias de Rafael García contra el ex director del organismo y cónsul en Milán, Jorge Noguera.

El ex director del DAS, Jorge Noguera, seguirá siendo cónsul de Colombia en Milán porque tiene problemas de seguridad y porque la justicia no ha comprobado la veracidad de las versiones que lo vinculan con grupos paramilitares.

Al escándalo por corrupción en el DAS le apareció una nueva pieza. Rodolfo Benítez, ex director de protección de la entidad -quien ya había hecho denuncias públicas sobre irregularidades en la institución- decidió contar en el Congreso detalles sobre la infiltración paramilitar en el DAS.

Según él, el DAS es una institución seria que merece ser defendida, pero que lamentablemente fue dirigida por una “organización corrupta” conformada por Jorge Noguera (ex director de la entidad y hoy cónsul en Milán), Giancarlo Auque Silvestre (ex secretario) y Rafael García (ex director de informática, hoy preso por borrar antecedentes de siete narcotraficantes pedidos en extradición).

Benítez sostiene que fue presionado por las directivas de la entidad a raíz de unas denuncias que hizo sobre irregularidades en la contratación para la compra de 1.500 armas, durante la administración de Noguera. El agente aseguró que fue nombrado interventor del contrato en una “maniobra irregular” por encima de funcionarios de la institución que sí tenían entre sus funciones la de hacer interventoría. “Ahí comenzaron mis sospechas –dijo Benítez- que crecieron tan pronto me trasladaron a Chocó, justo después de hacer las denuncias ante la Procuraduría”.

Benítez hizo sus declaraciones en un debate en la comisión segunda de la Cámara convocado en la noche del martes por el representante Hugo Zárrate (del Polo Democrático) y confirmó asistencia también a uno sobre el mismo tema, previsto para la tarde miércoles en la plenaria del Senado.

El ex funcionario mostró ante la comisión segunda de la Cámara una grabación en la que Auque Silvestre aparece hablando –al parecer con un paramilitar- sobre cómo deberían hacerse las elecciones en Magdalena, que según Benítez fueron planeadas con Hernán Giraldo y Jorge 40, hoy desmovilizados jefes de las autodefensas. Incluso dijo que recibió amenazas de muerte cuando descubrió la relación entre el grupo de Noguera y las autodefensas.

El actual director del DAS, Andrés Peñate, aseguró que está trabajando para corregir los errores de la administración anterior, que no permitirá “vagabunderías” en la entidad y que está evaluando al personal porque hay funcionarios que generan desconfianza.

El ministro del Interior, Sabas Pretelt, guardó silencio durante varios minutos ante las denuncias de Benítez y, tras ser cuestionado varias veces por congresistas de la oposición sobre la actitud del gobierno frente al tema, reconoció que lo ocurrido en el DAS es vergonzoso. No obstante, dijo que no retirarán a Noguera del consulado porque tiene problemas de seguridad en Colombia y porque no hay prueba judicial que demuestre que es culpable de la infiltración paramilitar.

“¿Entonces por qué sacaron, sin necesidad de orden judicial, a otros funcionarios del Ministerio de Agricultura, del Incoder y de Finagro, a los cuales se les ha señalado de cometer irregularidades?”, le preguntó el citante del debate, representante Hugo Zárrate.

Las denuncias de Benítez coinciden con revelaciones que García hizo a Semana desde su sitio de reclusión en cuanto a la infiltración paramilitar en la institución. La diferencia entre una y otra versión está en que el gobierno descalificó la de García por tratarse de una persona que está procesada por la justicia. Benítez, en cambio, no tiene tacha en su hoja de vida y aparece como uno de los agentes más condecorados por sus servicios y por su experiencia en temas de explosivos.

La revista Cambio, en su edición de esta semana, también puso en entredicho la versión de García. Según el semanario, el ex director de informática del DAS estaría armando un plan para salir del país como refugiado político con la ayuda de los congresistas de oposición Piedad Córdoba y Gustavo Petro.

Córdoba desmintió a Cambio señalando que “sé perfectamente que el señor García es un delincuente común” y Petro –cuya versión no fue publicada por la revista- dijo que se trata de un montaje “para bajarle el volumen a las declaraciones de García”. Lo que ignoran los autores del montaje, dijo Petro, “es que las declaraciones de Benítez son más contundentes”. El congresista agregó que “las mismas pruebas que muestra Cambio señalan que el señor García quiso hablar conmigo pero nunca pudo. Si tratan de relacionarme con él es porque temen algo. A lo mejor García está diciendo muchas cosas que no le convienen al gobierno. Y a lo mejor Benítez despeja las dudas que dejó García.”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.