Martes, 24 de enero de 2017

| 2007/04/26 00:00

El país estuvo sin servicio de energía eléctrica durante cuatro horas y 30 minutos

¿Hubo un error humano? El Gobierno abre investigación. En un principio, se informó que un fallo en la Subestación Torca, al Norte de Bogotá, ocasionó la suspensión del servicio en la totalidad del Sistema Interconectado Nacional. A pesar del caos, en las grandes ciudades no se presentaron hechos que lamentar.

En la tarde de este jueves, el senador Hugo Serrano, experto en temas energéticos, manifestó que la falla pudo haberse producido por un “error humano”. “Pudo tratarse de una mala maniobra hecha por algún operario de la Subestación Torca”, sentenció el congresista.

Colombia vivió este jueves una jornada caótica al presentarse un apagón general debido a una falla técnica en el Sistema Interconectado: largos trancones en las grandes ciudades, personas atrapadas en ascensores, cierre temporal de la Bolsa de Valores, momentos de angustia en hospitales y clínicas y máxima alerta en las unidades militares al pensar que se trataba de un atentado terrorista, fueron los hechos más notorios.

La incertidumbre fue grande porque a pesar de la acción de los grupos armados ilegales, la infraestructura que lleva la energía es relativamente segura. De hecho, hacía casi dos décadas que en el país no se vivía una situación similar.

El apagón se produjo por una falla técnica que se presentó a las 9:50 de la mañana en la Subestación Torca, al Norte de Bogotá. La avería produjo la suspensión del servicio de energía eléctrica en la totalidad del Sistema Interconectado Nacional.

“El apagón obedece a una falla técnica en la subestación Torca, que queda a la altura de la Calle 200 con Carrera Séptima, en la ciudad de Bogotá. Al ser éste un sistema interconectado, la falla en la subestación disparó el sistema, lo que generó el apagón”, informó Luis Fernando Alarcón, gerente de Interconexión Eléctrica (ISA).

“Se descarta por completo que haya sido una acción terroristas”, informó el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, tras recibir el reporte de todas las brigadas, distribuidas a lo largo y ancho del país.

¿Error humano?

El senador Hugo Serrano, experto en temas energéticos, manifestó que la falla pudo haberse producido por un “error humano”. “Pudo tratarse de una mala maniobra hecha por algún operario de la Subestación Torca”, sentenció el congresista. El Gobierno no descartó esta afirmación y decidió abrir una investigación.

Las situaciones más caóticas se presentaron en las grandes urbes, pues los sistemas de semaforización quedaron fuera de servicio. Por fortuna, el hecho se presentó minutos después de la hora pico. Aunque en Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla, el tránsito se congestionó.

En Medellín los servicios de Metro y del Metrocable se detuvieron, por lo que los pasajeros debieron ser evacuados. También en la capital de Antioquia se presentaron llamados de urgencia de varias personas que quedaron atrapadas en los ascensores. Situaciones similares se presentaron en otras ciudades, por lo que los servicios de Bomberos debieron multiplicar sus esfuerzos. El caso más dramático se presentó en Bucaramanga, en donde un paciente que estaba siendo operado quirúrgicamente tuvo una recaída. Los servicios del Hospital instalaron pronto su propia planta eléctrica y la situación se solucionó.

Respecto a la economía, las tensiones aumentaron cuando la Bolsa de Valores de Colombia suspendió sus operaciones. La decisión se tomó porque “varios de sus afiliados se manifestaron por la carencia del fluido eléctrico en buena parte del territorio nacional”.

Ante esto, el reglamento obliga detener de manera indefinida cualquier tipo de negociación hasta que los afiliados estén en condiciones de operar. Esta norma busca la equidad a la hora de negociar acciones. Es decir, si un corredor se hubiera quedado sin energía mientras otro disponía de ésta, el primero estaría en desventaja. Por eso, se tomó la decisión y nadie podía negociar.

Tal anuncio hizo crear la idea de que el impacto económico por causa del apagón sería desastroso. Pero la tensión mermó conforme se iba restableciendo el servicio de energía, y los afiliados a la Bolsa empezaron a manifestar que disponían del servicio energético para continuar sus transacciones. Entonces se reactivaron las operaciones a las 12:30. Para recuperar el tiempo perdido, se extendió el horario hasta la 1:30.

Finalmente, las transacciones se incrementaron el 0,36 por ciento en relación con la jornada anterior.

Mientras tanto, en las calles había estrés. Además de congestiones vehiculares en todo el país, los comerciantes vieron atrasadas sus ventas, toda vez que la carencia del servicio significaba la ausencia de producción de alimentos. En palabras simples, perdió plata el vendedor de tintos y panes.

Pese a todos estos traumatismos, no hubo un hecho que lamentar. Al contrario, el país volvió lentamente a la normalidad ISA informó que el trabajo coordinado de las empresas del sector eléctrico permitió que en cuatro horas y 30 minutos se reestableciera por completo el suministro de energía eléctrica en todo el territorio nacional.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.