Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2002/06/06 00:00

"El plan no sólo es responsabilidad del Ministerio"

La ministra de Cultura, Aracely Morales, habló con SEMANA sobre la importancia del Plan Nacional de Cultura 2001 - 20010 y sobre su gestión al frente del Ministerio.

"El plan no sólo es responsabilidad del Ministerio"

El Plan Nacional de Cultura 2001-2010 fue convocado por el Ministerio de Cultura en julio de 2000 y formulado por el Consejo Nacional de Cultura (CNC) y el Ministerio con base en una consulta ciudadana, que incluyó a 23 mil colombianos que participaron en 570 foros municipales, 7 regionales, 32 departamentales, 4 distritales, uno nacional y varios foros sectoriales. El Conpes, Consejo Nacional de Política Económica y Social, acaba de dar su apoyo al Plan. La ministra de Cultura, Aracely Morales, habló con SEMANA sobre la importancia del Plan y sobre su gestión al frente del Ministerio.

Semana: De manera muy concreta, ¿en qué consiste el Plan Nacional de Cultura (2001-2010)?

Aracely Morales: Lo que nosotros los colombianos soñamos para el sector cultural: poder convertir las políticas de gobierno, en políticas de Estado. Además, políticas construidas colectivamente con base en procesos de participación ciudadana y que definen el rumbo del sector cultural en esta década, donde participaron voces que nunca han tenido la posibilidad de ser escuchadas.

Semana: ¿Cuál es la importancia de que el Conpes apoye el Plan?

A.M: Le da sostenibilidad y es una herramienta para que el sector cultural pueda interactuar con otros sectores sociales. El Conpes compromete al conjunto del Estado Colombiano, no solamente al Ministerio de Cultura, para la puesta en marcha del Plan. Garantiza su viabilidad y señala lineamientos sin los cuales el Plan no sería posible. El Conpes prepara la casa, prepara al Estado colombiano para ser capaz de cumplir con el mandato ciudadano expresado en el Plan.

Semana: ¿Cómo se puede asegurar que el Plan sí funcione durante los próximos 10 años (teniendo en cuenta que habrá cambios de presidentes y ministros de Cultura)?

A.M: En la jornada del 7 de junio se comenzó la socialización para que el sector cultural y la comunidad se puedan apropiar del Plan y sean los vigías para que éste se realice. Esta jornada de socialización busca que los que participaron en la formulación, se sientan comprometidos con la puesta en marcha del Plan, y que la responsabilidad no solamente caiga en el ministerio. A la hora que este gobierno se vaya, la misma gente del sector debe ejercer presión para que el próximo gobierno cumpla con el mandato ciudadano. Lo otro que tenemos garantizar en el ministerio es que en los últimos tres meses se instale la coordinación técnica del plan y se le dé una estabilidad dentro del mismo ministerio para su evaluación seguimiento y monitoreo. Al Plan hay que volverlo movimiento social, es decir, que atraiga al mayor número de personas, las comprometa, y así existe la seguridad que el nuevo ministro se sienta respaldado por el sector y la comunidad en general. El mismo Departamento de Planeación Nacional se ha comprometido con el Plan, porque ellos son los que tienen que vigilar las políticas que van a regir el próximo plan de desarrollo.

Semana: A corto plazo (un año máximo), ¿qué resultados se pueden esperar del Plan Nacional?

A.M: Que los planes de desarrollo culturales de las entidades territoriales se acoplen con el Plan Nacional de Cultura, ir en el mismo camino. El Plan debe adaptarse a los diferentes contextos que hay en el país, que se adecué a las necesidades de la gente, que la gente se identifique con el mismo Plan, que se comprometa con la puesta en marcha de las políticas, y empezar la transformación institucional del Plan, porque éste demanda transformaciones fuertes en el sector cultural. Si uno entiende el Conpes como parte del Plan, uno de los resultados más inmediatos sería la adecuación de los procesos de información, financiación, legislación y gestión del sector cultural. Fortalecer el ministerio y adecuarlo a los propósitos del Plan. Elevar el monto de los recursos para la cultura, pero también mantener la idea de hacer una gerencia cultural, porque además de los recursos del estado hay que pensar en la empresa privada y en los organismos internacionales.

Semana: ¿Quiénes están trabajando en el Plan Nacional?

A.M: Funcionarios del Ministerio, el Consejo Nacional de Cultura, los responsables del Sistema Nacional de Cultura a nivel territorial, consejos de las artes, de los medios ciudadanos, el Departamento Nacional de Planeación. Esto en un primer momento, pero la idea es extenderlo a las fundaciones, bibliotecas, museos, es decir, a los distintos sectores de la cultura.

Semana: ¿Qué programas o qué alcances se han conseguido desde que usted ha estado al frente del Ministerio?

A.M: Impulsé la gerencia cultural que aquí no había, logramos recursos de la empresa privada y la comunidad internacional; con las jornadas regionales de cultura logramos un diálogo permanente con las entidades territoriales, y de eso nos alimentamos para la formulación del Plan Nacional de Cultura. "La Cultura le declara la paz a Colombia", es un proyecto que sirve para mostrar que los espacios culturales son espacios de reflexión y tolerancia, y fue también un llamado a la comunidad nacional e internacional para entender que desde la cultura se puede construir Nación. Se ha fortalecido la presencia de Colombia en el plano internacional, sobre todo, con la OEA y la Red Internacional de Políticas Culturales. La descentralización del Salón Nacional de Artistas, utilizando espacios naturales y bajando el costo en un 50 por ciento con respecto al anterior. Pero lo que más me llena personal y profesionalmente fue el impulso definitivo que le dio el gobierno al Plan Nacional de Cultura y al Conpes.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.