Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/8/2007 12:00:00 AM

El Presidente Álvaro Uribe exige investigar el origen de un testimonio de un paramilitar que lo vincula con un asesinato

Álvaro Uribe Vélez pide aclarar sí es verdad que el magistrado auxiliar Iván Velásquez, uno de los investigadores estrella de la parapolítica, le ofreció al paramilitar alias ‘Tasmania’ beneficios en caso de que declarara en contra del Jefe del Estado acusándolo de haber cometido un crimen. La Corte en pleno dice que el hecho no es cierto y acusa al Presidente de “obstruir” a la justicia.

En la noche de este lunes estalló uno de los enfrentamientos más graves entre poderes del Estado desde que el país arrastra el escándalo de la parapolítica. De un lado, está el presidente Álvaro Uribe Vélez; y del otro, la Corte Suprema de Justicia. Y en el centro insólitamente, el paramilitar ‘Tasmania’. No es difícil prever que por las monumentales e impredecibles consecuencias que tendrá este caso, este alias se convertirá en uno de los más mencionados del historial delincuencial del país.

¿Qué fue lo que pasó? La semana pasada, el magistrado auxiliar Iván Velásquez, uno de los investigadores estrella de la Corte Suprema de Justicia en el tema de la parapolítica, estuvo en la cárcel de máxima seguridad de Itagüí recibiendo la declaración del paramilitar José Orlando Moncada Zapata, alias ‘Tasmania’.

Según la versión del magistrado Velásquez, entregada en la noche de este lunes al programa Hora 20 de Caracol Radio, fue a la cárcel porque ‘Tasmania’ le había hecho saber a la Corte que tenía información importante relacionada con cuatro congresistas vinculados con los paramilitares. “Lo escuché pero nunca jamás se mencionó al presidente de la Republica”, aseguró Velásquez.
 
Encuentro en la cárcel
 
Para la Casa de Nariño la situación fue diametralmente opuesta: “La Corte Suprema de Justicia habían contactado, en la cárcel de máxima seguridad de Itagüí, a este señor, para que acusara al Presidente Álvaro Uribe Vélez y a otros ciudadanos como autores intelectuales del atentado contra el paramilitar Alcides de Jesús Durango, alias ‘René’, en 2003, a cambio de beneficios para él y su familia”.

Esto es que la Casa de Nariño tiene información en el sentido de que el magistrado Velásquez fue al centro de reclusión con una malévola intención: ponerse de acuerdo con un paramilitar para involucrar al Jefe del Estado en el asesinato de otro paramilitar. ¿Qué elementos tiene la Presidencia para hacer semejante acusación?

La Casa de Nariño dice que el “el Presidente de la República ha tenido conocimiento de una diligencia de declaración que rindió el señor José Orlando Moncada Zapata, alias ‘Tasmania’, ante una comisión de la Fiscalía General de la Nación, los días 4 y 5 de octubre pasado, así como el contenido de una comunicación previa a la diligencia, mediante la cual se indica que funcionarios del CTI de Antioquia y delegados de la Corte Suprema de Justicia” hicieron el encuentro con ese fin. El magistrado Velásquez reitera que eso es mentira.

¿Puede haber algo más grave que esto? El asunto es extremadamente delicado por donde se le mire. Veamos: Saca a flote un severo choque de trenes entre el Presidente y la Corte Suprema y no por concepciones filosóficas del manejo del Estado sino por un escabroso tema en el que el otro protagonista es un alias ‘Tasmania’ que hasta este momento era una figura totalmente anónima en el mundo del hampa y que por cuenta del episodio se convirtió en una figura estelar que podrá inclinar la balanza a uno u otro lado.
 
¿Quién diablos es 'Tasmania'?
 
La opinión pública se pregunta ahora: ¿Y quién demonios es ‘Tasmania’? De ‘Tasmania’ se sabe que fue capturado el 3 de enero del 2005 en un operativo en el barrio Manrique Versalles, de la Comuna Nororiental de la ciudad de Medellín, en desarrollo de la Operación Andes. Y que, además, tiene órdenes de captura por extorsión y conformación de grupos armados ilegales. Es, en términos sencillos, un delincuente promedio que ahora será una figura mediática extraordinaria.

El caso tiene otros elementos. Un día después de que el magistrado Velásquez se reuniera en la cárcel de Itagüí con el paramilitar ‘Tasmania’, el presidente Uribe llamó al jurista para preguntarle sobre el caso. Éste aseguró que eso era una clara “obstrucción” a la justicia y más viniendo del Jefe del Estado que debía saber los procedimientos a seguir. Este concepto fue respaldado por el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Julio César Valencia Copete. “Hemos hecho una reunión extraordinaria para analizar el caso y puedo informar que hay un respaldo al magistrado y un rechazo a las llamadas del Jefe del Estado”.

Sin embargo, los magistrados le anunciaron al presidente que a pesar de la incomodidad que generaba una llamada suya le podían informar que a él no lo estaban investigando no sólo porque no hay un caso en su contra sino porque ellos no son autoridad para hacerlo. “Esa es función de la Comisión de Acusaciones de la Cámara”.

El presidente de la República, en cambio, no ve nada malo en haber llamado al magistrado. “La justicia tiene que hacer justicia”, dijo. Además, explicó que el “juez natural de un Estado de Derecho es la opinión pública”.

El magistrado Valencia Copete anunció que había puesto el tema de la “obstrucción a la justicia de parte del presidente Uribe” en manos de la Procuraduría General de la Nación y la Fiscalía General de la Nación.

El asesino, el mentiroso, el manipulador
 
Sin embargo, el presidente no quedó tranquilo y ordenó hacer el comunicado donde puso en conocimiento el hecho y que fue colgado en la noche de este lunes en la página web de la Presidencia de la República. ¿Por qué la reacción tan fuerte del Presidente Uribe?
 
El Jefe del Estado explicó que tuvo esa decisión porque el caso tiene tres elementos fundamentales. Uno, a él lo están acusando de un asesinato y Uribe Vélez considera que la justicia tiene que hacer claridad pronto y de manera pública sobre eso; dos, hay que investigar el testimonio de ‘Tasmania’ que en caso de que no resultase cierto demostraría que “es un mentiroso”; y tres, si se comprueba que la Corte está poniendo de acuerdo con delincuentes demostraría que hay una “manipulación en contra del presidente”.
 
El Presidente Uribe considera que él no buscó este choque con la Corte sino que, por el contrario, mostrar transparencia para que se resuelva cuál de estos tres elementos es el verdadero.

Sin embargo, en este crítico asunto hay otros elementos que deben ser absueltos de inmediato. ¿Cómo se enteró el presidente de la reunión entre ‘Tasmania’ y un magistrado de la Corte? “A uno todos los días le cuentan cosas y no son de órganos del Estado”, argumentó el presidente.

Seguimientos extraños
 
Para la Corte la respuesta no es tan simple. “Hay unos seguimientos extraños a nosotros”, dijeron en la noche de este lunes varios magistrados. Y en concreto sindicaron a agentes del DAS de ir tras la pista de los magistrados que investigan el tema de la parapolitica, uno de los más sensibles y que en otras ocasiones ya causó fisuras en las relaciones Uribe-Corte Suprema.
 
Hay otro hecho muy grave y es que en menos de una semana el presidente Álvaro Uribe ha ordenado hacer aclaraciones a través de los órganos oficiales de comunicación del Estado de su inocencia respecto a vínculos con personas al margen de la ley. La semana pasada salió sorpresivamente a aclarar que él no tuvo nada que ver con el capo del narcotráfico Pablo Emilio Escobar Gaviria y ahora de manera intempestiva sale a decir que él no conoce a ‘Tasmania’ ni a ‘René’. “El Presidente de la República reitera que nunca ha tenido ningún tipo de relación con los sujetos mencionados en este incidente”. Son ya tantas las menciones y aclaraciones que sin querer puede crear el efecto contrario y provocar dudas de su inocencia.
 
¿Qué va a pasara ahora? El enfrentamiento va a crecer. No se trata de un debate de ideas sino sindicaciones de la más alta gravedad que hacen que esta tempestad hasta ahora comience. Por ahora, la Corte Suprema anunció una rueda de prensa para responderle al Presidente y éste, por su parte, dijo que se ratificaba en todo lo dicho en el comunicado.

Comunicado de la Casa de Nariño

La Casa de Nariño se permite informar que el Presidente de la República ha tenido conocimiento de una diligencia de declaración que rindió el señor José Orlando Moncada Zapata, alias ‘Tasmania’, ante una comisión de la Fiscalía General de la Nación, los días 4 y 5 de octubre pasado, así como el contenido de una comunicación previa a la diligencia, mediante la cual se indica que funcionarios del CTI de Antioquia y delegados de la Corte Suprema de Justicia habían contactado, en la cárcel de máxima seguridad de Itagüí, a este señor, para que acusara al Presidente Álvaro Uribe Vélez y a otros ciudadanos como autores intelectuales del atentado contra el paramilitar Alcides de Jesús Durango, alias ‘René’, en 2003, a cambio de beneficios para él y su familia.
En la carta que recibió el Presidente, antes mencionada, alias ‘Tasmania’ cuenta cómo fue abordado en la cárcel de Itagüí y llevado a las instalaciones de la Fiscalía, en Antioquia, en donde el Magistrado Iván Velásquez le ofreció beneficios a él y a su familia, a cambio de declarar en contra del Presidente Uribe.
Conocedor de esta situación, el Presidente de la República solicita al Fiscal General, quien tiene en su poder todas las declaraciones y los expedientes, que adelante las gestiones a que haya lugar, con el fin de verificar los hechos por este señor denunciados y, en todo caso, para que se haga absoluta claridad de las circunstancias que han rodeado este episodio.

El Presidente de la República reitera que nunca ha tenido ningún tipo de relación con los sujetos mencionados en este incidente.

Bogotá, 8 de octubre de 2007. 

 


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?