Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/2/2006 12:00:00 AM

El presidente Uribe está dispuesto a reunirse personalmente con las FARC para alcanzar la paz

Por primera vez en un hecho sin antecedentes el presidente Álvaro Uribe anunció hoy que no tendría problemas en encontrarse cara a cara con los miembros de las Farc para la búsqueda de una solución negociada al conflicto.

En una entrevista con Caracol Radio el presidente Uribe señaló este martes que se encontraría con el Secretariado de las Farc “si esa reunión se necesita para poder perfeccionar la paz, para dar un paso fundamental”. La declaración se hace en medio de las expectativas por el intercambio humanitario y el despeje de los municipios de Florida y Pradera en el Valle del Cauca.

Para Uribe, la reunión no es primordial en este momento, sobre todo porque tiene que haber “un marco de condiciones” para que ocurra. Lo que sí encontró importante fue el acuerdo humanitario que “debe ser un paso dentro de un proceso de paz” pues, “el gran afán es superar la tragedia y el dolor de los familiares de los secuestrados”.

También afirmó que existen temores sobre los avances reales que se logren en un eventual diálogo con la guerrilla. “Un proceso demorado, que no avance, que haga pensar a los colombianos que las Farc solamente buscan ganar tiempo y esperar el cambio de gobierno, para fortalecerse militarmente”, afirmó.
Las declaraciones del primer mandatario son un avance importante en la búsqueda de la paz y van en consonancia con el ambiente de los últimos días.

Tras cinco años de dilaciones, desaires y descalificaciones mutuas con las Farc, el presidente Álvaro Uribe  parece dispuesto a jugársela por el acuerdo humanitario y autorizó este lunes al comisionado de paz, Luis Carlos Restrepo,  para iniciar contactos con el grupo guerrillero con miras a la creación de la zona de encuentro en la que se discutirá el acuerdo humanitario y, eventualmente, el comienzo de un diálogo de paz. 
 
La decisión del presidente fue divulgada mediante un comunicado de la Casa de Nariño en el que se aclara que la zona de encuentro "debería incluir un cese de hostilidades, limitaciones de tiempo y los requisitos que propusieron los 3 países europeos". Además, el Jefe de Estado señala que no permitirá el debilitamiento de la política de seguridad democrática. 

Horas antes las Farc, en una carta firmada por su secretariado, pidieron el despeje de los departamentos de Caquetá y Putumayo, una vez se haya realizado el intercambio humanitario de secuestrados por guerrilleros presos.

La misiva, publicada este domingo en la página web de las Farc y dirigida a integrantes de las tres ramas del poder, se le pide al Gobierno “plenas garantías para adelantar el canje de prisioneros de guerra, desmilitarizando por 45 días los municipios de Florida y Pradera en el Valle del Cauca, una vez liberados todos ellos, quedará al orden del día la búsqueda de acuerdos para superar el conflicto social y armado que azota al país”.

El comunicado ya tuvo una respuesta parcial del Gobierno. El asesor presidencial, José Obdulio Gaviria, dijo que las condiciones están dadas para dar el siguiente paso y disponer todas las condiciones para un encuentro con el grupo guerrillero. “Este es el tiempo para la libertad de los secuestrados y hay un comunicado (de las Farc) que está bien concebido”, comentó Gaviria.

Además de la desmilitarización de Caquetá y Putumayo, las Farc también hablan por primera vez del cese al fuego bilateral, hecho que para el congresista Wilson Borja del Polo Democrático, “es un salto cualitativo que no fue aceptado en el Caguán, que está dentro de la línea del Gobierno y que debe ser aprovechado por el mismo”.

En los ocho puntos del comunicado, también se habla de condiciones conocidas tiempo atrás por el Gobierno y el país. Por ejemplo, la suspensión de las órdenes de captura para los integrantes del estado Mayor Central; pedirle a la comunidad internacional que se abstenga de calificarlos como una organización terrorista; y que el Gobierno reconozca la existencia de un conflicto armado y social.

Adicional a esto, proponen varios temas para discutir en una eventual mesa de diálogos, en los que se encuentran el paramilitarismo en Colombia, la reparación económica para las víctimas del Estado, el TLC y una Reforma Agraria.

Optimismo generalizado

El ex ministro Álvaro Leyva, una de las personas que más conoce a las Farc y que ha estado en permanente contacto con el presidente Uribe asesorándolo sobre el tema, admitió que este es un avance evidente de que el proceso va por buen camino. “El primer paso es el intercambio humanitario y es obvio que está cuajando por ambos lados. (...) Para que se den los diálogos se debe concluir esta primera fase”, anotó Leyva.

En la línea optimista también está Carlos Lozano, director del semanario izquierdista Voz y uno de los facilitadores del proceso, quien resaltó la claridad de la propuesta de las Farc para un eventual proceso de paz: “fueron (las Farc) un paso más allá del intercambio humanitario, y lo más importante es que muestran el compromiso, en un muy buen momento, para la búsqueda de la paz”.

Diego Arias, miembro de la Red de Paz de Cali, es mucho más moderado a la hora de hablar del despeje de Florida y Pradera. Dice que aunque el proceso ya está maduro para un intercambio, también es muy probable que colapse ya que despejar el casco urbano de estos municipios del Valle, implican un riesgo grande para la seguridad de la región, pues hay mucha delincuencia común y desmovilizados de las AUC en actos fuera de la ley.

“Muy posiblemente, Estados Unidos presionará al gobierno nacional para que en la lista de liberados estén los tres norteamericanos secuestrados. Si las Farc aceptan, obviamente pedirán a cambio ‘peces gordos’ extraditados como Simón Trinidad y Sonia”, agregó Arias.

En definitiva todo es un riesgo. Pero aunque la apuesta sea demasiado alta, vale la pena que tanto las Farc como el gobierno de Uribe Vélez se den la pela para lograr la libertad de secuestrados que llevan años pudriéndose en la selva.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.