Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2007/04/19 00:00

El Presidente Uribe revela que Al Gore se niega a sentarse en la mesa con él por las “calumnias” que lo vinculan con paramilitarismo

Álvaro Uribe Vélez le informó anoche al país -en una inusual rueda de prensa transmitida en directo por todos los canales de televisión- que las acusaciones “miserables” de la oposición empezaron a tener consecuencias contra el país: El ex vicepresidente de Estados Unidos canceló un evento para hoy en Miami porque no quiere estar a su lado y la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) ahora está en riesgo.

El Presidente Álvaro Uribe Vélez durante su intervención anoche en la Casa de Nariño. FOTOS: SERVICIO DE NOTICIAS DEL ESTADO (SNE)

El presidente Álvaro Uribe Vélez reveló anoche que las “calumnias” contra él y su familia por acusaciones “miserables” que lo vinculan con el paramilitarismo empezaron a tener graves consecuencias para el país. Las más recientes tienen que ver con las relaciones internacionales: el ex vicepresidente de Estados Unidos, y una de las figuras de mayor peso en la bancada demócrata, Al Gore, canceló un encuentro previsto para hoy en Miami porque no quiere sentarse en la misma mesa con el Jefe de Estado colombiano. Asimismo, según Uribe, el Tratado de Libre Comercio (TLC) está ahora en riesgo.

Ambos hechos, según el Jefe del Estado, son consecuencia directa de los debates basados en la “calumnia” y en la “mentira” realizados por la oposición. Sin mencionarlo, hizo constantes alusiones directas al debate en el Congreso convocado por el senador del Polo Democrático Alternativo (PDA), Gustavo Petro. En éste, el dirigente de izquierda tocó al presidente –por haberle autorizado, según sus acusaciones, unas Convivir a personas hoy señaladas de jefes paramilitares- y a su hermano Santiago –porque, también según Petro, en las fincas ‘Las Guacharacas’ y ‘La Carolina’ administradas por él, los paramilitares las usaron de bases y cometieron crímenes-

Los cuestionamientos de Petro cuando Uribe era gobernador de Antioquia también pasaron por el uso de un helicóptero oficial del departamento que, según el senador, fue utilizado en la masacre de El Aro, una de las matanzas más sangrientas contra población civil desarmada de parte de los paramilitares.


Uribe niega las acusaciones
 
El Presidente negó todas las acusaciones en el transcurso de la inusual rueda de prensa en la Casa de Nariño y que fue transmitida en directo por todos los canales de televisión y las cadenas de radio. La conferencia se prolongó durante casi dos horas y se produjo 48 horas después del debate de Petro en el Congreso y en el que el Ejecutivo tuvo una floja defensa. En ese momento, los ministros en lugar de responder los cuestionamientos de Petro hicieron énfasis en su pasado guerrillero y en su militancia en el M-19. Una cosa sabida pues él es desmovilizado de esa agrupación insurgente hoy inexistente tras la firma de un Acuerdo de Paz.

Uribe, en un tono tranquilo, seguro y en el que hizo uso de su excelente memoria, respondió una a una las duras preguntas que le hicieron los periodistas invitados.

Así, por ejemplo, se le interrogó: “EL TIEMPO, que no es precisamente un periódico antiuribista, tituló ayer ‘Petro tocó las fibras de la familia del Presidente’. ¿Se siente tocado? ¿Qué respuesta tiene a las acusaciones sobre Guacharacas o La Carolina, fincas donde su familia ha tenido propiedad?” A lo que Uribe respondió: “Fue suficiente que como Gobernador electo dijera que había que apoyar a las Convivir, para que el único tratamiento que me dieran mis críticos es el de paramilitar. Las fibras íntimas han sido siempre afectadas. Pero ese no es el motivo de reacción (...) esta reacción de hoy es porque están afectadas las fibras del interés nacional”.

Uribe aseguró que el tema ha llegado al punto de que el ex vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore, no asistirá a un foro sobre medio ambiente que se efectuará hoy en Miami. Uribe supo que Gore adujo que “no podía compartir con el presidente de Colombia”, después de enterarse de los debates de la oposición en los que su familia resultó salpicada. El ex vicepresidente norteamericano es una de las voces más autorizadas del planeta en el Medio Ambiente.

Anuncia lucha
 
Uribe explicó que tomó el espacio en los medios porque las acusaciones que ha soportado a lo largo de su carrera se repiten y empiezan a producir daños a los intereses del país en la comunidad internacional. “Tendré que luchar para que no se afecte la integridad nacional”, sostuvo.

Luego hubo otra pregunta en la que se le dijo que sí tenía hidalguía reconociera algunos aciertos del debate de Petro. Uribe dijo: “La hidalguía se destruye con la calumnia. Miremos lo de las Convivir: las apoyé con el mismo criterio con el que he adoptado que Colombia tenga cerca de 4 millones de cooperantes. Calumnias como que las Convivir nacieron con Uribe es falso. Yo no me las inventé; en Antioquia hubo el 10 por ciento del total, el paramilitarismo antecedió más de 10 años a las Convivir. Una acusación es que le di una Convivir al señor ‘Chepe Barrera’, acepto la responsabilidad de promoverlas y defenderlas (...)

Expedí la personería jurídica, pero era la Supervigilancia quien tenía que dar la licencia de funcionamiento. Ahora parece que el señor ‘Chepe Barrera’ (pertenecía a una de ellas), desmovilizado que está indultado y verificamos y es cierto (...) El concepto de la Brigada sobre sus integrantes fue previo y cancelé esa y muchas otras Convivir (...) A ‘Chepe Barrera’ se le indultó por rebelión porque no se le han encontrado delitos diferentes”.

El caso del helicóptero

Sobre la presencia de un helicóptero de la Gobernación de Antioquia cuando ocurría la masacre del Aro (matanza confesada por el jefe paramilitar Salvatore Mancuso) y un mensaje al beeper de un ‘para’ que hacía de contacto de esta masacre en el que se decía: “Te recuerdo llamar al Gobernador. Preséntame y que yo lo visito en la tarde”. Uribe respondió: “Esto hay que ponerlo en el contexto de un país que vivió muchas décadas en poder de unas guerrillas que penetraban las universidades, la política, que criticaban el narcotráfico y también servían de sicarios del narcotráfico. Y terminaron financiándose del narcotráfico. Y vivió el país el abandono de las regiones, la gente martirizada por esa guerrilla y surgió el paramilitarismo y entró a competir con crueldad con la guerrilla.
 
“¿Sabe qué era esa región de El Aro? Una de las típicas de abandono del Estado en la que en mis casi 55 años, es la primera vez que hay una presencia permanente. Ocurre esa masacre, una de las tantas que viví. Todas denunciadas por mí como gobernador. Porque algo que se insinuó era que yo había sido omisivo frente a los paramilitares. ¡Al primer gobernador de Colombia que se le exigen responsabilidades en el orden público y qué bueno comprobar ahora, 12 años después, cómo procedimos con toda la diligencia y la imparcialidad!
 
La Gobernación tiene dos helicópteros: uno dedicado a salud y otro al servicio del gobernador (...) Se lleva una bitácora de todos los viajes. El día antes de irme de la gobernación, que fui a despedirme de mi madre porque me iba para Oxford, me dijeron que no me iba a dejar vivo la guerrilla, que me fuera en el helicóptero; yo dije que no porque era una diligencia personal. Eso se manejó con toda la pureza, para que se venga ahora a involucrar los helicópteros de la gobernación en una masacre, cuando ese helicóptero de salud de la gobernación ha sido el médico de las comunidades más apartadas.
 
Investiguen en la gobernación con los gobernadores que me antecedieron y con los que me sucedieron. ¿Ahora qué se ha sabido? Que tanto guerrilla como paramilitares tenían transporte aéreo.
 
Ese cargo es un cargo miserable. Simplemente hagan una investigación periodística sobre los helicópteros de la gobernación de Antioquia.

El mensaje del beeper

“(El mensaje de beeper) lo exhiben como una prueba contra mí. ¿Quién puede ser el Gobernador, a cuántos se les dice Gobernador en el lenguaje de la delincuencia? Yo no recibí una sola llamada en la Gobernación para asuntos paramilitares.

Asimismo, se le preguntó por recientes versiones periodísticas que dan cuenta de la vinculación con grupos paramilitares de su primo Mario Uribe. “Esculcarle la votación a Mario Uribe es fácil. Yo no creo que el senador hijo de un tío abuelo mío tenga esas inclinaciones de que lo acusan de usar paramilitares para comprar un pedazo de tierra”, contestó.
 
Sobre las fincas de su familia enredadas con ‘paras’, según Petro, Uribe respondió: “En el 98 me llaman a la fiscalía. Me dicen que yo había mandado a matar a unas personas en esa región de Guacharacas y me dicen que era que un preso en una cárcel del Valle del Cauca les escribió (...) Ahora veo que las acusaciones de Guacharacas son contra mi hermano Santiago. Mientras la familia estuvo en esa finca los asesinatos que allí se dieron fue el de mi padre, en el 83 y de este trabajador de la finca, por allá en el año 95, 96. Mi familia se retira de allá (desde el asesinato del trabajador)”.
 
“El 22 de agosto de 1994, antes de ser Gobernador, fue asesinado el mayoral de La Carolina por las Farc. Ya le habían hecho un intento de asesinato y en la reacción murió uno de los bandidos (un señor Varela). Esos son los dos casos de asesinato.

En 1994, ONG fueron a esa región a buscar pruebas para acusar a Álvaro Uribe (...) conocí todas las acusaciones por rabia contra mí, por enemistad política. La versión libre de Santiago es del año 1996 y hay un auto inhibitorio en 1999”.
 
El Presidente defendió la inocencia de su hermano Santiago pero manifestó que quien tenga dudas que las investigue: “A la familia mía la han investigado mucho, que le investiguen a mi hermano Santiago el patrimonio, su manera de vivir. Es muy fácil, que lo miren”.

Fuerte impacto en EE.UU.

El Presidente dijo que hasta ahora había evitado responder a todas estas acusaciones. Ahora, empero, se vio forzado a salir ante los medios porque se trata de un impacto nocivo contra las relaciones exteriores de Colombia.
 
Por eso, cuando se le preguntó sí no era paradójico que, siendo él un natural aliado de Washington, ahora se viera con dudas desde allí dijo: “Ellos verán si le creen a la calumnia de que es un Gobierno paramilitar o a los hechos de un Gobierno que ha desmontado el paramilitarismo. (...) Es fácil investigar. Cuánto han mejorado las garantías para la oposición (...) para el ejercicio político y periodístico, hay seguridad para los sindicalistas (...) por qué me van a condenar sin escucharme. Aquí hay unos hechos contundentes (...) Yo tengo que pedir perdón por errores, pero no por delitos (…)”

El presidente sentenció: “Las acusaciones que he soportado durante mi carrera pública, empiezan a producir daños a los intereses del país en la comunidad internacional”.

Preguntas a Peñate

A pesar de la serenidad y respeto con que el Presidente exhibió en la rueda de prensa se enredó en las consecuencias de algunas de sus afirmaciones. Por ejemplo, dijo: “Tengo pruebas de inteligencia militar y de policía, que no las voy a revelar, de algunas de las personas que han ido a Estados Unidos y dicen que ya nos tiramos el Tratado en EE.UU. acusando al tal por cual de Uribe”.

Ante eso la pregunta fue lógica: ¿Su Gobierno está expiando a líderes de la oposición? Entonces responsabilizó a Andrés Peñate, actual director del DAS: “Las coincidencias es que muchos de los críticos que han ido allá son adversarios aquí del TLC, pero no voy a hacer alusiones personales (...) Son congresistas (...) pregúntenle al doctor Peñate (...) es que proceden muy evidentemente, no se cuidan tanto como creen cuidarse”.

El Presidente resumió que todas las acusaciones en su contra obedecen a una campaña sistemática para desacreditarlo, primero como gobernador de Antioquia, después como candidato a la Presidencia de la República y, ahora, como primer mandatario. “El propósito, primero para desacreditarme como gobernador, luego para impedir mi elección y después para desacreditar mi gobierno, ha seguido y tiene momentos difíciles. Me toca proceder de manera clara con dignidad en todas partes”.

Sin embargo, dijo que no se va a rendir sino que seguirá adelante. Por eso, explicó que debía viajar este viernes muy temprano a Estados para sostener una rueda de prensa en Miami y dar “humildemente, las explicaciones que haya qué dar”. “¿Por qué me van a condenar sin escucharme?, ¿Por qué una política de Estado se va a convertir en una relación de un partido con la oposición en un país?”, se preguntó.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.