Domingo, 22 de enero de 2017

| 2006/11/08 00:00

“Él puede matar al que se le ponga en la mitad”

En el sector del banano los extorsionistas cobraban una de las vacunas más altas, $50.000 por cada camión que entraba al lugar. En algunos casos la vacuna mensual llegaba a 14 millones de pesos.

(Barranquilla, febrero 23 de 2004)

Declaración Jurada de Yovany Avila con CC 72.249.148 de Barranquilla, Inspección de Policía 18, quien dice tener 25 años y ser natural de Barranquilla, comerciante de profesión.

“Quiero denunciar en esta declaración unas irregularidades que están ocurriendo en el mercado público de Barranquilla. Resulta que como yo soy miembro y hago parte de la Cooperativa de Banano creada en el mercado por los paramilitares para recoger la vacuna en cabeza de alias ‘Pupy’ o ‘Alberto’, pero cuyo nombre es Wilmer Samper Meléndez (q.e.p.d.). El es uno grueso, tiene los ojos grandes y tiene amenazado a todo en el mercado para que le paguen su vacuna. El es el que maneja todas las vacunas y las extorsiones y los homicidios en este sector, tiene amedrentado a todo mundo; incluso, hizo matar a su jefe director alias ‘Hugo’.

Hugo me compró a mi un carro Monza de color rojo de placas QGF 583 por cinco millones de pesos. Este Pupy vive en Villa Muvdi en una casa blanca frente al arroyo y nos quita 100.000 pesos por camión cargado de banano de guineo que entre al mercado. Hugo me contaba que ‘Pupy’ me quería matar y que estaba armando la vuelta con el jefe grande, el comandante de las AUC de los paramilitares aquí en Barranquilla, un tal ‘Antonio’, pero cuando Hugo me dijo esto desapareció y más nunca lo he vuelto a ver. Pero Hugo me decía que si a él le pasaba algo era que Pupy y el tal Antonio lo habían matado.

Igual me decía que me cuidara mucho de alias Juancho y Felipe (Arbey q.e.p.d), que son los sicarios más tesos de Barranquilla. Yo conozco a este Pupy desde hace rato y sé que es un miserable y él puede matar al que se le ponga en la mitad. El maneja con un dedo la cooperativa de guineo y recoge muchísima plata allí. Estoy seguro que a la gerente de la cooperativa la tiene amenazada, porque esta señora hace lo que él dice y no deja que nadie se meta en ese cuento. Al Pupy o Alberto lo pueden ubicar en los cuartos fríos del guineo de 5 a.m. a 7 a.m. También tiene extorsionado al sector del pescado, yo lo conozco a él porque yo soy de Orieca y él es de Ciénaga y sé dónde ubicar a su familia y lo puedo señalar para reconocerlo y que pague por todas las muertes que ha ordenado. También quiero que se me brinde protección porque sé que apenas ellos sepan esto me van a matar. No tengo más nada que decir”.

Firman el declarante, la inspectora y la secretaría.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.