Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/30/2008 12:00:00 AM

El retiro de Edwards a candidatura demócrata allana camino a la Casa Blanca de Obama o Hillary

La decisión de Edwards tendrá una simbólica consecuencia porque por primera vez en la historia, en caso de un triunfo de los demócratas, una mujer o un negro gobernaría la nación más poderosa del planeta. Ambos, hasta ahora, se han expresado en contra de una firma del TLC con Colombia.

En las pasadas elecciones fue una de las sorpresas más gratas. Su juventud y su carisma produjeron un gran entusiasmo en las filas demócratas. Sin embargo, no logró su objetivo y se dijo que en el futuro cercano le sonreiría. Pero de nuevo será en otra ocasión. John Edwards abandona sus intentos por conseguir la candidatura presidencial por el Partido Demócrata.
 
Edwards, ex senador por Carolina del Norte, pone fin así a una candidatura que tuvo escaso éxito pero que obligó a sus rivales a prestar atención a ideales progresistas de lucha contra la pobreza y de mejor distribución de la riqueza nacional.

Edwards, al mismo tiempo, estaba lidiando con tribulaciones familiares ya que su esposa recientemente fue diagnosticada con cáncer terminal.

Un asesor dijo que Edwards no piensa inicialmente respaldar a alguno de los candidatos a la nominación demócrata, que se dirime ahora entre la senadora por Nueva York, Hillary Rodham Clinton, y el senador por Illinois Barack Obama. El asesor pidió no ser identificado.

De esa manera, el ex senador y compañero de fórmula del candidato presidencial demócrata John Kerry en la campaña de 2004, pone fin a un intento por conquistar la Casa Blanca que inició hace 13 meses.

Edwards formuló desde el principio de su campaña una serie de ideas de contenido progresista. Fue el primer precandidato en proponer un plan de seguro universal de salud, el primero en pedir al Congreso que cesase de financiar la guerra en Irak, y el primero en lanzar una ofensiva contra los cabilderos en Washington, denunciando el gran poder que detentan para propulsar leyes favorables a reducidos grupos de interés.

Edwards surgió rápidamente en los rangos demócratas, luego de apenas un mandato como senador por Carolina del Norte. Previamente, fue abogado y ganó millones de dólares en demandas contra grandes empresas.

Durante la campaña, Edwards sufrió una serie de tribulaciones, debido al cáncer que afecta a su esposa, Elizabeth. El dirigente político ya ha sufrido otras tragedias. En 1996, su hijo, Wade, un adolescente, murió en un accidente automovilístico.

Inclusive mientras Obama y Clinton recolectaban asombrosas sumas de dinero en sus campañas, Edwards mantuvo un núcleo respetable de seguidores, que lo convirtió en un serio rival de los otros dos precandidatos. En Iowa, la primera asamblea electoral en que participaron los demócratas, logró llegar en segundo lugar, al superar a Clinton. Pero luego, en Nueva Hampshire, Nevada, y en Carolina del Sur, fue relegado al tercer puesto. Clinton ganó en Nueva Hampshire y en Nevada, y Obama obtuvo una aplastante victoria sobre Clinton en Carolina del Sur.

La pérdida en Carolina del Sur fue muy dura para Edwards, pues él nació en ese estado y ganó las primarias en 2004.

Su decisión cambia el escenario político en Estados Unidos. El retiro de Edwards a la candidatura demócrata allana el camino a la Casa Blanca de Hillary Clinton y Barack Obama. Un hecho de simbólicas consecuencias porque por primera vez en la historia, en caso de un triunfo de los demócratas, una mujer o un negro gobernaría la nación más poderosa del planeta. Ambos, hasta ahora, se han expresado en contra de una firma del TLC con Colombia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.