Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/30/2004 12:00:00 AM

El rey ladrón

"El otro día un señor me preguntó si todavía seguía robando. Yo le respondí: ¡Cómo se le ocurre! con esta inseguridad quien sale a robar, no ve que hasta tumbaron a la guerrilla".

'El galo' el famoso ladrón de la serie Don Chinche, es el personaje que más recuerdan los colombianos del actor Rey Vásquez, 'Cruceto' en Romeo y Buseta, 'Cuncho e pola' en Tiempos difíciles y Apostol recientemente en la Lectora.

Vásquez comenzó en la televisión en 1957, alternando de vez en cuando con el cine donde hizo, entre otras películas, 'Cada voz lleva su angustia' y 'Tarzán', esta última una coproducción entre Italia, España, Estados Unidos, Colombia y Filipinas donde hacía el papel de un indígena que era salvado por el famoso hombre de la selva tras ser asaltado por un grupo de maleantes que robaban sus esmeraldas.

'Ladrón', como le gritan a veces por la calle, tiene 65 años y hace más de un año llegó a la Fundación. No habla de su familia, solo dice que hace 40 años decidió olvidarse de todos y dedicarse únicamente a la actuación.

Y esa devoción la sincera cuando elogia a la televisión, ese medio que le ha sido un "poco ingrato", pero que según él conserva la calidad de otras épocas y que es en parte responsable de la poca buena imagen que pueda tener Colombia en el exterior.

Vásquez se considera privilegiado por ser de los pocos que puede contar que se ha muerto por lo menos 30 veces, o que ha matado sin hacer daño. También por conocer de cerca a colegas como Pepe Sánchez, la persona a la que más recuerda con cariño, por su calidad humana y por ser un gran director.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.