Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2005/09/11 00:00

¿El salvavidas?

Domingo 11. Óscar Parra averiguó nuevos datos sobre la supuesta efectividad de la vacuna Prevenar que podría salvar cientos de niños colombianos.

Amanda Novoa tiene 37 años y vive con su esposo y sus seis hijos en el barrio la Gaitana, al noroccidente de Bogotá. Aunque las preocupaciones por la situación económica de su familia son una constate diaria, ya que el único ingreso que tiene la familia es el producido por su esposo como conductor de bus, la tranquilidad de Amanda era soportada por la buena salud de sus niños. Lamentablemente, las cosas cambiaron hace un par de semanas cuando su hija menor, Jenny Lorena Parra, de tan solo 2 años, comenzó a tener graves problemas respiratorios.

Amanda llevó a la pequeña al CAMI del barrio con una fiebre muy alta y dificultad al respirar. Debido al delicado estado de la niña, fue remitida al hospital Simón Bolívar en la localidad de Usaquén e internada en la unidad de cuidados intensivos. El médico le explicó que Jenny tenía una bacteria llamada neumococo que se transmite por el aire y que le había provocado una neumonía, que la situación era grave.

La bacteria del neumococo que adquirió Jenny es una de las principales causas de muertes en menores de 5 años en Colombia. Según cifras del ministerio de Protección Social, aproximadamente 2.000 niños mueren al año por enfermedades como la neumonía o la meningitis, causadas por el neumococo u otras bacterias.

La angustia de Amanda se hizo más grande cuando, por medio de un comercial de televisión, se enteró de que la causa del grave estado de salud de su pequeña tenía una vacuna y que esta no estaba en el plan de vacunación.

Nunca nadie le informó al respecto y de inmediato pensó en comprar el medicamento para el resto de sus hijos. La campaña en televisión, lanzada por laboratorios Wyeth, mostraba a una madre llorando, hablando de la vacuna Prevenar contra el neumococo y expresando el dolor por la pérdida de su hijo por no tener información acerca del tema.

Pero ¿Por qué una vacuna que podría salvar tantas vidas no está dentro del plan de vacunación? Según el pediatra Carlos Velásquez, que atiende a Jenny en el Simón Bolívar, la vacuna contra la bacteria ayudaría a prevenir muchas muertes de menores de cinco años, pero a costos bastante elevados para pacientes de bajos recursos: se necesitan tres dosis durante los primeros seis meses de vida y un refuerzo al cumplir al cumplir un año y cada dosis tiene un valor que oscila entre los 150.000 y los 200.000 pesos.

El estado de salud de Jenny mejoró los días siguientes y fue dada de alta de cuidados intensivos un par de días después, pero continuó hospitalizada. El padre de la niña tuvo que dejar de trabajar para hacer turno con su esposa y acompañar a la pequeña. Ellos se sienten impotentes al saber que existe un tratamiento de prevención que les pudo ahorrar tanto sufrimiento e incertidumbre. "Nosotros somos pobres y así hubiéramos sabido que existía, no tenemos dinero para comprar la vacuna, es increíble que el gobierno no haga nada si se mueren tantos niños", dijo la madre de Jenny.

Según Martha Velandia, miembro de la Dirección General de Salud del Ministerio de Protección Social, la información que se maneja en el comercial de la vacuna puede confundir a la población. 

Para la funcionaria, las bondades que ofrece Prevenar son muy limitadas. El ministerio asegura que la vacuna sólo tiene una cobertura de menos del 75 por ciento en menores de dos años y del 50 por ciento en mayores de esa edad. Esto debido a que la vacuna combate siete serotipos, o formas de la bacteria dentro de los cuales no se cubren los dos más frecuentes en el país, los serotipos 1 y 5.

Velandia añadió que los 2.000 niños muertos al año no son causados exclusivamente por el  neumococo y que el gobierno ha hecho un gran esfuerzo por incluir en el plan de inmunización la vacuna contra el Haemophilus influenzae, que es otra bacteria responsable de gran número de muertes, que tiene una cobertura mucho más amplia y a un costo más bajo.

Los funcionarios de laboratorios Wyeth respondieron a las críticas y defendieron la vacuna. Según Carlos Serrano, alto directivo del laboratorio, la eficacia de Prevenar supera el 90 por ciento para los serotipos que están incluidos, y añadió que los tipos de neumococo a los que hace referencia el Ministerio de Protección Social, que no cubre la inmunización y que están presentes en el país, no representan la mayoría de los casos. 

Según un informe de la Organización Panamericana de la Salud de 1999, los serotipos 1 y 5 sólo tienen una incidencia del 14 % en el país, hecho que demuestra la importancia de la vacuna. Serrano añadió que, en cuanto a costos, estudios hechos en Estados Unidos, país que ofrece la vacuna de forma gratuita a la comunidad, se ha demostrado que es más costoso para el Estado tratar las enfermedades causadas por la bacteria, que invertir en la vacunación.

Otra opinión que se suma a favor de la vacuna es la de la Sociedad Colombiana de Pediatría. Aunque el doctor León Jairo Londoño aclaró que la Sociedad de Pediatría envió un comunicado en el cual se mostraba en desacuerdo con el comercial de televisión porque podría producir pánico en la población, ya que se intentaba decir que los niños que no se vacunaran estaban en peligro de muerte, considera que Prevenar es un producto útil y añade que no sólo se debe medir su aplicación en términos económicos, sino que se debe pensar en el gran número de muertes que se podría evitar. 

Para fortuna de Amanda, Jenny fue dada de alta. El costo de su tratamiento, el cual asumió el Estado por estar cubierta por el Sisbén, incluyó tres días en cuidados intensivos y casi dos semanas de hospitalización. 

Otros niños que no tienen la misma suerte terminan desarrollando meningitis, la cual  les genera secuelas irreversibles que tienen que ser tratadas de por vida. Aunque la vacuna tenga una cobertura del 70 por ciento, se podría ahorrar muchos recursos y, lo mas importante, salvar cientos de vidas de niños que no tienen recursos para acceder a Prevenar.

Aunque el comercial fue retirado por sugerencia del ministerio de Protección Social, el laboratorio sigue defendiendo los beneficios de su producto e invertirá 800 millones de pesos en investigaciones que permitan tener más y mejores datos sobre la utilidad de la vacuna en Colombia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.