Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/1/2007 12:00:00 AM

El sector de "La Parada", en la frontera con Venezuela amaneció bajo toque de queda

El caos se presentó por la llamada crisis de los peajes. Anoche, para evitar que delincuentes aprovecharan la situación se decreto toque de queda. La situación tiende a empeorar. ¿Porqué?

Siete heridos, cinco carros y tres motocicletas quemadas, es el saldo que dejó ayer los disturbios en la frontera.
 
No se vislumbran luces a la situación, luego de que se conociera que en la reunión que tuvieron  representantes del Instituto Nacional de Concesiones (Inco) y del concesionario San Simón, el gobernador Luis Miguel Morelli Navia, el alcalde Jairo Jaramillo Matiz y el gerente del Área Metropolitana y presidente de la Cámara de Comercio de Cúcuta, Israel Bahar Levi, se mantuviera la intención de continuar con los peajes en la frontera.
 
Hace una semana comenzaron los bloqueos de los puentes Simón Bolívar, Francisco de Paula Santander y la Unión, que comunican a Colombia con las ciudades venezolanas de San Antonio, Ureña, y Boca de Grita, respectivamente. Transportistas y comerciantes protestan desde entonces por que consideran injusto el cobro de un peaje de 2 mil pesos para los particulares.

Los manifestantes dieron la orden de cerrar el paso que comunica Colombia con Venezuela en el puente de Paraguachón, departamento de La Guajira a partir de hoy a las cinco de la mañana. El objetivo era presionar para que el gobierno retire por completo los peajes ubicados en el lado colombiano de la frontera.

“Nosotros no aceptamos ningún tipo de peaje en la frontera, porque los venezolanos somos copropietarios de esos puentes que fueron construidos para unir, y no para desunir a los dos países”, dijo Celestino Moreno, presidente de la Asociación de Transportistas de la Frontera.

Sin embargo, el gobierno colombiano ratificó su determinación de no quitar los peajes. El presidente Álvaro Uribe en un discurso el sábado pidió levantar la protesta con el argumento de que es necesario para poder ejecutar unas obras de infraestructura pública allá: "No estamos cometiendo una arbitrariedad ni instalando un peaje impagable ni maltratando a la ciudadanía. Esto es una cosa mínima, muy razonable para poder hacer esas obras ahí".

Para la comunidad fronteriza no es aceptable el pago del peaje aprovechando el paso obligado de 40 mil vehículos diarios, entre los que transitan trabajadores, comerciantes y transportadores. El gremio transportista de las frontera propuso la alternativa de correr los peajes o recaudar los recursos con la sobre tasa de la gasolina, pero no acepta que se obtengan a través de un puente “binacional” que tiene un convenio de permitir el transporte entre los dos países, a “perpetuidad”, desde 1925.

El comercio internacional registrado diariamente puede llegar a 10 mil millones de dólares diarios en negocios, lo que implicaría cuantiosas pérdidas. “Pero no sólo el mercado internacional registrado se ve afectado por la situación sino que en la región el comercio en general sufre las irregularidades y todo el mundo pierde”, explicó Luis Carlos Gaita, Presidente Regional de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco).

El funcionario también argumentó la necesidad de mejorar las vías para el buen funcionamiento del comercio, pero calificó de improcedente la decisión del gobierno de mantenerse intransigente y anotó que el peaje a hecho disminuir la actividad comercial. “Los recursos se necesitan. Pero este era el peor momento para cobrar ese impuesto, porque las vías en Cúcuta están averiadas. Además es inviable la imposición de un peaje en ese punto cuando no se ha concertado con el gobierno venezolano” agregó Gaita.

A esto se suma que debido al alza del dólar, se reajustó en bolívares el cobro en las casetas, de manera que pasaron de pagar 2 mil bolívares a 4 mil quinientos, lo que revivió la vieja querella entre venezolanos y colombianos en la frontera. Sin embargo, Moreno manifestó que “la situación afecta a toda la comunidad y que se puede salir de control, porque hay indignación entre la gente”, dijo Moreno.


La situación tiende a empeorar. Esta mañana, ante la ratificación del gobierno colombiano en cabeza del Ministro de Transporte Andrés Uriel Gallego, de no levantar los peajes, los manifestantes provocaron el incendio de 5 carros y 3 motocicletas, en “La Parada”, al lado del puente Simón Bolívar. Caracol Radio informó de siete personas heridas producto de los enfrentamientos con la Policía antimotines, cuando intentaban derribar las casetas.

En el sector de Paraguachón, el gremio de transportadores de carbón manifestó la preocupación por los bloqueos pues se dejarían de enviar 6 mil toneladas diarias que son enviadas a través de Maracaibo. Al otro lado de la frontera el drama lo viven cientos de transportadores quienes luego de una semana han gastado sus viáticos sin poder mover sus vehículos.







¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.