Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2007/09/20 00:00

‘El señor de la Sierra’ se ratifica, bajo juramento, de la colaboración dada a los políticos del Magdalena

Hernán Giraldo, el paramilitar que ejerció con mano de hierro un poder absoluto en la inmensidad de la Sierra Nevada, acusó a la mayoría de los miembros de la clase política de Santa Marta y del departamento de haberle pedido ayuda para ganar las elecciones y ahora los acusa de desagradecidos.

El desmovilizado paramilitar Hernán Giraldo aseguró ante la justicia que favoreció a Trino Luna Correa, Miguel Pinedo Vidal, Luis Eduardo Vives Lacouture, Alfonso Campo Escobar, José Domingo Dávila, Hugo Gnecco, Francisco Zúñiga y al fallecido Edgardo Vives Campo. La foto corresponde a un momento de Giraldo, en la Sierra Nevada, antes de su desmovilización. FOTO: ARMANDO NEIRA / SEMANA

“Que no vengan los políticos a decir ahora que estoy mintiendo. Lo que he dicho es totalmente cierto”, y para darle mayor credibilidad a sus palabras Hernán Giraldo dijo, con toda la solemnidad del ritual jurídico, bajo la gravedad de juramento, que se ratificaba en todo lo que había asegurado en las últimas horas acerca de los políticos que subían a la Sierra Nevada en busca de apoyo del Bloque Resistencia Tayrona, del cual era comandante.

Dijo que las reuniones se hacían con miras a las elecciones, que el bloque no recibía dinero, pero tampoco daba. Los políticos, dijo, ratificando lo afirmado el martes, se reunían con los líderes de las veredas y de las juntas de acción comunal y ellos les colaboraban con los votos.
 
Aseguró, por ejemplo, que con Miguel Pinedo (el único senador del departamento que no ha sido involucrado hasta el momento en el proceso de la para-política), se reunió con él en Buritaca hace tiempo ya, sin precisar cuándo. Lo hizo para darle su apoyo. Miguel Pinedo fue elegido gobernador en el año 1991 y después de terminar su período ha aspirado al Senado, siendo elegido durante varios períodos. Uno de sus hijos, José Pinedo, aspira ahora a la Gobernación del Magdalena.

En la audiencia de esta semana la fiscal Zenaida López le preguntó por las fosas y por la participación de menores en las filas del bloque. Le pusieron de presente las fotos de 160 menores de edad que estuvieron vinculados a la organización paramilitar.
 
Niños y armas
 
Entre esos reconoció a su sobrino Nodier, a alias ‘Troilo’ y a su hijo Guillermo. Las edades en las que eran reclutados oscilaban entre los 13 y los 17 años. Giraldo aceptó también que al bloque habían vinculado mujeres, pero se dedicaban a las comunicaciones, patrullaje y enfermería.

También se refirió a los momentos difíciles que llegaron a vivir cuando había varios bandos enfrentados, entre esos la banda del negro Adán Rojas, pero que después del armisticio con ‘Jorge 40’ se reagruparon y se unieron todos al Bloque Norte bajo el mando de este último. La guerra con Rojas era porque este se salía de los lineamientos.

Pero una y otra vez la versión volvía al tema de los políticos y dijo que Edgardo Vives Campo, ex senador y ex gobernador (fallecido), era su amigo personal. Con Edgardo Vives se reunía en la Casa de Tabla y las reuniones siempre era con fines políticos.

En las reuniones más recientes participaron Trino Luna, Francisco Zúñiga y Alfonso ‘Poncho’ Campo Escobar. Al ex diputado Ulilo Acevedo, director del diario HOY, le pusieron votos. Acevedo había estado en compañía de José Domingo Dávila Armenta. Estas afirmaciones Giraldo las hizo bajo la gravedad de juramento y si se comprueba que miente perderá los beneficios de la Ley de Justicia y Paz.

Dijo que a José Domingo Dávila, actualmente aspirante a la Alcaldía de Santa Marta, lo llevó Adriano Sánchez Comas y esas reuniones se hicieron en la finca de un señor a quien llamó Alvarito Padilla. La última reunión política, dijo, fue con Trino Luna, Chico Zúñiga y Poncho Campo. En inmediaciones de la vereda Machete. A todos los ayudó con votos y proselitismo político.
 
Políticos desagradecidos
 
El desmovilizado jefe paramilitar no se arrepiente de esto sino que le molesta el hecho de que los políticos no le cumplieran con sus promesas de campaña. Y lo ofende que ahora nieguen los vínculos y su amistad. 

En su relato confesó también que estuvieron en Casa Tabla el ex senador Enrique Caballero Aduén, y los concejales Euclides Gómez, Darío Saravia (padre), Guillermo Rueda Vesga, suplente de Héctor ‘Nacho Rodríguez extraditado y Romualdo Macías, su amigo.

Sobre el caso de las últimas elecciones en las que los candidatos más opcionados era José Francisco ‘Chico’ Zúñiga y Alonso Ramírez, Giraldo, dijo que ellos decidieron, por orden de ‘Jorge 40’, apoyar a Chico Zúñiga y le comunicaron a Ramírez que debía retirarse, pero no lo hizo. Esa notificación se la hicieron personalmente en una reunión en Casa de Tabla.
 
Aseguró también con todos los detalles la procedencia de las armas y sus relaciones con narcotraficantes. Giraldo dijo que allá llegó desde el año 1993 Johny Cano, un narcotraficante extraditado, quien colaboraba con el bloque suministrando armas, en una ocasión le dio 100 fusiles.

Contó que ellos comenzaron a obtener armas de varias maneras, en especial cuando llegó la guerrilla y comenzó a cobrarles impuesto. Para ese entonces, por allá en los años 80, dijo, “no teníamos uniformes, éramos campesinos que teníamos unas parcelitas, éramos colonos y cuando uno no ha tenido nada, va y tiene veinte o treinta vaquitas, eso es bastante. Entonces comenzamos a decirle a la guerrilla que no les íbamos a pagar, pero necesitábamos estar armados. Si les pagábamos un poquito, cada vez teníamos que pagarle más. Dijimos que no. En esa época no había puentes ni carreteras, los colonos llegamos a descuajar la montaña”.

Narró también que para la guerrilla él fue “la piedra en el zapato porque me opuse a pagar, me hicieron tres atentados. Después de eso solicitamos el apoyo del Ejército y estuvieron por ahí una semanas, pero nos dejaron solos. Aunque éramos campesinos les dábamos la pelea”.

Según su testimonio, “entonces hubo gente que comenzó a ver eso y nos regalaba armas, había otros que nos regalaban comida. El señor Johny Cano nos regaló armas y llegamos a tener casi seiscientas, entre fusiles, escopetas, armas ligeras, M16, M60, R14, todas las entregamos cuando nos desmovilizamos”.

En las últimas horas de su declaración, Giraldo y su abogado entregaron las coordenadas en las que se encontrarían las fosas de 88 personas que se encuentran desaparecidas. Las fosas están en la parte alta de la Sierra Nevada, el lugar donde él fue el amo absoluto durante más de 20 años.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.