Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2008/04/07 00:00

El último gran héroe

A sus 84 años murió Charlton Heston, símbolo de la era dorada de Hollywood.

Charlton Heston protagonizó Ben-Hur, en 1959, película que ganó 11 premios Óscar.

Se enfrentó a los romanos como un príncipe de Judea, luchó contra los árabes que se habían tomado España, y abrió en dos las aguas del Mar Rojo por mandato divino. Por eso en sus 60 años de carrera Charlton Heston siempre llevó el sello de héroe. Quizás porque, como él mismo lo decía, su rostro pertenecía “a otro siglo”, fue el encargado de interpretar a los personajes de grandes historias épicas. Marco Antonio fue el primero en la lista de sus éxitos, cuando después de varios intentos en teatro tuvo un gran triunfo en Broadway en 1947 con la obra de Shakespeare, Antonio y Cleopatra.

Pero fue Cecil B. DeMille quien lo descubrió como héroe para el cine al convertirlo en Moisés en Los diez mandamientos en 1956. Se metió tanto en el papel que hasta aprendió hebreo. Tres años más tarde daría vida a uno de los más importantes íconos del séptimo arte en Ben-Hur, una millonaria mega producción en una época en que ninguna película superaba el millón de dólares. El filme obtuvo 11 premios de la Academia, entre ellos la estatuilla a mejor actor, por escenas inolvidables como la carrera de cuadrigas. En 1961 sería Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid; luego el artista italiano Miguel Ángel en El tormento y el éxtasis; y en 1968 el astronauta George Taylor en El planeta de los simios. En total participó en alrededor de 100 películas convirtiéndose en uno de los grandes de la época de oro de Hollywood, la que comenzó en los años 40 y se prolongó hasta la década de los 60, considerada la era de los grandes estudios (Studio System), que tenían el control total sobre las producciones y sus protagonistas. Heston compartió honores con otros grandes de aquellos tiempos como Clark Gable, James Stewart, Gregory Peck y Henry Fonda entre otros.

En 1944 empezó a interpretar uno de los papeles más importantes de su vida, el de esposo, pues junto a la actriz Lidia Clark, su compañera durante 64 años, formó la pareja más sólida en el inestable mundo de las cámaras.

Es posible que las nuevas generaciones no lo consideren un héroe, sino quizás todo lo contrario por haber sido el presidente de la Asociación Nacional del Rifle, que promueve el libre uso de armas para la propia defensa. En ese papel causó polémica en el documental de Michael Moore Bowling for Columbine de 2002, pues defendía su posición pese a la masacre en esa escuela orquestada por dos estudiantes armados. Tampoco se explican cómo pudo llegar a ser un conservador acérrimo, cuando en su juventud fue un demócrata convencido que además promovió los derechos civiles de la población afroamericana y luchó junto a Martin Luther King Jr., por romper las barreras de raza en Hollywood.

Hace seis años Heston decidió cerrar el telón y aceptó como héroe su nueva vida con Alzheimer, lo que anunció públicamente: “Si ven que mis pasos se hacen más lentos y si sus nombres no salen de mis labios ya saben por qué es. Y si les cuento un chiste por segunda vez, por favor ríanse de nuevo”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.