Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/17/2006 12:00:00 AM

El universo de la inteligencia colectiva

Internet 2 y web 2:0 son partes claves de las nuevas maneras de concebir la red. Paralelamente al desarrollo y consolidación de la llamada “red universitaria”, el mundo asiste a la conformación de un verdadero conocimiento colectivo.

Con el nacimiento del blog loqueeltiemponove, los editores y periodistas de la versión on line del único periódico nacional encontraron quiénes se encarguen de manera externa de comentar y corregir sus contenidos. Si bien, la iniciativa de Diego A. Santos, creador del blog y quien es hijo del codirector y accionista de El Tiempo Rafael Santos, sorprendió en principio a algunos de los directivos del medio, llevó a un cruce de comentarios de lado y lado, y terminó originando la publicación de una nota en la sección de tecnología de la versión impresa del diario, no es novedosa, ni tiene como fin ofender, ni está fuera de lo que justifica la razón de ser del Internet contemporáneo.

De hecho, blogueros dedicados a revisar y auditar la veracidad y la calidad de los productos periodísticos hay varios en distintos lugares del mundo. Algunos de ellos incluso han terminado trabajando para los medios que criticaban. Y, por otra parte, la red como se concibe desde hace algunos años sólo tiene sentido si los usuarios toman parte en su construcción y la conformación de un saber común, lo cual en algunos casos pone muy nerviosos a los especialistas y periodistas, y en otros pareciera exacerbar su sensibilidad.

La configuración del concepto de web 2.0, que para muchos encarna el presente y orienta lo que será el futuro de la red, justamente llevó a la red de una posición estática y vertical a la conformación de una dinámica donde su evolución está pensada en función de los navegantes. De ahí que algunos autores señalen que se trata más de una actitud que de una tecnología específica. Pues las aplicaciones se desarrollan con un enfoque definido hacia el usuario final.

Desde que Tim O’Really acuñó el concepto, tras la crisis de las punto com a principios de este siglo, múltiples definiciones han intentado desentrañar su esencia. El periodista francés y experto en el tema Francis Pisani (www.francispisani.net), en conversación telefónica con SEMANA.COM, indica que recientemente se han tomado dos direcciones en cuanto a la definición: “La primera es una tentativa de simplificación alrededor de dos conjuntos sencillos. El primero es que en la red se puede leer y escribir. Un ejemplo son los blogs como medio para escribir en la red, mientras que en los periódicos se puede leer pero no escribir. El segundo elemento es que la web 2.0 utiliza la participación colectiva, algunos dicen con razón la inteligencia colectiva. La mezcla de esas dos cosas es la que da una dimensión nueva a la red. Todo eso se podía hacer antes, pero lo nuevo es que hay más gente que lee y escribe, más contenido que se puede leer y escribir, y más gente que tiene banda ancha lo que facilita el proceso”.

En cuanto a la segunda dimensión de las nuevas definiciones dice Pisani, “Viene del que lanzó la fórmula, Tim O’Reilly, quien propone una jerarquización. Entonces, en vez de dar una definición exacta se trata de apreciar en cada sitio el nivel de aprovechamiento de la inteligencia colectiva y la capacidad de escribir. Lo que me parece interesante es la simplificación y la introducción de la noción de grado que te permite decir hasta qué punto un sitio es web 2.0”.

En cuanto al tema de si en realidad la web 2.0 se establece desde una actitud, el experto expresa que es un conjunto. Tiene una dimensión tecnológica cuyas dos dimensiones más importantes son la tecnología ajax y la noción de tomar dos tecnologías sencillas, unirlas y dar vida a un nuevo producto. Un ejemplo de ello es lo que actualmente se hace con los mapas de google, los cuales han sido mezclados con el concepto de avisos clasificados en algunos sitios, así la gente ve en un mapa los apartamentos o casas que quiere comprar o vender (ver http://www.graiglist.org/). Otro, relata Pisani, “se encuentra en Berkley, la ciudad donde vivo en USA. Allí hay un sitio donde la gente que tiene conocimiento sobre los crímenes cometidos en la ciudad puede alimentar el mapa e indicar en que lugar acaba de suceder. Por tanto en ello hay una dimensión tecnológica, pero la información viene de la gente y es utilizable por todo el mundo”.

En ese sentido, la vieja discusión sobre la credibilidad de los contenidos cuando son provistos por diversos usuarios ha perdido vigencia. En primer lugar, ninguna fuente es creíble. Como dicen los defensores de la web.2.0, es difícil asegurar que The New York Times, la enciclopedia británica o cualquier medio de comunicación nunca se equivocan. Y por otra parte el que el conocimiento circule y los expertos se preocupen y protesten, no quiere decir que el valor de la información que se consigue de esa manera no sea mayor incluso de lo que se espera, eso lo demuestra la experiencia en la red.

“Cuando todo el mundo participa en poner contenido también lo hace en la corrección del mismo. Esa es la lógica de Wikipedia., en la cual los usuarios que intentan destruir el contenido o poner mentiras se cansan más rápido que aquellos que lo corrigen. Hay un valor comunitario que la gente protege. Por otra parte, todos tenemos que aprender a ser críticos con respecto a la información que recibimos. Antes la prensa, la televisión y el presidente decían la verdad, hoy estamos en un mundo donde tenemos acceso a mucha información y tenemos que aprender a ser filtros y siempre a buscar muchas fuentes de información. Resumiendo, hay cosas no ciertas pero la gente las corrige y es indispensable que la gente se eduque para ser crítica”, comenta Francis Pisani.

En qué vamos hoy

Si bien la nueva concepción de Internet toca a todo tipo de contenidos y áreas del conocimiento, la pregunta es si los medios tradicionales de comunicación han logrado insertarse en las nuevas reglas del juego on line. Para saberlo basta con revisar las posibilidades que ofrecen a sus usuarios de participar en la construcción de sus contenidos, la manera como asumen las críticas y comentarios del público y el protagonismo que conceden a los criterios de sus visitantes en la conceptualización misma del medio.

En ese sentido, según Pisani y otros expertos, hay algunos sitios que se consolidan hoy como ejemplo de web 2.0. Ese es el caso de digg.com, en el cuál la gente define si un artículo es interesante y lo pone en línea. Y además clasifica el valor de los contenidos.
Está también http://www.20minutos.es/, de España, en el que en el home principal se hace referencia a los comentarios y la organización del mismo (la priorización de artículos en la página principal) se hace según el número de comentarios que cada nota reciba. Además está la versión on line del periódico francés Le Monde, que cuenta con un gran número de blogs y cada artículo viene con una ventanita al lado que incluye comentarios de un número reducido de palabras. “Esos tres experimentos han asumido modelos donde la gente puede participar y no sólo con contenido. Sus opiniones incluso aportan a la presentación y organización de los sitios”.

Estas nuevas concepciones informativas en la red, indican que la tendencia participativa es fuerte y crecerá. Igual sucederá con los espacios dedicados a la expresión personal, los intercambios de archivos, el establecimiento de relaciones, la diversión y, por supuesto, a proyectos artísticos y de algunas áreas del conocimiento. “Hay que ver lo que pasa con lugares como flicker.com y myspace.com. Eso ratifica que la gente usa menos la web para saber lo que nosotros los periodistas pensamos que quiere saber que para intercambiar fotos, imágenes, música, e mails y esas cosas. Lo que tenemos que entender es que la web es fundamentalmente un instrumento de comunicación horizontal. Los periodistas tienen algo que decir, pero ya no son los únicos y ya no tienen el monopolio de la palabra”, afirma.

Por ello es clave el aporte que han hecho, entre otros, los artistas de la red, que ocupan ese espacio con un nivel de creatividad que rebasa en mucho a la de los medios tradicionales (ver yugop) y que han aportado al desarrollo de nuevas herramientas y aplicaciones tecnológicas. Y hay que apreciar lo que los creadores de los blogs han aportado a la diversificación de fuentes y al exterminio del monopolio de las palabras y miradas del mundo. No en vano, y en medio de la crisis desatada por el conflicto en el Líbano, el mismísimo presidente de Irán (uno de los países con mayor influencia de la censura estatal) ha creado http://www.ahmadinejad.ir/, un blog donde plantea temas como si Estados Unidos e Israel están promoviendo la tercera guerra mundial.

Y mientras eso pasa en una porción de la red, la gente se muere por ver “Evolution of Dance”, un video alojado en youtube.com que ha sumado más de 30 millones de visitas en el tiempo que lleva al aire.

La red universitaria

Mientras la web 2.0 se inscribe como la red del futuro para todos y por todos, en los establecimientos universitarios se desarrolla Internet 2, “una red de cómputo sustentada en tecnologías que permiten una alta velocidad de transmisión de contenidos y que funciona independientemente de la Internet comercial actual”, según explica Carlos Casasús López, Director General Vocal de la Corporación Universitaria para el Desarrollo de Internet en ciberhabitat.gob.mex.

La idea de crear una red paralela surgió como mecanismo para satisfacer las necesidades reales del mundo investigativo y académico, en el que se hace indispensable poder transmitir grandes volúmenes de información en diferentes formatos, adelantar teleconferencias en tiempo real y contar con comunicación permanente.

Dadas las condiciones de la red comercial en el presente, donde las compañías son en general ineficientes a la hora de proveer los servicios de conexión que prometen en cuanto al ancho de banda, ese tipo de acciones que involucran enlaces de alta velocidad son demasiado costosas. En ese sentido, además de contar con una red acorde a las realidades de esos universos, Internet 2 facilita la experimentación y el estudio de nuevas herramientas a gran escala.

Sin embargo, y pese a las bondades de esta red universitaria, su uso estará circunscrito a las entidades que lo lideran en todo el mundo y organizaciones de investigación. El resto de los mortales tendrá que seguir usando proveedores comerciales y sufrir los estragos de las horas pico, pues el objetivo de sus creadores y propulsores no es reemplazar a la Internet actual

Más allá de ofrecer la posibilidad de navegar a alta velocidad, Internet 2 cuenta con atributos particulares como IPv6 –un protocolo que intenta resolver las limitaciones del actual IPv4 y que cuenta con un espacio casi infinito de direcciones-, y multicast en vez de las soluciones unicast presentes – que desde un nodo puede enviar información hacia otros nodos en una comunicación sin necesidad de duplicar los envíos- , entre otros.

Hoy, diversas entidades lideran el tema en distintos puntos del planeta. Casi todas ellas ancladas al mundo universitario, aunque cuentan con patrocinio del sector privado. Un hecho lógico, si se tiene en cuenta que la Internet comercial del presente encontró sus orígenes en las redes académicas de los 80, lo que permite predecir que a futuro es posible que el planeta entero y algunas compañías en particular se beneficien de las tecnologías desarrolladas hoy para un sector reducido.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.