12 diciembre 2007

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

El zar anticorrupción Rodrigo Lara insiste en que su renuncia obedeció a “motivos personales”

ADMINISTRACIÓN PÚBLICAEl funcionario se va tras la polémica surgida por un artículo de ‘El Nuevo Herald’ en el que se informó que Rodrigo Lara Bonilla, antes de morir, denunció que el papá del hoy Presidente de la República era el dueño de una avioneta confiscada en el mayor complejo cocalero de la historia

El zar anticorrupción Rodrigo Lara insiste en que su renuncia obedeció a “motivos personales”. Rodrigo Lara Restrepo, ex zar anticorrupción. (Foto: Archivo SEMANA)

Rodrigo Lara Restrepo, ex zar anticorrupción. (Foto: Archivo SEMANA)

En las últimas horas Rodrigo Lara Restrepo insistió en que su renuncia al puesto de zar anticorrupción obedecía exclusivamente a “motivos personales”. Sin embargo, nadie le cree. Como también es difícil imaginar que él no sabía los datos revelados este fin de semana por un influyente diario norteame
ricano en el que se contaban los “cabos sueltos” de la historia relacionada con la muerte de su padre, Rodrigo Lara Bonilla, asesinado por la mafia, en un hecho que ahora resultó salpicado Álvaro Uribe Sierra, padre del presidente Álvaro Uribe Vélez.

El escándalo se inició el pasado fin de semana cuando el diario estadounidense Nuevo Herald reveló el testimonio de la hermana del asesinado ex ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla, quien según su versión, antes de morir en 1983, denunció que Álvaro Uribe Sierra tenía relaciones con el narcotráfico, ya que las autoridades habían incautado un helicóptero suyo durante el allanamiento en el más grande complejo cocalero hallado en la historia del país: Tranquilandia.

Cecilia Lara, hermana del inmolado ministro y quien ha ratificado sus palabras más de una vez, dijo esto en una declaración rendida bajo juramento ante el juez 77 de instrucción criminal de Bogotá en 1984, tiempo después del fallecimiento de su familiar. Según ella, el ministro Lara habló del aparato, propiedad de la firma Aerofoto Amórtegui y Cía. Ltda., cuyo socio era Uribe Sierra.

El artículo también cita el testimonio del coronel de la Policía, Jaime Ramírez Gómez, coordinador de la operación contra Tranquilandia (asesinado meses después) y quien habló con Lara sobre el tema. “Me manifestó que si a él le hacían un atentado iban a ser los que eran propietarios de lo cogido en Yarí cuando se descubrieron los laboratorios de cocaína. Le pedí una mayor explicación y él me dijo: ‘Sí, los dueños del helicóptero y los aviones que ustedes cogieron en el Yarí’”, señaló el Nuevo Herald.
Cuando la noticia comenzó a circular el fin de semana, muchos se preguntaron qué pensaría de todo esto Rodrigo Lara Restrepo, hijo del ministro y zar anticorrupción del presidente Uribe. Las frases de su tía eran contundentes: “Yo creo que él (Lara Bonilla) sí tenía muchas dudas de Uribe (Vélez). Él nos las manifestó claramente”.

El desenlace fue la renuncia este martes de Lara Restrepo, quien adujo “motivos personales y familiares” para abdicar del cargo que ocupaba desde marzo del año pasado. Al mismo tiempo, una carta firmada por el jefe de prensa de la Presidencia de la República, César Mauricio Velásquez, y enviada al director del medio de comunicación dio más datos sobre la historia.

“Como en reiteradas ocasiones uno de sus periodistas ha intentado mancillar la honra del Presidente de Colombia, me permito anexar el aviso publicado en la revista Cromos, el 22 de mayo de 1984. El periodista lo desconoció como elemento de información, porque el aviso hubiese desbaratado todas las afirmaciones calumniosas”, dice la misiva haciendo referencia al periodista Gerardo Reyes, quien en varias ocasiones ha denunciado al presidente Uribe. Añade la carta: “El presidente Álvaro Uribe ha desvirtuado decenas de veces la infamia a la que me refiero. En adelante deberán ser sólo los hechos de una vida dedicada por más de 30 años a servir con transparencia a la democracia colombiana, los que nieguen la calumnia. Colombia no puede trenzarse en un debate cíclico con individuos empeñados en desacreditarla e injuriar a sus autoridades legítimas”.

Enseguida, anexa la copia de una página de publicidad publicada en mayo de 1984: “Carlos Amórtegui Romero, en calidad de representante legal de Aerofoto Amórtegui & Cía. Ltda., de la cual era socio don Alberto Uribe Sierra, ya fallecido, se permite informar a la opinión pública lo siguiente: 1.Que el día 6 de febrero fue vendido y entregado por la compañía el helicóptero HK- 2704X. 2.Que la Aeronáutica Civil posee toda la información sobre la mencionada transacción”.

Lara Restrepo insistió en que se iba por motivos personales. Una situación difícil de creer porque él más que ninguna otra persona debería estar enterada de todos los detalles relacionados con la muerte de su padre. Sin embargo, optó por la prudencia.
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad