Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2008/09/19 00:00

Emisor deja quietas sus tasas en medio de turbulencia internacional

Si bien se ha reducido la expectativa de inflación a mediano plazo todavía es una amenaza latente, dijo la junta del Banco de la República para justificar que no era posible bajar las tasas de interés.

Emisor deja quietas sus tasas en medio de turbulencia internacional

Aunque las bolsas internacionales tuvieron un respiro este viernes, tras el anuncio de un mega plan por parte del gobierno de Estados Unidos para devolver la confianza a los mercados, los expertos prefieren la cautela y no cantar victoria de que esto pondrá fin a la crisis.

Es justamente en medio de esta tempestad de los mercados financieros internacionales que la junta directiva del Banco de la República decidió mantener en su nivel las tasas de interés (10 por ciento), a la espera de la evolución de la situación mundial, pero también considerando que la inflación sigue siendo una amenaza (7,87 por ciento anualizada hasta agosto).

El gerente del Emisor, José Darío Uribe, explicó al término de la junta que el final de la crisis financiera en Estados Unidos no está cerca y que cualquier solución tendrá que pasar primero por una recuperación en los precios de la vivienda en ese país.

En su análisis de la economía, la junta señaló que la crisis financiera ha afectado los precios de algunos activos en Colombia en especial la tasa de cambio del peso frente al dólar, la cual ha mostrado una gran volatilidad. “Se espera que continúe la incertidumbre en los mercados financieros internacionales y se desconocen aún los efectos precisos sobre el crecimiento de la economía mundial y sobre la disponibilidad de recursos para las economía emergentes”.

Por su parte, el ministro de Hacienda Oscar Iván Zuluaga y el gerente en compañía de Uribe, reconocen que esta crisis tendrá efectos sobre la economía colombiana. Ya se vió esta semana, dijo Uribe, sobre los activos especialmente el dólar que está subiendo y en la bolsa de valores en la caída de las acciones.
 
El jefe de la cartera de las finanzas reconoció a su turno que el Presupuesto General de la Nación para el 2009, que se tramita en el Congreso, se construyó con supuestos macroeconómicos (entre ellos la tasa de cambio) que han variado mucho con la actual turbulencia. Sin embargo, anotó que no habrá revisión del presupuesto, entre otras razones porque no hay certeza de qué rumbo tomarán muchos indicadores.

Lo cierto de todo es que la actividad económica se está resintiendo. El próximo lunes el Dane entregará la cifra sobre el PIB para el segundo trimestre y las expectativas no son muy optimistas.
El Banco de la República señala que con la información disponible se concluye que la actividad económica viene creciendo a un ritmo menor del esperado. Las condiciones monetarias más apretadas, así como el incremento en los precios de los alimentos y los combustibles, han debilitado la demanda. Como se ve, no hay muchas razones para estar contentos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.